Partido Polish Boyfriend: Las dos caras de Estambul

Besiktas J.K. fans before the UEFA Champions League match at the Emirates Stadium, London
Picture by David Horn/Focus Images Ltd +44 7545 970036
27/08/2014

Tiempos revueltos en Turquía. La mano de Erdogan, poderosa, lo modifica todo. La política, la economía, las libertades. El fútbol turco ha quedado en un segundo plano estos últimos años, y poco se habla de la sorprendente temporada del Istanbul Basaksehir, el pequeño club, con poca historia y ningún título, que amenaza con conquistar la liga. Esta jornada se disputa el liderato con el Besiktas, en el feudo de las águilas negras. Dos clubes marcados estos últimos años por la mano del Presidente islamista Erdogan.

El cuarto poder de Estambul

Detrás de esta entidad sin historia encontramos la mano del Presidente. El İstanbul Büyükşehir Belediyesi Spor Kulübü, como se llamó cuando fue fundado, es un club propiedad del ayuntamiento fundado en 1990. Se trata del equipo con menos hinchas de la capital. Entonces era el club de la compañía de aguas del Ayuntamiento, jugaba en un estadio con capacidad para 500 personas y estaba pensado para dar un espacio deportivo a los trabajadores de la empresa. Aunque, poco a poco, consiguió algunos ascensos y el Ayuntamiento lo potenció porque entendió que podía ser un proyecto ambicioso. Entonces el alcalde era un tal… Erdogan… el actual Presidente. Finalmente, en 2007 el equipo ascendió a Primera y pasó a jugar en el estadio Olímpico Ataturk, el estadio más grande de Turquía, sede de una final de la Champions y recinto sin equipo anfitrión. Los pocos hinchas que seguían este club se lo tomaron todo a cachondeo, afirmando odiar la violencia en las gradas y bromeando con su propia soledad. “Siempre visitantes”, rezaba una pancarta entonces.

Pero en 2014, el Ayuntamiento decidió que tocaba modificar el curso de la historia. El club fue bautizado con otro nombre y actualmente compite como ‘İstanbul Başakşehir’. La idea era intentar dar personalidad a la entidad y que sea el equipo del oeste de Estambul. Sumar aficionados. Başakşehir es precisamente el nombre del barrio donde encontramos el estadio Olímpico Ataturk, barrio creado por el Ayuntamiento en los años 60 y 70 para dar vivienda a los ciudadanos que llegaban de Anatolia buscando trabajo. Estas zonas pobres están siendo potenciadas por el Ayuntamiento y por eso el club ha asumido el nombre del barrio. Aunque lo más curioso de todo es que el Başakşehir ha asumido el nombre del barrio… pero ha dejado el estadio Olímpico. Aunque no ha abandonado la zona. Ahora juega en su coqueto estadio, no muy lejos del Ataturk, aunque más pequeño, llamado Başakşehir Fatih Terim. En honor al entrenador Fatih Terim, claro, aunque este nunca ha tenido relación con este club. El recinto, con capacidad para 17.800 espectadores, intenta sumar hinchas en este barrio con campañas de publicidad como instalar mesas románticas detrás de una portería, con camareros, música de violines y velas, invitando parejas el día de los enamorados. El partido inaugural de este estadio, por cierto, enfrentó a una selección de viejas glorias con un equipo de famosos entrenados por el mismo Fatih Terim. En el estadio bautizado con su nombre, Terim dirigió a actores, periodistas y el mismo primer ministro turco, Erdogan. El hombre que potenció al İstanbul Büyükşehir en su momento. Erdogan, jugador amateur en su juventud, marcó tres goles con ese equipo formado también por al alcalde de la ciudad y el hijo de Erdogan.

El estadio del Istanbul Basaksehir homenajea a Fatih Terim. Foto: Focus Images Ltd.
El estadio del Istanbul Basaksehir homenajea a Fatih Terim. Foto: Focus Images Ltd.

El nuevo club, pues, avanza y este año lidera la liga. Tomás Martínez ya ha analizado el potencial deportivo de una plantilla capaz de ganar ya en el campo del Galatasaray. De momento le aguanta el ritmo el Besiktas, otro equipo que ha estrenado nuevo estadio. En la Turquía de Erdogan todo se renueva y los clubes han modernizado sus estadio. En el caso de las águilas negras, en el emplazamiento de su viejo Inonu. El nuevo estadio es feudo ahora de un equipo que sueña con revalidar la liga por primera vez desde el año 1992. