El Benfica se labra el liderato en el Alvalade

Alvalade Sporting Naveira 5

El Benfica es el nuevo líder de la liga portuguesa después de ganar por 0-1 al Sporting CP en el José Alvalade. El sufrido y trabajado triunfo en el Derby de Lisboa, conseguido con un gol de Mitroglou, coloca a los de Rui Vitória a la cabeza de la tabla a falta del último cuarto de la temporada. Es la primera vez que las águilas ganan al Sporting desde que dirige a los leões un exencarnado como Jorge Jesus. El técnico de Amadora fue ambicioso y fue siempre a por el partido, pero sus jugadores no transformaron en goles la superioridad verdiblanca, clara desde el minuto 35. El Benfica vivió un guion completamente opuesto al de su último gran duelo liguero, perdido frente al Porto (1-2). En ese Clásico, las águilas perdieron pese a mandar y fabricar muchas ocasiones por la efectividad del rival. Los encarnados demostraron haber aprendido de ese encuentro: esta vez fueron ellos los eficaces en ataque y los que frustraron a un rival que les generó mucho peligro pero falló sus oportunidades. El aguante defensivo de los benfiquistas bien vale un liderato provisional y un empujón anímico de cara al difícil viaje europeo a San Petersburgo del próximo miércoles.

“Fue un partido en el que prácticamente el Benfica no creó una oportunidad de gol. Fallamos goles casi imposibles. Son cosas que tiene el juego; la suerte también tiene mucha influencia. Todo esto hace que el Benfica salga de aquí sin saber cómo ganó. (…) Quiero reconocer el mérito de los jugadores del Sporting, porque estuvieron fantásticos. Dominaron completamente al Benfica, principalmente en la segunda parte

 

Jorge Jesus, entrenador del Sporting CP a Sport TV (Record)

Lisboa atascada en 50 metros

La primera media hora del derbi se jugó en un tramo de 50 metros, 25 a cada lado de la divisoria empezando a contar desde esta misma referencia. Sporting y Benfica salieron con ganas de dominar el partido y con sus defensas de 4 bien adelantadas. También salieron con un plan de ataque bastante similar: juego directo y búsqueda de espacios por los que colar pases al hueco a las espaldas de los laterales rivales. De esta forma, comprimidos y con propósitos similares, ambos equipos se bloquearon. El Benfica no podía lucir su juego habitual de construcción por los flancos porque el Sporting, adelantado y ordenado, robaba balones. El Sporting no podía correr ni encontrar a Islam Slimani en juego directo porque los benfiquistas robaban el cuero por su posicionamiento o bien dejaban al argelino en fuera de juego. Las faltas de Renato Sanches, Andreas Samaris, William Carvalho y Adrien Silva, componentes de los dos dobles pivotes, se sucedían en un partido sin mucho ritmo. Los fueras de juego se repetían lejos de las dos porterías (más allá de los de Slimani) por el buen hacer de las dos zagas. El partido estaba atascado, no había espacio para combinar con el balón y su posesión estaba repartida a partes iguales. Ni el recientemente renovado Rui Patrício ni Ederson Moraes, sustituto del lesionado Júlio César (aductor derecho, 1 mes de baja según Record), fueron amenazados seriamente en el comienzo del partido.

SCPSLB1
Planteamientos iniciales del Sporting CP-SL Benfica. Infografía: Share My Tactics.

Solo la fortuna o la mala suerte en acciones previsibles de uno u otro equipo podrían traducirse en un gol. Y así sucedió a los 20 minutos. El Benfica le mandó a su pichichi Jonas un balón largo. El brasileño lo controló y lo condujo hacia el costado izquierdo, desde donde centró para que Pizzi rematase desde la otra banda en una acción más ruivitoriana. El Sporting se anticipó y robó el esférico, pero en un rechazo Samaris se hizo con la pelota al borde del área, en una posición más centrada. Chutó a portería y su disparo lo frenó Carvalho dentro de la zona de Rui Patrício. El toque del pivote sportinguista fue decisivo, porque paró el balón pero también lo dejó muerto en una zona sensible dentro del área. Kostas Mitroglou, el centrodelantero encarnado, apareció de forma oportuna y remató esa pelota para obtener el definitivo 0-1. Eso sí, el guion de partido no cambió inmediatamente tras el gol. La acción siguió limitada a esos 50 metros durante varios minutos. Pero el Sporting empezó a enrabietarse tras encajar un tanto que le quitaba el liderato tras tres semanas en lo más alto.

