Vítor Oliveira, el hombre de los siete ascensos y medio

GD Chaves

Resulta más sencillo enseñarle la tabla de multiplicar a un hamster que recitar de carrerilla la lista de equipos a los que ha entrenado Vítor Oliveira. El técnico de 61 años, originario de Matosinhos, ha pasado por Portimonense, Maia, Paços, Gil Vicente, Vitória Guimarães, Académica, Leiria, Braga, Belenenses, Río Ave, de nuevo Gil Vicente y Académica, Moirerense, Leixões, Leiria por segunda vez, Aves, Arouca, una segunda estancia en el Moreirense, União Madeira y ahora dirige en la ciudad de Chaves al conjunto que lleva el mismo nombre. Desde 1985 ejerce como técnico y su caso es extraordinariamente peculiar: si uno abandona el territorio luso muchos aficionados al fútbol no conocen su nombre y sin embargo pocos entrenadores pueden presumir de haber ascendido de categoría a siete equipos -y medio-. El y medio es el Moreirense, con quien empezó la temporada del ascenso en el año 2013 pero no llegó a terminarla.

A mis 61 años ya no tengo la ilusión de llegar a un equipo grande. Acepto las propuestas de clubes con credibilidad. Solo los que tienen credibilidad y respetan a entrenadores y jugadores. Ya sea de la Primera División o de la Segunda. En la II Liga tiene que ser un proyecto con la pretensión de ascender y en la primera, uno sólido. A veces es mejor estar en la segunda categoría y jugar para subir que estar en la primera, perder y desgastarse. En ese caso, claro que prefiero un equipo de Segunda. No le cierro las puertas a nadie. Nunca lo he hecho. No busco irme a un grande. Me gusta el fútbol y entrenar, independientemente de dónde se encuentre el equipo. Vítor Oliveira, 2014.

Los siete ascensos y medio de Vítor Oliveira: Paços de Ferreira, Académica, Leixões, U. Leiria, Belenenses, Moreirense, Arouca y União Madeira.

GD Chaves - Vítor Oliveira
GD Chaves. En la foto de portada, Oliveira -vestido de azul- es el octavo de la segunda final empezando por la izquierda del lector.

Su nuevo reto, en Chaves, no tiene desperdicio. El proyecto deportivo ilusiona y la intención es lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol portugués, aunque hace solo cuatro años la institución fuera declarada en quiebra. El Tribunal de Chaves decretó en 2011 que la sociedad no podía hacer frente a las deudas contraídas con sus acreedores y la situación de insolvencia era casi irreversible. Ese mismo año, el estanco Juviduque vendió un combinación ganadora de la lotería europea, “Euromillones”, con un premio de 69 millones de euros. Curiosamente, Franciso Carvalho, empresario y marido de la popular cantante portuguesa Ágata, decidió rescatar al club meses después. La prensa portuguesa siempre ha relacionado estos dos acontecimientos pese a los continuos desmentidos de la familia. Su hijo, Bruno Carvalho, es el actual presidente y la Sociedad Anónima Deportiva que gestiona el club está en manos de la familia Carvalho en un 70%. Mientras los órganos gestores estudian las ventajas e inconvenientes de una posible venta para recuperar la inversión, puesto que un empresario chino y varios del Este de Europa han realizado ofertas informales, el cuerpo técnico planea el salto definitivo a la categoría reina. Están en buenas manos porque Vítor Oliveira es un seguro de vida y quiere su ocho y medio.

Hasta el año 2014 no había proyectos demasiado serios en el fútbol portugués. Solo un equipo, el Benfica, hacía las cosas de forma coherente y mantenía a su entrenador. El Porto parece que ahora va por este camino y el Sporting es imprevisible. En el resto, pierdes tres partidos y estás fuera. Vítor Oliveira, 2014.

Artículos relacionados:

No todo es dulce en Do Dragão“, sobre el Porto.

A 30 minutos“, sobre el Paços de Ferreira.

Un milagro de película“, sobre el Arouca.

Una gestión peculiar“, sobre el Estoril Praia.

Las declaraciones han sido extraídas de la entrevista concedida a maisfutebol.iol.pt en el año 2014.
Todas el material fotográfico pertenece al GD Chaves.

Related posts

Deja un comentario

*