Vigente campeón y subcampeón empatan a nada

Legia Ekstraklasa - MarcadoInt

Todo partido tiene momentos en los que uno piensa “por favor, que esto no se acabe nunca”. A veces son veinte minutos, a veces dos y a veces esa sensación de estar viviendo algo genuinamente entretenido es sólo cuestión de segundos. Pero durante esos momentos, el partido se aísla por completo del mundo real y pasa a ser algo ajeno a todo lo demás. Lo que sucede sobre el verde lo es todo. Y sólo por esos instantes de pura emoción ya ha merecido la pena.

Desafortunadamente, esos momentos mágicos no abundaron en el encuentro entre el Legia y el Piast Gliwice correspondiente a la cuarta jornada de la Ekstraklasa. Se volvió a ver a un empate a cero en Varsovia, y es que el cuadro local venía de haber obtenido el mismo resultado el pasado miércoles ante el AS Trencin en la Champions League. No obstante, este partido no tuvo mucho que ver con el anterior. En Europa el Legia tiende a jugar de una manera un tanto defensiva, pero en competición doméstica ha de llevar la iniciativa. Esto, lejos de ser una particularidad del club polaco, también sucede con bastantes otros equipos que dominan en sus respectivas ligas pero que no suelen ser superiores ante contrincantes internacionales.

Artículo relacionado:

El Legia cumplió con el objetivo mínimo

Uno de los principales alicientes del partido era el hecho de que el Legia y el Piast son, respectivamente, el vigente campeón y el vigente subcampeón de la liga polaca. El Piast llegó al parón invernal siendo primero y mantuvo su liderato hasta marzo. Seguidamente, el Legia lo adelantó y acabó llevándose el título, haciendo así un doblete, pues también ganó la copa. Este nuevo curso, sin embargo, no ha comenzado del mejor modo posible para los dos. Entre todas las competiciones, el Legia ha ganado tres partidos de los nueve que ha disputado, empatado cinco y perdido uno. Por su parte, el Piast ha ganado uno de sus seis encuentros, empatado tres y perdido dos.

El ambiente en el Estadio del Ejército Polaco:

A pesar de que tuvo el control de la posesión, al Legia le costó en el primer tiempo llegar con asiduidad al área rival. Las jugadas tampoco es que se cocinaran a fuego lento, ya que muchas se finiquitaban rápidamente tras un envío vertical. Arriba, los de Besnik Hasi formaban con dos delanteros: el húngaro Nemanja Nikolić y el suizo Aleksandar Prijovic. En una de su acciones más recurrentes, los laterales del Legia, Lukasz Broz y Adam Hlousek, -ante un Piast a la defensiva- avanzaban metros y su zona la ocupaban los dos mediocentros, Michal Kopczynski y Thibault Moulin. De este modo se generaba un gran espacio en el centro del campo. Ahí es donde bajaba a recibir uno de los delanteros, que de primeras mandaba un pase largo al extremo y éste o bien centraba, o bien conducía hasta una posición de disparo. Con esta realmente simple y veloz salida de balón se plantó el Legia varias veces en tres cuartos.

El futbolista que, en cierta medida, revolucionó el juego fue Steeven Langil. El extremo -que al igual que Moulin llegó al club este verano procedente del Waasland-Beveren belga- entró en la segunda parte y le dio a su equipo la frescura que necesitaba. En el tiempo que estuvo en el terreno de juego fue clave en prácticamente todas las ocasiones de los suyos. Ya se preparaba para cantar gol el Estadio del Ejército Polaco cuando un centro raso de Langil encontró a Nikolić, pero éste remató al centro de la portería y el guardameta del Piast evitó el 1-0. Nikolić ya había rozado el gol antes, pero en este partido el ariete del Legia, que anotó 38 goles la temporada pasada, no estuvo del todo acertado.

Nemanja Nikolić fue el máximo goleador de la última liga polaca. Foto: MarcadorInt.
Nemanja Nikolić fue el máximo goleador de la última liga polaca. Foto: MarcadorInt.

Nemanja Nikolić: “Hay días en los que tienes la sensación de que el balón no va a entrar nunca. Hoy ha sido uno de esos días”

Gerard Badía: “Repetir lo que hicimos va a ser muy complicado”

Después del partido, pudimos conversar brevemente con Gerard Badía, futbolista del Piast Gliwice con el que ya hablamos hace unos meses.

Artículo relacionado:

El equipo revelación de la Ekstraklasa

La pasada liga fue inolvidable para el Piast. El equipo del sur de Polonia, que hace cuatro años jugaba en segunda división, terminó sólo por detrás del Legia, firmando así la mejor temporada de su historia. Después de un año único, ¿cómo afronta el Piast esta nueva campaña? ¿Tienen como objetivo volver a lograr una hazaña similar? “Repetir lo que hicimos va ser muy complicado. Lo que vamos a intentar es acabar entre los ocho primeros y a partir de ahí ya veremos qué pasa”, nos cuenta Gerard. En Polonia, la liga -compuesta por dieciséis equipos- se parte por la mitad tras treinta jornadas y los puntos se dividen en dos. Después, los ocho primeros compiten durante siete partidos por el título y por entrar en Europa; mientras que los ocho últimos lo hacen por no descender. “Si te metes entre los ocho primeros tienes opciones reales de ganar la liga. De la misma manera, es muy peligroso acabar entre los ocho últimos porque si pierdes un par de partidos ya te ves en el pozo”.

https://www.instagram.com/p/2toO95FShV/?taken-by=gerardbadia

¿Se esperaba Gerard vivir una temporada tan positiva cuando firmó por el club? “Para nada. Cuando yo llegué aquí siempre estábamos peleando por mantener la categoría. Lo del año pasado fue un premio para todos”. La guinda del pastel llegó hace unas semanas. El segundo clasificado de la liga polaca accede a la segunda ronda previa de la Europa League, por lo que el Piast pudo disputar un encuentro de competición europea. Su rival fue el IFK Göteborg sueco. “En Göteborg jugué todo el partido y me encontré muy bien y disfruté mucho. Podría decir que fue uno de los partidos que más he disfrutado”. La eliminatoria no fue de la mejor manera posible para el Piast, dado que perdieron por 0-3 en casa y empataron a cero en Suecia. Aun así, Gerard considera que “el equipo está bien”, aunque también añade: “todavía nos falta mucho porque no estamos jugando demasiado bien”. Ante el Legia, el Piast no mostró su versión más competitiva: “si juegas diez partidos del modo que hemos jugado hoy, que nos hemos estado defendiendo todo el rato, pierdes nueve y empates uno”. ¿Por qué les cuesta tanto a los equipos plantarle cara al Legia en Varsovia? “Cuando juegas en este estadio toda la gente está empujando desde la grada… Todos los equipos que vienen aquí defienden desde el principio porque piensan que les van a dominar mucho, pero yo creo que si les juegas de tú a tú les puedes superar”.

La expedición del Piast ya está a punto de partir, así que nos despedimos de Gerard, que dice estar “muy contento en el equipo” aunque justo hoy “un poco desilusionado” porque después de haber jugado en las tres anteriores  jornadas, hoy no ha contado con ningún minuto.

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

Deja un comentario

*