El Molde progresa sin Solskjaer

Solskjaer  Molde Foto:Tor Atle Kleven

El Molde pasa por un buen momento. El último lustro ha sido la mejor etapa de la historia de este club noruego que hasta hace relativamente poco sólo tenía una Copa en su palmarés y presumía de haber disfrutado durante un año del mítico Ole Gunnar Solskjaer. Había sido subcampeón de liga en varias ocasiones -una de ellas, de hecho, le permitió participar en la fase de grupos de la Champions- y coleccionaba varias participaciones en competiciones europeas. Pero no eran un equipo dominador, a la sombra del gran Rosenborg, dictador del fútbol noruego durante la década de los 90 y los primeros años del siglo XXI.

Sin embargo, algo empezó a cambiar en 2009. Bajo las órdenes de Kjell Jonevret, el Molde fue subcampeón tanto de la liga como de la copa de su país. De esta manera, el técnico sueco estuvo muy cerca de darle un título a un club que cogió en segunda división (el Molde descendió en 2006 y él lo subió en 2007), aunque en agosto de 2010 se marchó dejando al Molde en una situación delicada que Uwe Rösler (despedido del Wigan hace pocos días) arregló con una magnífica racha. Heredó el club Ole Gunnar Solskjaer y con él el Molde dio el paso que le faltaba. Entre 2011 y 2014, con el exdelantero del Manchester United al mando de la entidad, el Molde alzó las dos primeras ligas de su historia (2011 y 2012). Además, ganó la Copa de 2013. Un título por temporada.

Artículo relacionado: Trabajar con Solskjaer

Solskjaer  Molde Foto:Tor Atle Kleven

El Molde vivió los mejores años de su historia bajo las órdenes de Solskjaer. Foto:Tor Atle Kleven

Un año después de que Solskjaer hiciera las maletas con destino a Cardiff, el Molde ha completado el primer doblete de su historia. Campeón de liga con varias jornadas de antelación, también se ha hecho con la Copa de Noruega, la cuarta de su palmarés. Atinó la dirección del club al darle el banquillo a Tor Ole Skullerud, el entrenador que había llevado a la selección sub-21 de su país a disputar las semifinales del Europeo de Israel con una de las mejores generaciones de futbolistas noruegos que se recuerdan. El Molde de Skullerud ha pulverizado los registros de Solskjaer en la competición doméstica (71 puntos en liga por 58-62-44 bajo las órdenes del extécnico del Cardiff) y, además, han tenido bastante protagonismo varios futbolistas aún jóvenes como Nyland, Linnes o Singh, con los que ya coincidió con la sub-21, además de los Hussain, Elyounoussi y Gulbrandsen. Los dos últimos, que no superan los 22 años, anotaron los dos goles que dieron la victoria al Molde en la final de Copa.

La final de Copa culmina una magnífica temporada

El Odd puso en dificultades al Molde en la final copera. Tercer clasificado en liga, tres derrotas en los tres últimos encuentros oficiales empañan un poco la temporada del equipo de Skien. Perdió contra Molde y Rosenborg en las dos últimas jornadas, lo que le costó el segundo puesto en la clasificación (en favor del propio Rosenborg) y volvió a perder en la final copera contra el Molde. Compitió bien, sobre todo durante el primer tiempo, donde hizo daño por el costado izquierdo con las incorporaciones del joven lateral Grogaard, las caídas a banda de Nordkvelle y la calidad de Shala, convocado con la notable selección albanesa durante la fase de clasificación para la Eurocopa de Francia pese a nacer en Noruega.

Molde vs Odd - Football tactics and formations

Así jugaron Molde (azul) y Odd (blanco) en la final de Copa.

Sin embargo, al Odd se le acabó el combustible en el segundo tiempo. Mejoró el Molde, se hizo con el control del esférico y también del partido para terminar imponiéndose en una final que se decidió en el último cuarto de hora. Entonces emergió la figura del lateral zurdo, Per-Egil Flo, que castigó al Odd con sus constantes incorporaciones por la banda. Gulbrandsen abrió la lata y Elyounoussi sentenció en una acción a balón parado que no supo despejar la zaga vestida de blanco. Victoria justa en la que participó Daniel Berg Hestad, capitán del equipo que entró con el encuentro ya sentenciado. Daniel Berg, hijo de una leyenda del Molde como Stein Olav Hestad, es el futbolista que más partidos ha disputado con la camiseta del Molde. Y, de hecho, su padre llegó a ostentar dicho récord el día en el que se retiró. Un Daniel Berg Hestad que ya estaba en la plantilla que alzó la primera Copa de la historia del Molde, en 1994. A sus 39 años, ha participado en todos los trofeos que ha ganado el equipo de su corazón, al que únicamente abandonó entre 2003 y 2005 para probar suerte en el Heerenveen holandés. Una leyenda de carne y hueso.

Hestad Molde Foto:Jarvin Jarle Vines

Daniel Berg Hestad, capitán y leyenda del Molde. Foto: Jarvin Jarle Vines

Related posts

Deja un comentario

*