Recordando a Berdyev

Berdyev Rubin - Focus

El Rubin Kazan, campeón de la liga rusa en 2008 y 2009, ha despedido al entrenador Kurban Berdyev. Los años dorados del equipo de la república del Tartaristán fueron escritos de la mano y puño del primer entrenador nacido en Turkmenistán que llegó a la Champions League. Berdyev será siempre recordado por el día que el Rubin derrotó al Barcelona de Guardiola en el Camp Nou.

Berdyev Rubin - FocusKurban Berdyev, agarrado a su famoso rosario. Foto: Focus Imagen Ltd.

La cúpula directiva del Rubin ha despedido también al director general del club, Andréi Gromov, y al vicepresidente, Kamil Isjákov. En un club que destacó durante los últimos años por su paciencia, se han cortado cabezas después de llegar al parón navideño muy lejos de la zona europea, y a nueve puntos de la zona de descenso.

Berdyev se convirtió en la cara más famosa del fútbol de Turkmenistán, una de las 15 repúblicas soviéticas con menos tradición futbolística. Forjado como centrocampista en el Kolhozçy Asjabad, jugó sus mejores partidos en Kazajistán, con el Kairat. Como entrenador, después de cursar estudios de educación física en un centro militar soviético y en la Escuela Superior de Entrenadores de Moscú, se ganó su futuro en clubes muy modestos de su país, Kazajistán y Rusia. Una pequeña experiencia en Turquía, un año en la selección de Turkmenistán y finalmente, en 2001, fichó por un equipo ruso de Segunda: el Rubin. Lo subió a Primera en dos años y luego, con su juego defensivo y disciplinado, tocó el cielo.

Berdyev se hizo famoso por su costumbre de deslizar sus dedos por las cuentas de un rosario musulmán y por sus peregrinajes a la Meca. Después de 12 años, Berdyev abandona el Rubin y deja de ser el entrenador con más años en el cargo de la liga rusa. Así pues, no será él quién dirigirá al Rubin contra el Betis, en un duelo marcado por el adiós de dos entrenadores muy amados durante las últimos días, Mel y Berdyev. El Rubin no tiene previsto ningún partido oficial hasta el partido contra los sevillanos del 20 de febrero.

La decisión final sobre el destino del entrenador se ha tomado en los despachos del presidente de la República del Tartaristán, Rustam Minnikhanov. El apoyo del gobierno local ha sido clave en los éxitos de este club, considerado uno de los pilares de la proyección pública de esta región importante en la geopolítica rusa. Tartaristán es una zona marcada por el choque cultural de los tártaros, etnia musulmana de origen asiático, y los rusos, cristiano ortodoxos. A principio de los años 90, el dirigente tártaro Mintimer Shaimiev amenazó a Moscú con pedir la independencia. Moscú pactó con Shaimiev años más tarde que entrara a formar parte del partido político de Putin, consiguiendo grandes sumas de dinero para los gobernadores tártaros. En 2010, Shaimiev cedió su cargo a Minnikhanov, quién ha mantenido la apuesta descarada por los deportes como punta de lanza de la política comunicativa tártara. Kazán, una ciudad sin tradición deportiva, se ha convertido en un lugar repleto de equipos grandes. El Unics Kazan de baloncesto ganó la liga rusa en 2008 y la Copa Fiba. El Sintez Kazan de waterpolo ganó la liga en 2007. El Kazan Arrows de rugby, 8 ligas en 15 años. El Dinamo de Kazán de hockey hierba, 8 ligas en 12 años. Aunque los éxitos más grandes fueron los del Ak Bars de Hockey hielo, que ganó la Champions en 2007, y el Zenit Kazan de voleibol ,campeón de Europa en dos ocasiones. Y finalmente, el Rubin, con sus dos ligas y Berdyev entronado como el gran héroe de la ciudad.

Visité Kazán en 2010. Ya de buena mañana, decenas de sufridas vendedoras aguantaban los siete grados bajo cero de temperatura mientras intentaban vender recuerdos en la principal calle comercial. Junto a las postales de las muñecas y los sombreros tártaros, vendían un montón de bufandas del Rubin. Una de las señoras vendía fotos de Berdyev en las que parecía un santo.

