Luch-Energiya: los tigres siberianos de Vladivostok

Estadio Dynamo Vladivostok Ondřej Žváček

El Luch-Energiya Vladivostok juega este jueves (17:30 CEST) la segunda Semifinal de la Copa de Rusia 2013-14. Disputará su partido como visitante en el Olimp-2 de Rostov del Don, la casa de un FC Rostov que marcha octavo en la Russian Premier League y que tiene ya lejos tanto los puestos europeos como los del descenso. El Luch-Energiya, ahora cuarto clasificado de la Primera División (2ª categoría), es el único de los 4 supervivientes en la Copa que no juega en la RPL. Nunca antes el equipo de Vladivostok había llegado a estas alturas del torneo del KO, ni en la Unión Soviética ni en la actual Federación Rusa. El cuadro ha sido relativamente amable con los tigres siberianos, pues el Irtysh Omsk (3ª), un Rubin Kazan en decadencia (RPL), el rival regional SKA-Energiya (2ª) y el Tom Tomsk (zona baja RPL) componen la lista de equipos eliminados a manos del conjunto oriental. No obstante, y de forma algo paradójica, solo ante el Rubin Kazan, el equipo de mayor enjundia al que han hecho frente, no necesitaron de una prórroga para avanzar de ronda (4-2). La victoria en los penaltis ante el Tom Tomsk a finales de marzo fue histórica para el club, pues el récord hasta entonces en la Copa era haber alcanzado la ronda de Cuartos de Final (2009-10).

Vladivostok, un enclave ruso en el Mar del Japón

Seguramente no sería tan significativo el avance del Luch-Energiya en la Copa de Rusia si el club no estuviese afincado en Vladivostok. Esta ciudad es la capital del Krai de Primorie, la provincia más al sureste de Rusia. La ciudad, levantada a finales del siglo XIX, se encuentra situada a unos 35 kilómetros de la frontera con la República Popular China y a unos 135 de la de Corea del Norte. El Imperio Ruso anexionó la zona tras la victoria en la Segunda Guerra del Opio (1856-1860) y pronto quiso construir en ella un puerto y una gran ciudad por su ubicación estratégica. El comercio, la pesca, la actividad naval y la proximidad con el Imperio Chino y la Península de Corea llevaron a que la población aumentase en la región por la convivencia de extranjeros y rusos, llegados en su mayoría de las vecinas Jabárovsk y Nikoláyevsk del Amur. El gobierno zarista decidió llevar al puerto de Vladivostok varios buques militares, lo cual escenificó su interés por el nuevo enclave. Además de todas estas cuestiones, la vida cultural y científica de la urbe fue siempre elevada y cuidada.

La evolución de las comunicaciones, humanas y energéticas, llevó a los altos cargos del Imperio a fomentar los viajes a Vladivostok y el abastecimiento de la ciudad. En 1891 comenzó la construcción del Transiberiano, y en 1897 el tráfico ferroviario con Jabárovsk (650km al norte) era fluido. La lejanía de Moscú provocó que la capital del Krai de Primorie fuese siempre una plaza fundamental en los conflictos bélicos. Tanto para los enemigos que la invadían (especialmente Japón) como para la propia Rusia –como en la Revolución de 1917, en la que el Ejército Blanco resistió bastante tiempo antes del dominio bolchevique–. En tiempos soviéticos se inició el tráfico aéreo con Vladivostok, pero la ciudad perdió población por las disidencias y las deportaciones étnicas. Tras el colapso de la URSS la ciudad volvió a crecer, y el fútbol ayudó a ponerla sobre el mapa con la participación del Luch-Energiya en la Top League de 1993 y en las ediciones comprendidas entre 2006 y 2008 de la Premier League.

Vladivostok Jason Rogers 2El Mar del Japón se adentra en la ciudad de Vladivostok. Foto: Jason Rogers.

