El Oporto de Conceiçao rompe la hegemonía encarnada

Fans of Porto during the Primeira Liga match at the Estádio do Dragão, Porto
Picture by Pedro Lopes/Focus Images Ltd +54 936 360 807
10/05/2014

Cuatro años sin ganar títulos. El Oporto celebra hoy su 28º campeonato liguero después de cuatro años de sequía. Los dragones no solo rompen la hegemonía del Benfica, que había alzado las últimas cuatro ligas, sino que también ponen fin a una sequía de cuatro temporadas sin ganar un mísero título. Desde la Supercopa de Portugal ganada al Vitória de Guimaraes el 10 de agosto de 2013 que el Oporto no celebraba un título con su hinchada. Ni una Copa. Ni una Copa de la liga. Ni por supuesto tampoco el campeonato de la regularidad. Cuatro años ha tenido que esperar el Oporto para desbancar al Benfica. Pese a la salida de Jorge Jesus al Sporting CP, el conjunto encarnado no perdió la senda de la victoria de la mano de Rui Vitória. Hasta esta temporada, cuando el Tondela dio la campanada en el Estádio Da Luz y brindó la liga en bandeja del Oporto, que no ha desaprovechado esta oportunidad para ser campeón. Parte del mérito recae en la figura de su entrenador, Sergio Conceiçao, que ha devuelto la ilusión a la afición blanquiazul.

El impacto de Sergio Conceiçao

El técnico de Coimbra supuso una inyección de aire fresco para el Oporto, deprimido después de las dos últimas temporadas bajo las órdenes de Nuno Espírito Santo. Conceiçao había revitalizado al Nantes el curso anterior con una segunda vuelta espectacular, pero agarrar las riendas del Oporto eran palabras mayores. Conceiçao ha definido perfectamente su idea de juego, sobre todo con el 4-4-2 como punto de partida. El preparador portugués ha apostado por fortalecer la defensa, priorizar la seguridad en su propia mitad de cancha y explotar la velocidad de sus atacantes para sacar réditos de los contragolpes. Con extremos habilidosos como Brahimi y Corona y delanteros potentes a campo abierto y poderosos en el juego aéreo (Aboubakar, Marega, Tiquinho Soares) el Oporto ha desviado su juego a los flancos y ha bombardeado el área contraria a base de centros laterales que han acabado surtiendo efecto. Si el Oporto de Conceiçao puede llegar al área contraria con dos pases, no dará tres.

Una fortaleza en defensa

Las buenas cifras del equipo en defensa reflejan perfectamente el enfoque de Sergio Conceiçao. El Oporto no encajó su primera diana en contra hasta la sexta jornada y solo recibió goles en tres de los primeros once partidos del campeonato liguero. La pareja formada por Felipe y Marcano ha sido un escollo demasiado duro de superar para la mayoría de ataques del torneo luso. Aunque también les ha ayudado el desempeño de Danilo Pereira, inmenso hasta que las lesiones lo apartaron del equipo blanquiazul (y del Mundial). El mediocentro nacido en Guinea-Bisáu ha sido uno de los nombres propios del curso en Portugal, sobre todo en la primera vuelta. Su portentoso físico ha permitido sostener al Oporto en defensa y ha liberado al resto de centrocampistas y delanteros. Danilo ha ejercido de coche escoba en la medular: guarda bien la posición y está atento para recoger todas las segundas jugadas, lo que impide al contrincante desplegarse al contragolpe. Ha mejorado su lectura del juego y su concentración, dos facetas que permiten al Oporto robar la pelota arriba y encadenar un ataque detrás de otro. Con el balón nunca ha sido un virtuoso, pero al menos lo conserva bien. Y ha sido un arma recurrente en el juego aéreo, tanto para repeler los saques de meta del portero rival como para marcar las diferencias en las jugadas a balón parado en ambas áreas. Su ausencia en los octavos de final de la Champions es una de las (múltiples) razones por las que el Oporto se desmoronó ante el Liverpool.

