El club de los Hagi

Hagi - Colicaranica

Uno de los equipos revelación de la liga rumana está capitaneado por un chico de 16 años del que se hablan maravillas. Su padre, también entrenador del club, lo hizo debutar en diciembre y tras 7 ratitos, entre los que se incluye una única titularidad, le dio el brazalete de capitán de cara a la nueva temporada, en la que el objetivo es superar el undécimo puesto conseguido el curso pasado. Los ojos de la prensa del país rumano, ilusionado con la posibilidad de volver a jugar un gran torneo de selecciones en 2016, están centrados en la figura de este joven capitán, que también debe lidiar con un apellido que implica una responsabilidad aún mayor que el brazalete que luce cada fin de semana. Su nombre es Ianis Hagi y su club, el sorprendente Viitorul Constanta.

Fundado en 2009, el Viitorul es una entidad creada muy recientemente que se las ha ingeniado para ascender con rapidez a la primera división del fútbol rumano. Quizás el proceso es más fácil en un país en el que varios clubes importantes han desaparecido o se han visto obligados a refundarse en los últimos tiempos (Timisoara o Unirea son dos ejemplos claros) y donde incluso el gigante del Steaua ha padecido graves problemas a nivel institucional. Dentro de esta crisis de nivel global en la que Astra Giurgiu y Steaua son los únicos capaces de plantar cara en las rondas previas europeas, ha medrado este club aparentemente modesto. No es menos importante tener en cuenta que lo fundó la mayor leyenda del fútbol rumano, Gheorghe Hagi, motivo por el que lograr mayor visibilidad mediática y apoyos económicos es más fácil. Aunque por otro lado Hagi no ha sido siempre el técnico del primer equipo, cargo que asumió el propietario en agosto de 2013 después de que el Viitorul arrancara la temporada con mal pie tras sumar únicamente dos de los primeros quince puntos posibles. Fue entonces cuando Hagi bajó de los despachos al campo de entrenamiento al autoproclamarse entrenador, un rol que ya había desempeñado en Galatasaray o Timisoara.

Gheorghe Hagi es el presidente del Viitorul Constante. Desde agosto de 2013, también el entrenador.

El Viitorul Constanta es el equipo del municipio de Ovidiu, ciudad de unos 12.000 habitantes y colindante con el lago Siutghiol, ubicada en el condado de Constanta, a unos pocos kilómetros al norte de la capital que da nombre a la región, pues también se llama Constanta. En esa zona de Rumanía fue donde nació y se formó Gheorghe Hagi, que ha decidido invertir una parte de su fortuna en un nuevo club. El Viitorul nació en 2009, fecha en la que compró la plaza del CS Ovid en Tercera División. Solo tres años más tarde logró el ascenso a la máxima categoría del fútbol rumano. La progresión del Viitorul ha sido meteórica y en sus tres primeras campañas en la Liga I ha conseguido evitar el descenso por un margen bastante ajustado pero suficiente en una competición donde participan 18 clubes y al menos cuatro de ellos suelen bajar cada temporada.

Constanta Rumanía - Gaspar Serrano
Casino de Constanta, capital de la región donde se encuentra el Viitorul. Foto: Gaspar Serrano.

Gran parte del éxito del Viitorul Constanta, más allá de la ayuda que pueda aportar Hagi, se basa en el trabajo de cantera. El propio nombre del club ya lo indica, pues “Viitorul” literalmente significa futuro. La idea inicial de esta institución era desarrollar y mejorar el fútbol base rumano y, de momento, lo está consiguiendo. El Viitorul Constanta presume de la Academia Hagi, donde se forman sus talentos en unas instalaciones modernas que incluyen varios campos de fútbol y son el resultado de un desembolso de unos 11 millones de euros. Incluso la dirección de la página web del club incluye el nombre de la academia y no “Viitorul”, sin ir más lejos. Además, conceptualmente la Academia Hagi imita el proyecto de algunos grandes clubes continentales, una realidad que el propio Gheorghe debe de haber estudiado antes de desarrollar su propia escuela de fútbol. Así pues, muchos de los futbolistas de la Academia hacen vida en las instalaciones del club: duermen, desayunan, comen, estudian, cenan y se relajan en el recinto del propio Viitorul, lugar donde también entrenan. Todo esto sin descuidar la educación, pues sus futbolistas también asisten a clase, según se intuye en el vídeo-documental impulsado por la propia entidad que refleja cómo son los días dentro de la Academia Hagi.

A partir de esta premisa se explica la juventud de gran parte de la primera plantilla con la que trabaja Gheorghe Hagi, pues en las últimas temporadas la mayoría de sus jugadores apenas alcanzan los 25 años. Con la excepción de algún veterano -como Dica en su momento o los nombres de Banel Nicolita (ex Saint Etienne), Florin Cernat, Aganovic y Ciupe en el curso actual- que son un contrapeso para compensar la inexperiencia de los chicos más jóvenes. Al fin y al cabo, varios chicos que no superan la veintena y que se han formado en el club (Nedelcu, Tanase, Hodorgea, Marin o el propio Ianis Hagi) han disputado una cantidad importante de minutos ligueros en el arranque de la temporada. Pese a ser menos mediático, hay que destacar que Razvan Marin también es el hijo de un célebre futbolista rumano, en este caso de Petre Marin, con pasado en el Steaua y el Unirea Urziceni y también experiencia en Champions.

