El gas metano no ahoga si en Bucarest reina la concordia

Gaz Metan Medias Estadio MI

La historia milagrosa del modestísimo Târgu Mureș, que hemos venido contando con un texto de Toni Padilla y una entrevista a su jugador malagueño Iván González, llegaba esta domingo a un punto ya muy próximo al desenlace. Aventajando en dos puntos al poderoso Steaua de Bucarest al frente de la liga rumana, le tocaba defender el liderato en Medias, una ciudad de Transilvania en la que el Gaz Metan se ha consolidado como un equipo incómodo en los últimos años -llegando a saborear, incluso, la competición europea en 2011, cuando eliminó al Mainz-. Pero esta temporada la liga rumana presenta una particularidad que no debe ser ignorada: descienden seis de los dieciocho equipos que juegan en primera división. Sobrevivir es más difícil que nunca, y el sorprendente líder visitaba Medias con su rival instalado en la zona roja pero sabiendo que una victoria le permitiría salir de ella. No iba a ser un partido fácil.

Estadio Gaz Metan MediasEl bonito estadio del Gaz Metan Medias (Foto: MarcadorInt).

En Medias llovía, y los últimos minutos, con un empate a cero en el marcador que parecía insuficiente para ambos, el partido se convirtió en un ida y vuelta casi épico. Las 6.000 personas que prácticamente llenaban la tribuna cubierta del estadio municipal -remodelado en 2010- difícilmente podían contener la tensión: se pasaba en escasos segundos de la posibilidad de hacer gol a la de encajarlo. Los ataques del cuadro local los acostumbraba a dirigir el muy vertical Dan Mihai Roman, un punta que precisamente jugó en el Târgu Mureș antes de firmar por el Gaz Metan en 2011. Los del líder nacían de transiciones más elegantes, de conducciones veloces con driblings incluidos del habilidoso Claudiu Bumba, un chico de 21 años que puede considerarse como una de las grandes razones que explican que este conjunto tan modesto esté encabezando la tabla. Si se nos permite el sacrilegio, su manera de moverse con el balón pegado al pie derecho partiendo desde el lado opuesto y tirando diagonales hacia dentro recordó a la de Iniesta. Pero ninguna contra suya acabó en gol. Sí lo hizo, en el descuento, el enésimo intento vertiginoso del club local, orgullo futbolístico de la mayor ciudad productora de gas metano de toda Rumanía. Dos suplentes lo construyeron. El brasileño Vitinho entró por la derecha como un puñal y cedió atrás para la llegada desde segunda línea de Liviu Băjenaru, cuyo trallazo con la izquierda de primeras dejó sin reacción al portero Stăncioiu. Enloqueció Medias y Târgu Mureș empezó a temer que aquello fueran los efectos del vértigo, de ese famoso miedo a ganar que paraliza a los líderes no acostumbrados a las alturas.

Anochecía en la provincia de Sibiu y no quedaba otra que esperar a las noticias que llegaran desde Bucarest. Y sorprendentemente, fueron buenas. El Concordia Chiajna, un equipo pequeño de una población pegada a la capital, fue capaz de empatarle 2-2 al Steaua como visitante. A falta de tres jornadas, el Târgu Mureș sigue líder y las posibilidades de verlo en la próxima Champions League permanecen intactas.

rom31B

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*