Danilo Pereira of Portugal during the UEFA Euro 2016 match at Stade Geoffroy-Guichard, Saint-Étienne, France Picture by Kristian Kane/Focus Images Ltd 07814482222 14/06/2016
Danilo Pereira ha sido uno de los futbolistas que más ha mejorado en el Oporto. Sin embargo, una grave lesión le impedirá participar en el Mundial. Foto: Focus Images Ltd.

El matiz de los partidos importantes

En los partidos de mayor relevancia, en aquellos choques en los que el nivel del adversario es más alto, Sergio Conceiçao optó por modificar su esquema y reforzar el centro del campo. En días como los mencionados tomó dos medidas. Una alternativa recurrente fue enviar a Mousa Marega a la banda derecha, donde aporta sacrificio en las labores defensivas. La segunda es la introducción de Sergio Oliveira, centrocampista internacional sub-21 que goza de su total confianza. Hasta el mes de febrero, cuando se lesionó Danilo Pereira, Sergio Olveira solo disputó dos partidos de liga portuguesa como titular: ante Sporting CP y Benfica. Por aquel entonces, había jugado más partidos de titular en la Champions (3) que en la liga. Sergio Oliveira era el matiz de los partidos marcados en rojo en el calendario, un elemento más para dotar de empaque a la medular junto a Danilo Pereira y Héctor Herrera, principalmente. Aplicado en la faceta táctica, con despliegue físico para abarcar metros o ir a presionar a la estrella del rival, Oliveira ha sido uno de los actores secundarios destacados esta temporada.

Marega y Aboubakar se reparten los goles

El poderío africano de Moussa Marega y Vincent Aboubakar ha permitido al Oporto contar con dos futbolistas que garantizaban goles con regularidad. Mientras el acierto realizador del Benfica ha ido ligado a Jonas y el Sporting CP dependía en gran medida de Bas Dost, Sergio Conceiçao ha descentralizado los goles. No solo porque Marega y Aboubakar han superado la quincena de dianas, sino porque también los goles se han repartido de forma bastante homogénea en toda la plantilla: entre los futbolistas que empezaron el curso en el Oporto, solo Óliver Torres, Maxi Pereira, Hernani y André André se han quedado sin perforar la portería rival. El estilo de juego de Conceiçao potenció a sus dos delanteros, que desbancaron a Tiquinho Soares de la titularidad. El brasileño tuvo un impacto inmediato la temporada pasada cuando aterrizó en el equipo blanquiazul en el mercado de enero, pero este curso unos inoportunos problemas físicos lo dejaron sin continuidad hasta diciembre y a partir de entonces ya no pudo asaltar el once inamovible de Conceiçao. La incorporación de Paciencia y Waris en el mercado de invierno aumentó el abanico de recursos en la delantera, pero su presencia ha sido testimonial. El protagonismo ha recaído en el tándem Marega-Aboubakar, con el camerunés cada vez más implicado a la hora de retroceder unos metros para dar mayor dinamismo a los ataques blanquiazules y el maliense destinado a trazar movimientos de ruptura. No son finos ni elegantes en la definición, pero han sido tan complementarios como efectivos.

Alberto Moreno of Liverpool and Vincent Aboubakar of FC Porto in action during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 06/03/2018
Vincent Aboubakar regresó de su ceisón al Besiktas y ha sido vital en el título del Oporto. Foto: Focus Images Ltd.

El baile de porteros

Iker Casillas y José Sá se han repartido los partidos del Oporto esta temporada. El portero español fue el arquero titular para Conceiçao hasta el parón de octubre, cuando José Sá le arrebató la titularidad. Al guardameta luso le duró el combustible hasta la goleada del Liverpool en Do Dragao, momento en el que el ex del Real Madrid recuperó su puesto en el once. José Sá acusó la presión y la inexperiencia en el partido de Champions ante el equipo inglés y dejó algunas dudas a la hora de despejar balones aéreos, su principal defecto. Por otro lado, sí destaca en la capacidad de reacción ante disparos cercanos. Casillas no había protagonizado grandes errores antes de dejar paso a José Sá y en la segunda vuelta ha aparecido en algunos momentos decisivos, sobre todo en la visita al Benfica en Lisboa. La victoria del Oporto en la capital le permitió recuperar el liderato a falta de pocas jornadas para el final de la liga.

