Las 8 secuencias de un derbi loco

Fenerbahçe

Fenerbahçe SK y Beşiktaş JK han protagonizado en el Şükrü Saracoğlu uno de los derbis de Estambul más locos de los últimos tiempos. Ha sido un empate 3-3, pero pudo ser fácilmente una victoria para cualquiera de los dos contendientes. Fue un partido con un ritmo intensísimo, muchas fases y muchos intercambios de golpes, con estilos de juego diferentes y variables en el tiempo y con su componente de polémica. De esos partidos que ni los aficionados involucrados ni los espectadores neutrales, contagiados por la locura del juego, quieren que se acabe.

El conjunto canario llegaba como líder de la Süper Lig a mucha distancia del equipo más pequeño de Estambul en la élite, el Kasımpaşa. Al estar expulsado de Europa para esta y la siguiente temporada, la competición doméstica centra toda su atención –aunque no les dé billete Champions–. Venía enrachado, contando por victorias todos los partidos disputados en el último mes y con solo un empate y una derrota (Konyaspor, jornada 1) en su historial. Con respecto al once de los últimos tiempos, su técnico, Ersun Yanal, solo realizó dos variaciones: el exatlético Emre Belözoğlu, lesionado, le dejó su puesto al exvalencianista Mehmet Topal y el mediapunta Cristian salió del once para dar entrada a Meireles y adelantar a Alper Potuk, interior, a la media punta. Por su parte, el Beşiktaş de Slaven Bilić afrontaba el choque como si se tratase de una última oportunidad para pelear la liga, pues llegaba como tercero a 7 puntos de su rival de esta noche. El técnico croata no varió el once de los últimos encuentros y salió sin mediocentro puro –quién lo diría, cuando su principal problema en el Lokomotiv Moskva era usar demasiados–. Lo más parecido a un ‘5’ era el internacional austriaco Veli Kavlak, que junto al exgunner Oğuzhan Özyakup formaban la pareja que acompañaba al mediapunta Manuel Fernandes (otro ex del Valencia CF).

En el guion del partido se pueden distinguir 8 puntos principales:

1. El Beşiktaş empezó mostrando su propuesta posesiva. El conjunto de Slaven Bilić tardó poco en asegurarse la posesión de balón para empezar a generar ocasiones en el partido. El Fenerbahçe lo asumió y pretendió robar balones para lanzar contragolpes, estilo que aplica con frecuencia. El equipo visitante no lograba profundizar por dentro ante la presión del Fenerbahçe y la fortaleza del 4-2-4 que se formaba en defensa, con casi todos los canarios en su campo. Oğuzhan Özyakup era incapaz de encontrar líneas de pase y el Beşiktaş, claro dominador del arranque de partido, pasó a atacar colgándole balones a Hugo Almeida y, sobre todo, explotando las bandas. En especial la izquierda, pues Manuel Fernandes apoyaba mucho más a Olcay Şahan que a un desconectado e individualista Gökhan Töre aislado en la derecha. Tras casi 10 minutos, y pese a plantear asociaciones antes que transiciones, el cuadro blanquinegro se adelantó al contraataque. Bruno Alves, adelantadísimo, se la regala a Manuel Fernandes. Pase para Almeida, asistencia vertical y al espacio para Olcay Şahan, regate y 0-1.

Caner Erkin apareció por primera vez en el 1-1. Fue un peligro constante. Foto: Ultraslansi.

2. La rápida reacción canaria, gestada en la banda. El cuadro local fue capaz de reaccionar rápido. Tardó 2 minutos en empatar con un gol de Emenike generado en la banda izquierda. El ofensivo lateral Caner Erkin aprovechó por primera vez (de muchas) que la ayuda defensiva no va con Gökhan Töre, recorrió su banda y se la dejó franca a Moussa Sow. Tolga Zengin atajó pero la permisividad de los centrales del Beşiktaş hizo que el balón le quedase franco a Emenike para marcar el 1-1. El partido empezaba de nuevo y el Fenerbahçe, animado por el gol, empezó a exponer su ideario: presión para pelearle la iniciativa a las águilas negras y transiciones rápidas en las que Sow y Emenike ponen su velociad y su poderío físico en favor de la empresa canaria. Y de haber posesiones largas, hacerle llegar el balón a Kuyt, en constante movimiento por los tres cuartos de campo, para que se invente un pase de gol o entre él mismo en el área.