Luch-Energiya, un club de historia poco pomposa

El Luch-Energiya Vladivostok nació con el nombre de “Luch” a principios de la década de 1950, una etapa prolífica en el fútbol soviético. Fue creado por la compañía “ERA“, una de las más importantes empresas eléctricas de la Unión Soviética en ese momento. En 1958 el Luch jugó su primer partido y, desde entonces, militó alternativamente en la segunda y la primera categoría del torneo regional del Lejano Oriente (en la que se incluye su provincia). A comienzos de los años 70, la URSS reestructuró su fútbol y el Luch pasó a jugar en el “grupo este” la Segunda División Soviética (3ª categoría), en la que su mejor posición fue un segundo puesto en 1984 por detrás del Geolog Tyumen. Paralelamente a las vivencias de su ciudad, el club ganó en importancia tras el colapso de la Unión Soviética, pero no fue el único equipo que lo hizo en la región. De hecho, en los primeros años de la Rusia post PCUS, el primer equipo del Lejano Oriente y del propio Krai de Primorie era el Okean, de la ciudad de  Najodka, más pequeña y más nueva que Vladivostok y situada a 100 kilómetros por la bahía. Esto sucedió porque el Okean fue campeón del grupo este de la Segunda División Soviética en 1991, y fue seleccionado por ello para disputar la primera edición de la Russian Top League. El Luch ascendió a la máxima categoría al año siguiente y ambas entidades jugaron hasta 3 veces un duelo vecinal sin rivalidad. Aunque ambos clubes acabaron descendiendo, los tres partidos de 1993 (2 de liga regular y 1 de play-off por la permanencia jugado en Moscú) los ganó el Luch, que se convirtió entonces en la primera potencia futbolística del Lejano Oriente ruso en detrimento de un Okean cuya caída fue más pronunciada –hoy milita en la 4ª categoría, no profesional–.

A comienzos de este siglo el Luch empezó a recibir el apoyo del gobierno de la provincia de Primorie y de la compañía eléctrica Dal’Energo, por la cual el sobrenombre del equipo pasó a ser “Energiya”. A pesar de que este segundo patrocinio concluyó, el apodo se ha mantenido y figura en el escudo como muestra de la vinculación histórica del club con el sector energético. La promoción institucional y la participación directa del exgobernador (2001-2010) Sergey Mikhaylovich Darkin es considerada por el propio club como una explicación del crecimiento en los años inmediatamente posteriores. En ese momento, el equipo merodeaba por la tercera categoría del fútbol ruso y jugaba en el grupo oriental. A finales de 2003 consiguió el ascenso a la Primera División (2ª categoría) e inició una trayectoria ambiciosa y ascendente que buscaba la disputa de competiciones europeas a medio-corto plazo. En 2004 ficharon para jugar en la segunda división al letón Jurģis Pučinskis (actual entrenador del Ventspils). Pasó sin pena ni gloria por Vladivostok –no jugó ni un minuto con la zamarra amarilla y azul–, pero en el club de los tigres siberianos se le recuerda como el único futbolista que ha sido internacional en un gran evento jugando en el Luch-Energiya: fue convocado por Aleksandrs Starkovs para la Eurocopa de Portugal, en la que tampoco llegó a lucir su dorsal 13. En 2005, de la mano del técnico Sergei Pavlov, ascendieron a la RPL y su presupuesto aumentó. Al año siguiente marcaron la mejor posición histórica en la máxima categoría: la séptima, a 8 puntos del cupo para la Copa Intertoto (resultado decepcionante en ese momento). Se mantuvieron dos temporadas en la élite y obtuvieron victorias de prestigio ante rivales complicados haciendo valer el factor de la lejanía.

Estadio Dynamo Vladivostok Ondřej ŽváčekEl Estadio Dynamo fue sede de partidos de RPL entre 2006 y 2008. Foto: Ondřej Žváček.

