Pagarán por él

João Mário of Sporting Clube de Portugal (left) and Sebastian Jung of VfL Wolfsburg (right) during the UEFA Europa League match at Volkswagen Arena, Wolfsburg
Picture by Ian Wadkins/Focus Images Ltd +44 7877 568959
19/02/2015

No tenía una percepción demasiado clara de João Mário a pesar de las buenas referencias que llegan desde Portugal cada siete días, pero el fin de semana pasado al poder seguirlo in situ en Do Dragão despejé todas mis dudas: el luso es un futbolista sensacional. Un volante que se puede adaptar tanto a un rol más interior, jugando por delante de un mediocentro puro, o pegado a la cal, donde explota todas sus virtudes.

El internacional portugués no posee unas condiciones técnicas fuera de lo común, pero sí una aceleración extraordinaria y un golpeo de balón muy preciso con su pie derecho. Fibroso, potente y hábil para manejarse en espacios reducidos, a nadie se le escapa que la renovación de contrato firmada el pasado mes de agosto (hasta 2020 y con una cláusula de rescisión de 60 millones de euros) tiene visos de convertirse en papel mojado más pronto que tarde. En el fútbol de élite actual, donde el desborde es oro puro, individualidades de este corte no se cuentan por decenas. Si a eso le unimos su edad –23 años cumplidos el pasado 19 de enero–, los ingredientes son casi inmejorables para aventurarse a poner sobre la mesa una suma de dinero capaz de convencer a la directiva del Sporting CP.

 

“Las cosas han ido bien y estamos luchando por ganar títulos. Jorge Jesús es un excelente entrenador y sabía que iba a evolucionar mucho a su lado. Es experimentado y conoce el fútbol portugués. Estoy muy feliz por trabajar a su lado y he aprendido mucho. Mi foco de atención se centra en los éxitos que pueda conseguir el Sporting CP. Y, después, todo puede suceder. Todos los jugadores desean jugar en las grandes ligas y yo no soy una excepción. Pero no pienso demasiado en ello”.

João Mário es la pieza que da amplitud al ataque de os leões. Su rol contrasta con el de Bryan Ruiz en el costado izquierdo, pues el costarricense prioriza conducir hacia dentro, asociándose con los puntas y ofreciéndose como enganche en muchos momentos de los partidos. Más fino y menos veloz, Ruiz aporta la pausa, todo lo contrario que nuestro protagonista. Unos metros por delante, en el frente de ataque, si Teo Gutiérrez acostumbra a pedir la pelota al pie, Islam Slimani se nutre en buena media de los balones al área colocados por João Mário. La mezcla entre la rosca del luso y la frente del argelino es una alternativa de primerísimo nivel ante rivales que se encierran atrás como medida de protección.

A mí me dejó con ganas de más.

Ya habrá tiempo para seguir profundizando en sus virtudes a medida que deba afrontar nuevos retos, pero conviene no perderle la pista. Porque con total seguridad dará que hablar.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

La cláusula es de 60 kilos y está claro que nadie los pagará, pero sabemos cómo venden los clubes portugueses, y huele a 30 milloncitos seguramente. Joao Mario forma, junto con Bernardo Silva y William Carvalho, el trío de jóvenes portugueses con más opciones de salir de sus clubes hacia ligas más potentes.

Deja un comentario

*