3. La imposición progresiva del Fenerbahçe: la paradoja de la expulsión de Meireles. A la media hora de juego, Raul Meireles le entró muy fuerte a Veli Kavlak y le pisó la rodilla. Fue expulsado con roja directa y el Fenerbahçe tuvo que cambiar el esquema. Los gestos desde el área técnica de Ersun Yanal eran claros: Alper Potuk pasaba al doble pivote del nuevo 4-4-1 para jugar como interior, demarcación donde más le ha aportado al Fenerbahçe en los últimos tiempos. Este cambio permitió al Fenerbahçe imponerse en el centro del campo. Paradójicamente, le vino bien la expulsión. No solo porque Meireles apenas hubiese aportado nada, sino también porque la fragilidad defensiva del doble pivote del Beşiktaş (sin un mediocentro defensivo) era mejor explotada con Alper Potuk partiendo ese eje. Los contragolpes fueron cada vez mejores y más peligrosos. El Fenerbahçe empezó a escribir su parte del guion. Pasó a ser superior y lo demostró con una contra iniciada por Alper Potuk en la que Emenike galopa para asistir a Sow, que le gana la carrera a Serdar Kurtuluş y pone el 2-1.

Hugo Almeida dio la vuelta al partido. Foto: Ultraslansi.

4. La ‘fase Hugo Almeida’. Parecía que con ese gol el Fenerbahçe iba a asentarse y a reducir su ritmo. Apenas quedaban 5 minutos para el descanso y el Beşiktaş parecía noqueado. No obstante, fue en esos minutos cuando Hugo Almeida se echó a su equipo a la espalda y se desató en ataque. Dos jugadas sueltas dieron la vuelta al derbi. Primero aprovechó un pase filtrado de Veli Kavlak y el mal posicionamiento de Bruno Alves (otro error más del portugués) para empatar. Luego, en el descuento, se benefició de la primera llegada en ataque de Oğuzhan Özyakup para poner el 2-3. Ningún zaguero atinó a pararlo. El descanso le vino mal y le acabó apagando.

5. Un cambio de actitud en los locales. El Fenerbahçe cambió claramente su actitud y su idea para la segunda mitad. Salió del vestuario con un nuevo objetivo: impedir que el Beşiktaş, con superioridad numérica, dominase a través de la posesión. Los de Ersun Yanal multiplicaron su presión, lanzando muy arriba a sus 3 hombres más adelantados. El cuadro canario se hizo con el mando del juego y empezó a aumentar su posesión de balón en zonas trascendentes. Ya no solo corría después de robar o solo atacaba por bandas. Dirigía el partido con Alper Potuk de timonel en el centro del campo. Slaven Bilić reaccionó pronto y a los 7 minutos introdujo en el doble pivote a un mediocentro más posicional para solidificar el centro del campo: Necip Uysal. De poco iba a servir.

6. Monólogo del Fenerbahçe. El Fenerbahçe se acomodó con el balón y empujó al Beşiktaş a su campo. Literalmente lo empotró contra la portería de Tolga Zengin. El acercamiento de Hugo Almeida poco después del primer cambio de Bilić puso el punto y final al ataque de las águilas del Beşiktaş hasta las postrimerías. Ersun Yanal metió a la defensa en la línea divisoria y su Fenerbahçe empezó a hacer daño por todas partes. En bandas, los laterales se desdoblaban y permitían a Sow y Kuyt hacer daño por dentro. En el centro, Alper Potuk continuó llegando al área con frecuencia y se asoció con el móvil Emenike. El dispositivo defensivo del Beşiktaş no daba a basto. Hubo dos goles anulados al Fenerbahçe, uno de ellos muy discutible. Se avecinaba una remontada.