En cambio, en 2008 empezó un declive que culminó con el descenso a la Primera División. Dos años más tarde, cuando el equipo estaba hundido en primavera, la dirección deportiva destituyó al entonces técnico Leonid Nazarenko y le dio el cargo de entrenador al español Francisco Arcos. El alicantino, considerado por algunos medios rusos como el primer español que entrenó en el fútbol ruso –por su breve etapa como interino en 2009–, sacó del fondo de la tabla al equipo y lo salvó mas su mal comienzo en “la temporada de transición del fútbol ruso” (2011-12, la del cambio al calendario occidental) le costó el cargo. El equipo acabó de nuevo en la tercera categoría, donde más años ha vivido. La temporada pasada, con el trabajo de un joven técnico y hombre de la casa como Konstantin Yemelyanov, ascendieron a la Primera División. Yemelyanov pasó en verano a ser asistente del hoy entrenador del rusoarmenio Aleksandr Grigoryan y este tándem está inspirando a una buena plantilla para intentar volver a la RPL. Están en una cuarta plaza que da acceso a la promoción de ascenso, y en Copa han llegado al pico histórico de la entidad. El Luch-Energiya quiere volver a aparecer en la esquina inferior derecha de los mapas futbolísticos de Rusia.

Más clubes en el Lejano Oriente

El hundido Okean y el pujante Luch-Energiya son los emblemas del Krai de Primorie, que tiene más clubes en ciudades menores pero ninguno profesional. Ampliando al ámbito geográfico regional, en el Lejano Oriente se encuentran varios clubes significativos. El que más es el SKA-Energiya, de Jabárovsk, la capital administrativa de la región. El SKA es el equipo rival por antonomasia del Luch, y sus enfrentamientos se denominan “derbis del Lejano Oriente”. Esta rivalidad permite a la afición del SKA –que puebla las gradas del Estadio Lenin– presumir ante los porteños de Vladivostok, pues han ganado 10 derbis más que el Luch y eso, a su modo de ver, compensa el que nunca hayan militado en la primera categoría del fútbol soviético o ruso.

Hay 4 clubes profesionales más afincados en la actualidad en la región del Lejano Oriente. Todos ellos militan en el grupo oriental de la Segunda División rusa y sitúan en el mapa ciudades emblemáticas y otras ubicaciones geoestratégicamente importantes en la Rusia del pasado. Dos de ellas están en la cuenca del río Amur, como Jabárovsk: Komsomolsk del Amur, cuyo emblema es el vetusto FC Smena, y Blagovéshchensk, representada por un algo artificial Amur-2010 –heredero del arriunado pero histórico FC Amur–. Al norte, en la histórica Yakutia (hoy República del Sajá) juega el Yakutiya de Yakutsk, la capital de la provincia. Y en la isla de Sajalín, al norte de la isla japonesa de Hokkaido, el FK Sakhalin representa a la capital Yuzhno-Sajalinsk y también a la ínsula, que vive de las exportaciones de gas a un Japón que aún no reconoce la soberanía rusa sobre la zona. Este club, fundado en 2004, se convirtió pronto en el primer equipo de la isla por la decadencia del histórico FC Portovik-Energiya de Jolmsk, en la costa occidental.