“No es un problema disciplinar porque en ese caso no estaría convocado. Tiene un buen comportamiento con los compañeros y trabajadores del club. Cuando hablo de decisión técnica hago referencia a los entrenamientos. (…) Mi puerta siempre está abierta. Hubo esa conversación con Iker porque, percibiendo cual era mi razón, y le expliqué a él y al grupo. Y ellos lo entendieron porque saben cuáles son mis reglas y la forma cómo lidero, que quiero el 100% en los entrenamientos. Tengo que ser coherente con el vestuario. Por un jugador pierdo todo el grupo y no quiero eso. ¿Cuál es el timing? El timing da igual, no sabemos cuál es el partido más importante. ¡No puedo cerrar los ojos a 15 días de entrenamiento que no estuvieron acorde a mi exigencia!” Sergio Conceiçao, cuando le preguntaron por la suplencia de Iker Casillas en octubre.

La suplencia de Casillas sorprendió. Foto: Focus Images Ltd
La suplencia de Casillas sorprendió. Foto: Focus Images Ltd

La importancia de los laterales

Uno de los principales puntos débiles del Oporto, sobre todo en los primeros compases del curso, residió en el lateral derecho. Ricardo Pereira es un futbolista frágil en la faceta defensiva, pues no deja de ser un extremo derecho que en el Niza pasó a jugar de carrilero y que se tuvo que adaptar a la posición de lateral en un 4-4-2. Ricardo sufre cuando le encaran en el uno contra uno y a veces se despista y pierde la posición. Otra historia es cuando Ricardo Pereira se incorpora en ataque, pues pone buenos centros apareciendo por sorpresa desde atrás. Aunque en la faceta de asistente nadie destaca tanto como Alex Telles, autor de 14 pases de gol entre todas las competiciones. El lateral zurdo brasileño es el ejecutor de la mayoría de jugadas de estrategia, una faceta decisiva esta temporada en el elenco de Conceiçao. Su golpeo con la pierna izquierda es una invitación al remate de cabeza. Telles se perdió algunos partidos entre febrero y abril, una etapa en la que Diogo Dalot asomó la cabeza en el primer equipo. El canterano del Oporto tiene condiciones para ser un futbolista importante en los próximos años, aunque antes deberá recuperarse de una lesión en la rodilla que lo ha alejado de los últimos partidos del curso.

Sin éxito en las Copas ni en Europa

Una de las asignaturas pendientes del Oporto para la próxima temporada es mejorar las prestaciones en los torneos de eliminatorias. El Sporting CP apeó al Oporto de las semifinales de la Copa de la Liga y de la Copa de Portugal, en ambas ocasiones en una resolución desde el punto de penalti. Más dolorosa fue la eliminación del Oporto de la Champions, a manos del Liverpool. La hinchada del Oporto vio cómo su equipo perdió en casa ante el Besiktas en la fase de grupos y luego padeció con una goleada escandalosa del equipo de Jürgen Klopp (0-5) en el partido de ida de los octavos de final. Por muy atenuante que pueda resultar la clasificación del cuadro red para la final de Kiev, el revés fue importante porque una mala actuación de una noche puso en duda la solidez mostrada por los dragones a lo largo del curso. Intervinieron varios aspectos: el Oporto echó de menos a Danilo Pereira y a Felipe, dos de sus estandartes en la faceta defensiva, y luego José Sá protagonizó su peor partido en la portería del equipo blanquiazul, con varios errores flagrantes. El Liverpool olió la sangre y pasó por encima del Oporto, que espera mejorar su rendimiento en las noches europeas de cara a la próxima temporada. Esta vez volverá a viajar por Europa con la etiqueta de campeón de Portugal. No lo hacía desde 2013.

Mohamed Salah of Liverpool shows his frustration after missing a chance to score against FC Porto during the UEFA Champions League match at Anfield, Liverpool. Picture by Michael Sedgwick/Focus Images Ltd +44 7900 363072 06/03/2018
El Liverpool apeó al Oporto de la Champions. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

1 comments

Una duda, habra nota del Lokomotiv campeon? Creen que Miranchuk llegue al futbol de elite o se quede en un Dzagoev de toda la vida?

Deja un comentario

*