7. La expulsión de Necip Uysal y el sufrimiento de las águilas negras. El mediocentro que introdujo Bilić no llegó a jugar 20 minutos. Una falta con agarrón a Caner Erkin provocó su segunda amarilla, que puso de manifiesto su impotencia para sujetar a los atacantes del Fenerbahçe. Bilić tuvo que reajustar de nuevo a sus pupilos, e introdujo al lateral brasileño Ramon por el desaparecido Gökhan Töre. Hutchinson, amonestado, que había sido protagonista de un posible penalti no pitado y de un autogol anulado por falta previa, pasaba de lateral izquierdo a mediocentro. El Fenerbahçe se relamía y confiaba en llevarse los 3 puntos. El Beşiktaş sufrió muchísimo en esta fase final, pues el canadiense era un obstáculo fácil de evadir para Alper Potuk y compañía. Tras 13 minutos con este escenario, el Fenerbahçe volvió a marcar un gol generado en la banda de Caner Erkin. Centro perfecto al segundo palo y remate de Kuyt. 3-3 y condiciones favorables para marcar el cuarto.

8. El paso atrás en falso de Ersun Yanal. Sorprendentemente, Ersun Yanal hizo un cambio defensivo que echó atrás a su Fenerbahçe. Alper Potuk, ovacionado, le dejó el puesto al mediocentro posicional Selçuk Şahin. El conjunto local quiso protegerse y volvió a darle (por inercia) el balón a un Beşiktaş vertical, que atacaba de forma alocada. Volvieron a aparecer los delanteros blanquinegros e incluso Manuel Fernandes perdonó el 3-4 en el descuento. Les faltó tiempo a los de Bilić para transformar en 3 puntos esa positiva inercia final.

Foto de portada: Avi Tattenbaum.

Related posts

3 comments

Muy buen artículo, aunque me gustaría discutir varios puntos.

No es que el Fenerbahçe asumió defender y salir a la contra, es que juega así. Excepto la primera parte contra Antalyaspor la jornada pasada, que jugó de maravilla.

También, en ese 'esperar y salir' el Fenerbahçe defendía con 5 en el medio (Meireles-Topal-Potuk y Sow y Kuyt en las bandas).

Por lo demás, perfecto. Potuk ha hecho un partidazo, la jugada que hace en el segundo gol ha sido una maravilla. Y Almeida se ha salido, con 2 goles y 1 asistencia.

Solo una cosa más. En el punto 3 dices que Sow le gana la carrera a Gönül. No creo, ya que Gönül juega en el Fenerbahçe. Quizás te has confundido con Kurtuluş 🙂

En definitiva, enhorabuena por el artículo de un gran partido, sobre todo en la primera parte.

No me atreví a asegurar en principio lo del estilo del Fenerbahçe porque no lo tengo visto con la regularidad suficiente como para afirmarlo, pero si me lo comentas tú lo doy por hecho. He añadido un matiz en el texto para ello. Lo de Gökhan Gönül y Serdar Kurtuluş ha sido un despiste, cierto. Ya está OK.

Muchas gracias, FJ. Por detectarme esto y por comentar. Espectacular partido y espectacular Alper Potuk. Me ha encandilado. Está para hacer grandes cosas, ya con sus 22 años. MVP para mi gusto pese a las cifras de Almeida, que se ha merecido su punto en el guion.

Gran artículo de verdad. Más grande todavía si no sueles ver fútbol turco.

Potuk es una maravilla. Se está aclimatando ya al Fenerbahçe y empieza a ser el Potuk del Eskisehirspor. Me encanta también Özyakup, Turquía tiene medios para años.

Otro candidato sería Tolga Zengin. Las ha parado de todos los colores y ha evitado la derrota del Besiktas en la segunda parte.

Un saludo!

Deja un comentario

*