Formas de reaccionar ante las insalvables distancias

A pesar de que tanto zaristas como soviéticos y rusos se han preocupado siempre de que Vladivostok estuviese bien conectada, la distancia geográfica es insalvable y afecta al fútbol. El club del tigre siberiano (animal que habita en la cuenca del Amur) se ha beneficiado tradicionalmente de la falta de experiencia en viajes de larga distancia de sus rivales, tanto en RPL como en Primera División. Siquiera los equipos acostumbrados a viajar por las competiciones europeas se han librado del cansancio y del jet lag en el coqueto Estadio Dynamo (a mediodía en Moscú y San Petersburgo son las 7 de la tarde en Vladivostok). Si se miden las distancias en horas de viaje, Moscú queda separada de Vladivostok por 9 horas de avión en vuelos directos, y las mejores combinaciones de escalas para viajar desde San Petersburgo en aeronave hacen que Vladivostok quede a un mínimo de 11 horas. La mayoría de clubes de Rusia tienen que emplear medio día en viajar a jugar contra el Luch-Energiya, y eso es sinónimo de derrota en caso de mala preparación. Esto le ocurrió al CSKA en la segunda temporada de los orientales en la RPL (junio de 2007). El equipo entonces dirigido por Valery Gazzaev cayó derrotado por 4-0 y su portero (de entonces y de ahora), Igor Akinfeev, declaró enfadado que el Luch-Energiya debería jugar, por proximidad, en la J.League japonesa. Los problemas geográficos no son solo para los visitantes sino también para el propio Luch. A pesar de que no son muy frecuentes las declaraciones de jugadores rusos sobre este tema, extranjeros y algún entrenador se han manifestado con tono de queja. Con seguridad, la preparación del viaje a Rostov del Don, frente a las costas del Mar de Azov, le habrá llevado mucho tiempo al actual entrenador Aleksandr Grigoryan.

“Nos lleva dos días adaptarnos cuando viajamos a Moscú, pero cuando regresamos a casa necesitamos una semana entera para volver a la normalidad. Es terrible que no haya ningún programa científico de recuperación que pueda ayudar al equipo. Aquí no hay recetas secretas. Todo esto es más duro para nosotros que para nadie. Un viaje a Vladivostok en un Boeing confortable no es lo mismo que hacer 30 viajes durante el transcurso de una temporada. Los vuelos son más un problema para nosotros que para cualquiera. Ellos solo lo tienen que hacer una vez al año mientras que nosotros necesitamos programas especiales de entrenamiento que nos ayuden con la fatiga de los vuelos. Primero de todo porque es difícil conseguir un ritmo adecuado. Pero el año pasado lo trabajamos y ahora hemos conseguido parecer frescos hasta en los partidos fuera de casa”

Sergei Pavlov, último técnico que ascendió al Luch-Energiya a RPL.
Entrevista a UEFA.com (marzo de 2006).

Los desplazamientos de aficionados de equipos rivales al Estadio Dynamo son, evidentemente, escasos. No obstante, algunos dejan grandes anécdotas. La mejor y más recordada la protagonizan Aleksandr ZarayskyEvgeny StepanovVeronika Davidova. Estos tres peterburgueses, hinchas del Zenit, decidieron viajar a Vladivostok para ver el a su equipo en septiembre de 2006, la primera vez que jugaban ambas entidades en el sudeste en la primera categoría. Pero no cogieron un vuelo, ni emplearon el Transiberiano. Decidieron recorrerse Rusia de un extremo al otro en un Honda Civic de 1986. Por cuestiones de relieve, clima y fronteras, las carreteras no unen las ciudades en línea recta, con lo que la distancia real en coche pasa a acercarse a los 15.000 kilómetros, que exigirían una semana de viaje continuado, sin paradas.  Zaraysky, Stepanov y Davidova llegaron a Vladivostok, vieron a su equipo ganar por 0-2 (goles de Andrey Arshavin y Syarhey Shtanyuk en propia puerta) y cuando era hora de volver, su coche les dejó tirados. Para regresar tuvieron que usar el Transiberiano. Días después, el Zenit premió su fidelidad regalándoles un nuevo vehículo (Toyota) que este trío de aficionados utilizó desde entonces para desplazarse siguiendo al club. Además, decidieron organizar, con el apoyo del diario Komsomólskaya Pravda –el de las juventudes comunistas en tiempos de la URSS–, una especie de encuesta vinculante para que aficionados del Zenit decidiesen el color y el aspecto externo que querrían que tuviese el coche. La única premisa era que quedase claro que el coche era un regalo del club.