El fútbol nunca había tenido tradición en esta ciudad que nunca vio un equipo en Primera en tiempos soviéticos. Poco a poco, el deporte se ha hecho un espacio en el día a día de esta ciudad de ritmo pausado. Y la figura de Berdyev conectó con una ciudad marcada por su fe. Los tártaros, musulmanes, con sus preciosos ojos rasgados, visitan la lujosa mezquita construida en el viejo Kremlin de la ciudad. Una mezquita imponente, que se considera el principal templo musulmán de toda Rusia. Fue aquí dónde un joven me contó que «ganar la liga o ganar en el Camp Nou fue un milagro, somos una ciudad con fe. Berdyev pone sus ideas y reza pues sin Dios, no llegan los éxitos. Antes de los partidos siempre viene aquí para orar”. Una chica que ayudaba en temas de prensa en el estadio insistió en esa idea, la unión de la fe y el trabajo que simbolizaba Berdyev. Entres los tártaros, gozar de un entrenador musulmán que reza antes de los partidos era emocionante. Entre los étnicamente rusos, emocionaba ganar la liga contra los equipos de Moscú. El Rubin une a la ciudad, que suma motivos para sacar pecho cuándo en tiempos soviéticos “esto era el culo del mundo”, según un siciliano que regenta un restaurante italiano que fundó, según contó, en los años 80. Ni idea de cómo llegó hasta allí ni de qué historia oculta. El siciliano callaba y defendía a los gobernantes: “ahora tenemos mejores ciudades, equipos que ganan títulos, nos visitan extranjeros…”. Esa noche tomamos un vino siciliano maravilloso. Fuera, el frío. Cómo no, nos contaron que Berdyev era un buen musulmán. Nada de vino.

Sí. Kazán tiene mucha fe. Aquí se alza la iglesia de Nuestra Señora de Kazán, construida en honor del icono ortodoxo más famoso de toda Rusia. Icono que fue robado a principios del siglo XX y desapareció para siempre. Aquí se guarda una copia que moviliza a muchos peregrinos, en este caso rusos ortodoxos, aunque no es el original. Ancianos con un pañuelo atado al cuello bromeaban fuera de la iglesia mientras tipos con pantalones militares y pinta de ser veteranos de la guerra de Chechenia se arrodillaban delante los iconos. “Nuestra Señora permitirá que el Rubin gané los partidos, esta ciudad es santa”, soltó en inglés una señora.

En Kazán, la gente reza y los equipos deportivos intentan ganar títulos para una ciudad que en 2010 fue bautizada oficialmente como “la tercera capital de Rusia”. Pero durante los últimos tres años, los clubes de Moscú y San Petersburgo han tomado de nuevo la delantera. La paciencia se acabó con Berydev, este entrenador que César Navas definió como “hombre creyente, amante del fútbol inglés y metódico en la táctica”. Hoy he recordado los preciosos ojos de las camareras tártaras, la nieve en el Kremlin y esas fotos de Berdyev al lado de iconos religiosos. Hoy se cerró una época en Kazán.

Related posts

5 comments

Didáctico, politico-histórico y hasta semi-poético por momentos. Enorme artículo, un gustazo como siempre, Toni. Me quedé perplejo cuando leí la noticia, sabía que comentaríais algo. Debe ser un día extraño en Kazán, sin duda. Después de tanto tiempo -y la costumbre- no encajo a Berdyev en otro banquillo…

Primero saludarte Toni, y me sumo a las palabras de Kondelenan, tus artículos nos demuestran una y otra vez lo grande que es el fútbol para la gente, a veces tan malvisto o quizás arruinado por aquel fanatismo enceguecedor por sobre todo hacia los equipos con mayor masividad de cualquier país, maltratados o enaltecidos injustamente por la mayoría de la prensa. Generando opiniones que nos hacen olvidar lo grande y bonito que puede ser el fútbol para cualquier sociedad.

Me encantan tus artículos, Toni. Estuve en el 1-2 del Camp Nou. Lo que para mi fue un partido desangelado y sin trascendencia, para muchos fue un hecho que recordarán para siempre. Lo bonito del futbol es que cualquier partido puede representar un triunfo histórico.

Aunque con “retraso” (maldigo no conocer antes esta página) leo gustosamente estos artículos que publicaste (y publicas) Toni. Me pareces desde hace años que te sigo por la tv y las revistas, un gran PERIODISTA. Además relatas historias fantásticas, sobre todo sobre futbol emergente (Kazajistan, Azerbaijan, o “sorpresas rusas” Rubin, Rostov”) y que a un “friki” como yo de futbol exótico y hambriento de ver a equipos distintos en Champions o E.L, ayuda a conocer grandes historias, de esas ciudades y esos equipos.

Deja un comentario

*