Ozan Tufan, pegamento turco

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
27/08/2013
Fenerbahce fans hold up a scarf during the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London.

Todos nos equivocamos y no pasa nada por meter la pata de vez en cuando. A mí me ocurrió con Ozan Tufan, joven futbolista turco al que vi dos veces en directo en el Europeo sub-19 de Lituania, en 2013. Con 18 años recién cumplidos, Tufan fue el peor de una selección otomana que sucumbió en el debut ante Serbia. Porque lo peor que le podía ocurrir a un jugador como él, ese día lateral derecho, era destacar por una pésima colocación y lectura que convirtió su zona en una autopista sin peaje, pues subía a lo loco de forma constante y sin reparar en los espacios que cedía a su espalda. El seleccionador se lo cargó en el segundo partido y Tufan regresó al once inicial como lateral zurdo en el último partido ante Georgia en el que Turquía, ya eliminada, no se jugaba nada.

Tufan, dorsal número 15 de Turquía, con la selección sub-19 en el Europeo de Lituania. Foto: MarcadorInt.
Tufan, dorsal número 15 de Turquía, con la selección sub-19 en el Europeo de Lituania. Foto: MarcadorInt.

Resulta que dos años después Ozan Tufan es un futbolista completamente distinto. Desde verano de 2013, el futbolista formado en el Bursaspor se consolidó en el equipo de su vida y ha destacado lo suficiente para dar el salto tanto a uno de los gigantes turcos, el Fenerbahçe, e instalarse en la selección absoluta de Turquía sin pasar siquiera por la sub-21. El curso pasado fue titular 32 veces en liga con Bursaspor y ha sido un fijo de Terim en la clasificación otomana para la Eurocopa de Francia, pues ha jugado de inicio en nueve ocasiones. En la capital futbolística del país poco a poco se va abriendo un hueco, aunque no siempre es titular.

¿Qué ha cambiado en Tufan desde entonces? Primero, su posición. El polivalente Ozan se ha convertido en un centrocampista de recorrido que da lo mejor de sí acompañado de un mediocentro que le cubra la espalda y le permita desplegar todo su poderío físico. En el Fenerbahçe Mehmet Topal suele ser su escudero, mientras en la selección es Inan quien asume ese rol, aunque también se van alternando a la hora de internarse en campo contrario. Los pulmones de Tufan le permiten resistir múltiples esfuerzos, pisar el área rival y ayudar en defensa. Si físicamente no está bien le costará más sumar, pero sus características son perfectas para un equipo que busque presionar arriba la salida del adversario, pues la fatiga apenas hace mella en él.

A su despliegue sobre el césped hay que añadir un trato con la pelota más que correcto, pues sus envíos son bastante precisos aunque tampoco es su intención superar líneas rivales con pases interiores. En cambio, le falta mejorar sus cifras en término de goles porque a pesar de que pisa la frontal del área a menudo suma pocas dianas. Sus virtudes sobre todo son defensivas, pues ejerce de pegamento y aporta consistencia en el centro del campo, aunque su dinamismo también le permite desordenar a los adversarios y ofrecerse en varias zonas para abrir huecos para otros compañeros más dotados que él a nivel técnico. Por ejemplo, en la selección turca es una pieza que apenas intimida pero que realizando un trabajo más oscuro se siente como pez en el agua y ofrece soluciones distintas a los Arda, Özyakup o Inan. Con 20 años y lejos de los laterales, cada vez juega mejor. De hecho, lo más probable es que dispute la Eurocopa de Francia. Siempre estamos a tiempo de rectificar.

Fatih Terim of Turkey during the International Friendly match at the Aviva Stadium, Dublin Picture by Lorraine O'Sullivan/Focus Images Ltd +353 872341584 25/05/2014
Tufan se ha convertido en una pieza importante para Fatih Terim. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*