Uno de los talentos más valiosos que ha formado el club -y que ya ha abandonado el nido- es el defensa Cristian Manea, que cumplió los 18 años el pasado mes de agosto. El caso de Manea es muy particular, pues se trata de un central o lateral derecho que emergió con tal fuerza en abril de 2014 que en pocos meses se convirtió en un fenómeno mediático en su país, pues debutó con la selección absoluta con 16 años y apenas un puñado de partidos en primera con el Viitorul. Después de convertirse en el jugador más joven en debutar con la absoluta de Rumanía, la expectativa sobre Manea se ha rebajado un poco, pero al fin y al cabo la pasada temporada se asentó como titular en la zaga del Viitorul, se ha convertido en un asiduo de la sub-21 y ha atraído la atención de varios clubes importantes del continente. El más rápido fue el Chelsea, que ha pagado unos 3 millones de euros por este talento rumano al que ha cedido al Mouscron belga para que goce de minutos. La cifra lograda por el traspaso de Manea supone la mayor venta de la entidad en su corta historia, aunque también conviene destacar los 800.000 euros que abonó el Pescara para hacerse con los servicios de Alexandru Mitrita, centrocampista del Viitorul. Aunque técnicamente no se trata de un canterano de la entidad como en caso del defensa ahora propiedad del Chelsea, pues se formó en otro club.

Después de jugar cinco partidos con el Viitorul Constanta, Cristian Manea se convirtió en el debutante más joven con la selección absoluta de Rumanía al hacerlo con 16 años, 9 meses y 22 días. Rompió el récord que ostentaba Gratian Sepi, registrado en 1928.

Aunque seguramente el mayor éxito del Viitorul en su breve historia, después del ascenso, es su presencia en la próxima edición de la UEFA Youth League. El equipo de Hagi es uno de los beneficiados por la ampliación de participantes en la Champions juvenil, pues acudirá al torneo como el mejor equipo de Rumanía en esta categoría, estatus que se entiende después de lo expuesto anteriormente. La oportunidad de batirse en una competición internacional ante rivales de otros países mejorará el nivel de los futbolistas formados en el club y aumentará el prestigio de la entidad a la mínima que cuaje una buena actuación en la próxima edición del torneo, y también si logra disputar la Youth League con cierta asiduidad. El sorteo, que lo ha emparejado con el FC Minsk y en caso de superar el primer cruce con el ganador del Pribram-Zimbru Chisinau, parece propicio para que los rumanos avancen varias rondas. En Rumanía algunos bromean con que es el único club del país que está vivo en competiciones europeas, después de que Steaua y Astra Giurgiu cayeran en el último turno de las previas de la Europa League.

UYL1
El Viitorul Constanta jugará la UEFA Youth League 2015-16 gracias a la nueva Ruta de los Campeones.

Por otro lado, el club también tiene otros retos. Esta temporada, por primera vez desde el ascenso, el Viitorul podrá jugar como local en casa. Por fin podrá jugar en Ovidiu, después del exilio en el campo del Concordia Chiajna mientras se ultimaba la construcción de un recinto que cumpliera con los mínimos para la categoría. Así pues, ahora el Viitorul cuenta con un campo con capacidad para 4.500 espectadores después de invertir un millón de euros. “Mi casa está en Constanta, Ovidiu. No en Bucarest. Allí solo soy un huésped”, declaró Gheorghe Hagi haciendo referencia al esperado retorno a la ciudad donde pertenece el Viitorul. Aunque por otro lado el estadio no responde a las expectativas generadas hace un par de años, cuando todo apuntaba a que se construiría un recinto capaz de albergar a unas 10.000 personas.

La temporada 2015-16 no habría podido empezar mejor para este joven Viitorul Constanta, que ha arrancado el curso liguero con 16 puntos de 27 posibles, y ha llegado al parón de selecciones de septiembre a cuatro puntos del líder, el Astra Giurgiu. En el primer tramo de liga, solo ha perdido en el campo del Steaua de Bucarest por un corto 1-0, precisamente en la novena jornada. Gheorghe Hagi ha granjeado una estabilidad en los banquillos que jamás había logrado en toda su trayectoria -más allá de ser el propietario, los resultados son buenos para las dimensiones de la entidad-, las habilidades de su hijo Ianis empiezan a inundar Youtube -y generan dudas de si es diestro o zurdo- y el trabajo de la cantera tendrá su recompensa con la participación en la Youth League, que puede suponer un nuevo paso hacia delante para la entidad. Si bien es cierto que hay informaciones en Rumanía que apuntan a que Ianis está atado por la Fiorentina de cara al futuro, el Viitorul es un proyecto a seguir desde cerca. Si se asienta en la élite y sigue produciendo futbolistas de calidad con cierta regularidad, hasta repercutirá positivamente a largo plazo en una selección de Rumanía carente de talento. Junto con la inversión realizada, la marca Hagi ayudará a atraer a los mejores del país. Lo necesitan.

Foto de portada: Colicaranica.

Related posts

Deja un comentario

*