El empuje de Jefferson y Pereira

El derbi empezó a cambiar aproximadamente en el minuto 35. Fue entonces cuando el Sporting, deliberadamente, se hizo con la posesión del esférico y empujó hacia su área a un Benfica con una ventaja que proteger. Ese empuje puede asociarse claramente a dos jugadores: los laterales verdiblancos João Pereira y, sobre todo, Jefferson. El camisa 4 empezó a sacar la pelota jugada con ímpetu, a escaparse de Pizzi y a generar peligro con conexiones con los móviles João Mario y Bruno César, así como con centros para Slimani y disparos hasta de volea. Pese a que el ataque posicional por las bandas es el estilo representativo del Benfica en Portugal, el Sporting empezó a aplicarlo con eficacia frente al citado oponente. Y le sirvió. Gaitán y Pizzi se instalaron pronto junto a Eliseu y a André Almeida para defender en campo propio con una línea de 6. Esa cesión de espacio de los encarnados suponía una declaración de intenciones: repliegue, contención y aguante para la hora de partido que aún restaba. Sufrimiento para la afición de las águilas.

La constante generación de peligro por los flancos del Sporting motivó el primer cambio de su técnico. Los de Jorge Jesus centraban para un único punta y Bryan Ruiz, segundo delantero, estaba teniendo que caer a los costados para aparecer. Por ende, tenía lógica vaciar el carril central en tres cuartos y añadir un punta más para rematar los citados centros. Teófilo Gutiérrez entró por un agotado Bruno César a la hora de partido, desplazando a Bryan Ruiz al flanco izquierdo y colocando de forma permanente a João Mario en el sector derecho. El costarricense y el portugués permitían a los laterales de sus bandas centrar, pero también se ofrecían a ellos desde dentro para conducir escapados de Eliseu y André Almeida y para encarar a la debilitada zaga benfiquista (Jardel y Victor Lindelöf por las lesiones de Lisandro y Luisão). Pese al buen hacer constante de Lindelöf, Ruiz falló dos ocasiones de gol muy claras, una de cada tipo de jugada: la primera rematando un centro y la segunda disparando tras una conducción hacia el área. Esos dos fallos impidieron que la meritocracia se visibilizara en el tanteador del Alvalade. Esos son los “goles imposibles” a los que se refería Jorge Jesus tras el encuentro.

Jorge Jesus radicaliza la propuesta

Los cambios del Sporting tuvieron mucha incidencia en el derbi. Jorge Jesus gastó los dos últimos a la vez, a falta de 12 minutos más el descuento. Considerando que Pereira era el lateral menos ofensivo en comparación con Jefferson, el preparador de Amadora quitó al ex del Valencia para introducir en su puesto a Ezequiel Schelotto. Además, teniendo en cuenta que el Sporting generaba todo su peligro por fuera y no tenía nada que proponer en el pasillo central, Jorge Jesus quitó al capitán Adrien Silva para meter al internacional sub 21 portugués Gelson Martins en la banda. El dorsal 60 se colocó en el costado derecho, hacia el que João Mário se iba siempre pese a que, sobre el papel, le tocaba ser interior. De esta manera, Carvalho se quedó solo en el pasillo central y el Sporting se volcó descaradamente sobre sus bandas.

scpslb2
Así acabaron Sporting CP y SL Benfica. Infografía: Share My Tactics.

El Benfica, replegado, había reforzado su pasillo central con el recuperado Ljubomir Fejsa, pero el serbio apenas tuvo trabajo porque en su zona, la del pivote, no había mucho que hacer. Sí echó una mano junto a Samaris en la zona de los centrales para contener a Teófilo y a Slimani. Por momentos, el Benfica llegó a juntar a 8 efectivos en la teórica línea defensiva (volantes metidos en campo propio). Solo Renato Sanches y Raúl Jiménez, sustituto del desgastado Mitroglou, se quedaban cerca de Carvalho para eliminarlo en hipotéticos contragolpes y quedarse 2 para 2 con los centrales sportinguistas. El Benfica amagó en alguna ocasión con salir, pero fueron muy pocas las veces por el empeño ofensivo de un Sporting de centros que no encontró premio. La frustración se transformó en las protestas airadas del sustituido Adrien Silva, expulsado al pedir de malas maneras al árbitro la roja al benfiquista Renato en una dura falta penada con amarilla. El capitán de los leões será baja el próximo fin de semana en Estoril, donde el Sporting tendrá que batallar por recuperar un primer puesto que se ha llevado el Benfica “sin saber cómo”, de acuerdo con Jorge Jesus.

Foto de portada: Jaume Naveira – MarcadorInt / todos los derechos reservados.

Related posts

Deja un comentario

*