Josué: descartado, repescado e internacional absoluto

Josué Oporto Focus

Llegaba Paulo Fonseca (40 años, una sola temporada dirigiendo en Primera División antes de fichar por el Oporto este verano) bastante discutido al choque frente al Sporting Clube de Portugal, que por primera vez en el último lustro ha arrancado el campeonato comportándose a la altura de su historia. Fonseca llegaba discutido pese a que el Oporto iba líder y sólo se había dejado dos puntos en lo que va de Liga Sagres, pero las dos derrotas en casa en la Champions ante el Atlético de Madrid y el Zenit y algunos triunfos demasiado discretos para aquello a lo que está acostumbrada la hinchada de los dragoes habían levantado algunas dudas acerca del técnico que, prodigiosamente, clasificó al Paços de Ferreira para la previa de la máxima competición continental al acabar la pasada campaña en la tercera posición. A Fonseca, sin embargo, le había gustado su equipo ante el Zenit, y consideró que la derrota se había debido, en gran medida, a la temprana expulsión del mexicano Héctor Herrera a los seis minutos de partido. Así que ayer ante el Sporting repitió prácticamente el mismo equipo, con la única modificación del ingreso de Silvestre Varela por Licá.

Josué, el zurdo que regresó al Oporto dos años después (Foto: Focus Images Ltd).
Josué, el zurdo que regresó al Oporto dos años después (Foto: Focus Images Ltd).

Fonseca se trajo de Paços de Ferreira a un futbolista que hace dos años fue descartado por el propio Oporto tras haberse formado en el fútbol base del club: el joven extremo zurdo o media punta Josué (17-09-1990). Antes de abandonar Dragao, fue cedido a dos conjuntos de segunda (Sporting Covilhá y Penafiel) y al VVV Venlo holandés. No parecía estar preparado para dar el salto a la primera plantilla del cuadro blanquiazul, así que se le dejó marchar libre al Paços. Allí, tras no ser titular de forma habitual en la primera temporada ni en el tramo inicial de la segunda, explotó en la segunda vuelta del pasado curso. Tanto, que el Oporto pagó un millón y medio de euros para recuperarlo. Y convenció tantísimo a Fonseca que está jugando más que el teórico fichaje de campanillas del club este verano, el talentosísimo colombiano Juan Fernando Quintero. El boom Josué ha llegado incluso a la selección portuguesa: Paulo Bento le hizo debutar contra Israel y le dio su primera titularidad ante Luxemburgo. Si Portugal va al Mundial, su presencia en la lista final no es nada descartable.

Ayer Josué fue uno de los mejores del Oporto en un partido que el equipo de Fonseca le ganó 3-1 al Sporting de Leonardo Jardim. Transformó el penalti del 1-0 (es el cuarto que convierte ya en esta liga), asistió a Danilo en el 2-1 (aunque el mérito individual del lateral en ese tanto fue altísimo) y trabajó durante todo el partido para presionar la salida de balón de un rival irreconocible que nunca encontró a André Martins y que sólo consiguió conectar una vez con su goleador Fredy Montero. A Josué, Fonseca le cambió la vida, y él se lo devuelve liderando al equipo cuando su entrenador más lo necesitaba.

Related posts

Deja un comentario

*