Cuaderno portugués (VII): Matheus Indio

Matheus Indio – Twitter Estoril

Matheus Indio cumplirá 21 años el próximo 21 de febrero y actualmente busca una segunda oportunidad en el fútbol de élite en el Estoril Praia luso, aunque pueda parecer contradictorio por su juventud. El centrocampista carioca, cedido una temporada por el Vasco da Gama, trata de reconducir una carrera marcada por la sucesión de picos y valles desde la adolescencia: internacional con las selecciones sub-15 y sub-17 de su país, Indio llegó a pasar un trial en las instalaciones del Arsenal en febrero de 2013 con la intención de abrirse paso en la cantera gunner. La operación a la postre no fructificó y desde entonces el enganche ha ido dando tumbos por Vasco, Clube Atlético Penapolense, Santos y de nuevo en Río de Janeiro sin encontrar en ninguno de estos lugares la regularidad necesaria para plasmar el fútbol que atesora. En esta primera experiencia en Europa, su puesta de largo ha sido inmejorable: ha anotado tres goles en los cinco partidos de la Liga NOS en los que ha participado, todos ellos fundamentales para que el equipo entrenado por Fabiano Soares haya sumado dos triunfos de mérito ante el Río Ave en Vila do Conde y frente al Moreirense en casa, en el António Coimbra da Mota.

En octubre de 2013, a escasos días del inicio del Mundial sub-17 de Emiratos Árabes Unidos, Rubén Fernández, especialista en fútbol internacional de Eurosport, lo definió así en Planeta MI de Radio Marca: “Con el 18 en la espalda, Indio está llamado a ser uno de los futbolistas más desequilibrantes de la selección brasileña, si no nos encontramos ninguna sorpresa de última hora y aparece alguien que no jugó el Sudamericano, como ocurrió con Ademilson hace un par de años. Su manejo de la zurda es su principal virtud. Es capaz de conducir con el balón pegado al pie para dejar atrás a varios rivales, pero también goza de un preciso golpeo con la zurda que le permite asistir a sus compañeros o buscar el disparo a puerta, también a balón parado”.

Indio comparte ataque con dos compatriotas, Mattheus Andrade Gama de Oliveira (1994), hijo del mítico Bebeto, y Bruno Gomes (1996), otra de las incorporaciones realizadas por el Estoril en el mercado de verano. Partiendo desde la banda derecha, la visión de juego de nuestro protagonista y el excelente golpeo con la zurda están marcando diferencias. Rara vez apura la línea de fondo, porque la pierna derecha apenas la utiliza: Matheus suele romper en diagonal desde el costado abriéndose paso mientras conduce con la izquierda. Es un mediapunta reconvertido a hombre de banda que disfruta encontrando los espacios entre la defensa rival y ejecutando todas y cada una de las acciones de estrategia botadas por su equipo. No le perderemos la pista.

Cuaderno portugués:

(I): Los tres candidatos

(II): Walter González

(III): El prólogo de Zé Gomes

(IV): Willy Boly

(V): Guardiola espía a Grimaldo

(VI): Gil Dias

Foto de portada: Estoril Praia.

Related posts

Deja un comentario

*