La primera de Vitória

Вячеслав Евдокимов - fc-zenit.ru | Rui Vitória | CC BY-SA 3.0

Con un perfil mucho menos mediático que el de Jorge Jesús, Rui Vitória se ganó al vestuario del SL Benfica moviéndose siempre en un segundo plano, rehusando por activa y por pasiva a la exposición pública inherente al cargo, y ha acabado cumpliendo con nota el objetivo principal de la temporada –el tricampeonato– en un curso marcado por la excelente capacidad para reponerse a las lesiones de dos piezas importantes: Luisão y Júlio César. Las apariciones del central sueco Victor Lindelöf (21 años) y del guardameta brasileño Ederson Moraes (22 años), un tanto silenciadas fuera de las fronteras portuguesas por la eclosión del jovencísimo Renato Sanches, no solo sirvieron para ocupar el vacío de los dos veteranos ausentes sino que probablemente mejoraron las teóricas prestaciones de central y portero. “La gente ha tenido un año para darse cuenta de que Jorge Jesús y yo somos diferentes”, dijo el míster del Benfica minutos después de alzarse con la liga portuguesa. “Mi forma de ser en la vida es completamente diferente. Mi mente funciona así: en primer lugar están mis jugadores, la familia, el presidente, el equipo, el personal, las personas que ayudan en los pequeños detalles; en el 13º, mis amigos; en el 18º, los profesores de mis hijas; en el 23º, el conductor que me llevó a Fátima; en el 77º, el vendedor de palomitas de maíz… y el entrenador del Sporting ocupa la 90ª posición en mi lista de prioridades”. 

El SL Benfica de Rui Vitória batió el récord de puntos (88), superando los 86 del FC Porto de José Mourinho en la temporada 2002-2003.

“Renato Sanches es un centrocampista dinámico, bien dotado técnicamente y fuerte en los duelos divididos”, ha destacado Karl-Heinz Rummenigge. En su comunicado a la ‘Comisión Nacional de Valores’, el Benfica ha indicado que la operación (traspaso al Bayern Múnich) no solo asciende a una cifra fija de 35 millones de euros sino que también incluye una cantidad de adicional de 45 millones de euros en función de unos objetivos no desvelados. [Un día cualquiera; por Sergio Santomé].

El actual es el quinto tricampeonato de la historia de la institución y el primero levantado con un entrenador luso al frente de la plantilla. Los anteriores (1962 a 1965, 1966 a 1969, 1970 a 1973 y 1974 a 1977) fueron interrumpidos en tres ocasiones por el Sporting CP y el último no se prolongó una cuarta temporada por el buen hacer del FC Porto. Ése y no otro es el próximo reto para Rui Vitória: convertirse en el capitán de una nave que jamás ha sido capaz de ganar cuatro ligas nacionales consecutivas. Y para ello el técnico de Alverca do Ribatejo espera poder contar los servicios del nombre propio de la temporada benfiquista: Jonas Gonçalves. El exvalencianista ha finalizado la competición con un registro de goles anotados (32 tantos) que no se alcanzaba desde el curso 2001-02, cuando un compatriota suyo como Mário Jardel perforó la meta rival en 42 ocasiones vistiendo la camiseta portista.

Si Jonas y Gaitán (foto superior) no se mueven de Da Luz, Vitória estará en disposición de asumir el cartel de máximo favorito y guiar al SL Benfica a un nuevo entorchado. Será un verano movido, la prematura salida de Renato Sanches no ha hecho más que confirmarlo. Mientras tanto, a disfrutar de un título peleado hasta la última jornada. Y merecido, diga lo que diga Jorge Jesús.

Foto de portada: Вячеслав Евдокимов – fc-zenit.ru | Rui Vitória | CC BY-SA 3.0.

Related posts

Deja un comentario

*