Verticalidad pragmática y juego exterior

El Luch-Energiya Vladivostok se ha mostrado esta temporada como un equipo atrevido, intenso y con personalidad. Organizados habitualmente en un sistema de 4-2-3-1, son un equipo que no se amilana en contextos difíciles y que es capaz de competir lejos del Lejano Oriente. Se lanza a la presión en los comienzos de los partidos adelantando a sus 4 hombres de ataque: extremos como el desbordante Adlan KatsaevVladimir Romanenko o el lateral ofensivo Dmytro Semochko; mediapuntas como el trabajador multitarea Ruslan Koryan y delanteros como Shamil Asildarov. Busca forzar con ello repliegues y pérdidas de un rival al que saben dañar con transiciones. Eso sí, estas normalmente transcurren por los costados, pues la mayor debilidad es la creación en el centro del campo y, por extensión, el juego interior. Esta actitud no implica que no tengan cierta voluntad posesiva. De hecho, muestran mecanismos de salida en raso cuando tienen el balón en campo propio. El mediocentro más defensivo del doble pivote (últimamente Sergey Ponomarenko) se acerca a los centrales para recibir y su pareja (un interior como Dmitri Kudryashov o Denis Klopkov) se encarga de abrir a bandas, donde laterales como Mikhail Solovei, Pavel Mogilevsky o el central adaptado Vladimir Ponomarev ya están proyectados a una altura intermedia. No llega a ser del todo una salida lavolpiana, pues el mediocentro no se incrusta realmente en la zaga. Parece ser un mecanismo de Aleksandr Grigoryan para favorecer el juego exterior. En él, las conexiones entre futbolistas son verticales y rápidas, aunque estas cualidades se atenúan cuando los oponentes cierran bien sus costados (volante, lateral y mediocentro). El Luch-Energiya busca fallos en estos cierres, y si el compromiso del centrocampista que apoya desde el centro es escaso, hacen mucho daño desbordando por la banda en la que esté.

Los tigres siberianos cambiaron su esquema habitual por un 4-3-3 tras la lesión de Ruslan Koryan a principio de mes ante el Rotor de Volgogrado, pero mantienen su idiosincrasia habitual pese a no tener ’10’: su trabajo ofensivo y defensivo lo adquiere el interior extra que entra al equipo. Tienen mecanismos ofensivos trabajados, pero eso no impide a sus jugadores adaptarse a situaciones adversas (expulsiones, repliegues…) con recursos más pragmáticos. Los jugadores que ocupan la parcela central del mediocampo han demostrado tener buen desplazamiento en largo, con lo que ese mecanismo –que aplicado en bandas son cambios de orientación– está presente en los partidos del Luch-Energiya. Evidentemente, tampoco es considerado sacrilegio el intento de salida en largo, aunque los hombres de la parcela ofensiva no tienen las cualidades físicas o técnicas idóneas para poner el balón en el piso. También puede variar en función del contexto la estructura defensiva. Normalmente los de Vladivostok plantean repliegues a media altura –ni en campo rival ni en área propia–, que se complementan con la ayuda defensiva del mediapunta. Eso no quita para que, si se necesita, el Luch-Energiya pase a juntar sus líneas en la frontal de su área, como ocurrió en muchos tramos del partido ante el Tom Tomsk (se quedaron con 10 jugadores al borde del descanso).

combo luch1) Luch-Energiya tipo. 2) Luch-Energiya durante abril, tras la lesión de Koryan (4-3-3). 3) Posible once en Rostov del Don.
Haz click para ampliar.

