Renato Sanches derriba la puerta

Renato Sanches irá a la Eurocopa. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Era uno de los nombres más interesantes de las categorías inferiores de la selección portuguesa y había asomado la cabeza en la Champions juvenil, pero la oportunidad llegó muy lejos de casa. En Kazajistán, en Astana, Renato Sanches fue titular por primera vez con el Benfica después de haber entrado en algunas convocatorias de forma esporádica. A pesar del empate a dos cosechado por el conjunto encarnado, este centrocampista de 18 años gustó y mostró varias pinceladas de su calidad y carácter. No ha abandonado las alineaciones de Rui Vitoria desde ese 25 de noviembre y en su tercera titularidad ya se atrevió a anotar un gol antológico desde 30 metros.

Compañero de generación de otra joven perla del fútbol luso como el portista Ruben Neves, Sanches ha progresado bastante desde que despuntó en el Europeo sub-17 de Malta de 2014. En el último año y medio el centrocampista encarnado ha dejado de ser un mediapunta talentoso pero intermitente para convertirse en un medio de mayor constancia en el juego. Juega en el doble pivote, acompañado por un futbolista que guarda la posición como Fejsa o Samaris, por lo que Renato Sanches siempre tiene un punto de apoyo por detrás con el que asociarse en caso de no tener un pase claro por delante. Además, la presencia de un jugador más defensivo permite que Sanches se suelte, exhiba su dinamismo para ofrecerse en zonas más avanzadas y se sume a las jugadas de ataque.

El futbolista más creativo de Portugal. El más llamativo, tanto por su peinado como por su juego. Le gusta recibir en tres cuartos de campo, girarse y buscar portería. Su regate en corto siempre pone en problemas a los oponentes y es capaz de asistir a sus compañeros, aunque no siempre elige la mejor opción en los metros finales.  Su potencial es enorme.

Renato Sanches estuvo en el once ideal de MI del Europeo sub-17 de 2014:

Además de su dinamismo, Sanches es un futbolista capaz de superar líneas de presión a través de pases y conducciones. Es un jugador bastante potente para arrancar y dejar a rivales atrás en los primeros metros de carrera y también es ágil en los giros, motivo por el que destacaba por sus recepciones entre líneas cuando jugaba unos metros más adelantado. Estas costumbres todavía quedan patentes en sus partidos con el Benfica, pues en ocasiones arriesga más de la cuenta con pases verticales que tienen muy buena intención en caso de ser exitosos pero que pueden transformarse en contragolpes con su equipo expuesto si no llegan a buen puerto. Lo mismo con algunas conducciones o momentos en los que retiene en exceso la pelota. Sus cualidades resultan vistosas, pero la toma de decisiones todavía está por pulir.

Renato Sanches Portugal Benfica - Edu Ferrer Alcover
Renato Sanches ya llamó la atención en el Europeo de Malta con la sub-17 de Portugal. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

A sus condiciones futbolísticas hay que sumarle un físico capaz de resistir los noventa minutos, pues solo ha sido sustituido en una ocasión desde que es titular y fue en un partido ya resuelto (con 1-4 en ese momento) ante Vitoria de Setúbal. Pero, sobre todo, una personalidad llamativa que despuntó en el choque más exigente que ha disputado hasta el momento. En Da Luz, contra el Atlético de Madrid, con el primer puesto de su grupo de Champions en juego, Renato Sanches no solo fue titular sino que completó un partido más que correcto. En especial la media hora final, cuando los encarnados perdían por 0-2 ante el conjunto español, que fue el momento en el que Renato Sanches se hizo con el control del esférico, pidió la pelota sin cesar y produjo con el balón. No generó ocasiones de peligro por sí mismo, pero encontró a compañeros en buena situación y colaboró en la mejoría encarnada, pues el Benfica terminó poniendo en apuros al Atlético. Pocos futbolistas de 18 años son capaces de hacer eso.

Unos días después, el Benfica oficializó su renovación hasta 2021 y lo blindó con una cláusula de recisión de 80 millones de euros. Por si acaso. El impacto inicial ha sido extraordinario. Ha derribado la puerta y la ha dinamitado causando estruendo, pero ahora debe demostrar la regularidad que se exige a todos los futbolistas de un gigante como el Benfica, uno de esos clubes obligados a ganar cada fin de semana.

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*