El Luch-Energiya de Vladivostok llega a la Semifinal de la Copa de Rusia con la baja del central Anatoly Romanovich por sanción, con las ausencias del lateral Guram Tetrashvili y del mediapunta Ruslan Koryan por lesión, con la duda de Denis Klopkov por molestias físicas (si no juega podría volverse al 4-2-3-1) y con dos derrotas consecutivas en Primera División a las espaldas. Ambas han sido ante rivales directos por el ascenso como el Torpedo Moskva (2-0) y el Arsenal Tula (0-3). Esos resultados han hecho que el Luch-Energiya pierda margen con los aspirantes a puestos de promoción a la RPL, pero clasificatoriamente no son catastróficos. Los hombres del joven Aleksandr Grigoryan intentarán conseguir en Rostov del Don una victoria histórica que les dé el pase a la Final, donde espera un FC Krasnodar que ha eliminado al CSKA Moskva (0-1). Con ello, el sueño de clasificarse para Europa se complica algo, pues no hace falta solo ganar al FC Rostov sino también ganar la Final, algo que solo ha conseguido un no-RPL desde la caída de la URSS: el Terek Grozny checheno (2004). Esto se debe a que el FC Krasnodar tiene virtualmente imposible jugar la Champions League a través de la liga, con lo que el acceso a la Europa League vía Copa será para el ganador del torneo o para el 6º clasificado de la RPL si el FC Krasnodar gana el torneo y acaba en el top5 en liga, algo a lo que aspira.

Todas estas hipótesis son círculos en el aire y sueños agradables de unos aficionados que van a ver jugar a su equipo en uno de los partidos más importantes de su vida.

Foto de portada: Ondřej Žváček

Related posts

9 comments

Lujazo de artículo paisano!!!! Lo que ya no se es si a algún que otro club europeo le hace la misma ilusión tener que ir en Europa League hasta allí, jejeje…. aunque parece ser que, si se diera el caso, se ha planteado la opción de que jugarán en Moscú de locales, ¿no?

Le hice uma pregunta similar a Axel hace años. Si entrasen en fase de grupos de uefa o champions, a qué hora unificada jugarían la última jornada? Recuerdo que Axel dijo que quizás la Uefa evitaría que la última jornada la jugasen en casa.
Eso sí, lo de Moscú descartado. Pobres aficionados del Luch 😛
Aún no lo terminé pero brutal articulo, soy fan de este equipo desde hace años.

Interesante artículo. Solo conocía de la existencia de este club debido a una entrevista que le hicieron en un periódico en su momento al técnico español, no sabía que ya había sido cesado.

La historia de los hinchas del Zenit también es buenísima, por cierto.

Impresionante artículo David, enhorabuena. Siempre me ha interesado mucho la Rusia asiática y esto es de lo mejor que he leido. Buenísimo.

Buen artículo David!

Añadir un par de detalles:

El Rubin perdió su eliminatoria de Copa en Vladivostok en una coyuntura muy concreta: un jueves por la tarde-noche disputaron Europa League en Wigan, el domingo un partido de liga rusa en Kazán ante el Lokomotiv y el miércoles a mediodía estaban con esta Copa en Vladivostok… 9.000 kilómetros y 3 partidos en 6 días, estaban totalmente idos.

Los Mumiy Troll, el grupo de pop-rock más popular de Rusia, son de Vladivostok. Ultimamente están con una campaña para salvar a esa especie de tigre blanco que solo se ha filmado una vez al airre libre. Toda un símbolo para vincular conel Luch, y el tema de los clubes originarios que también están en extinción en el fútbol global.

Y citar al blog de "Fanáticos del Vodka", unos argentinos que llevan muchos años bancando al Luch. Contracultura.

Lástima que no juegue Koryan, es el jugador que más me llama la atención de este Luch.

Bueno, artículos como este lo único que me hacen es declarar amor eterno a marcadorint.com. Impresionante trabajo de documentación y redacción de David en lo que ha sido uno de los mejores posts de esta web de todos los tiempos. ¡Genial la anécdota del Honda Civic! He estado viendo el partido (no podía ser menos después de leer esto) y me ha dado mucha pena el resultado algo engañoso, aunque sí que el Rostov ha sido justo vencedor. El tema de las distancias me ha parecido apasionante. En fin, que enhorabuena, David y que me he hecho un poquito del Luch, claro 😉

Deja un comentario

*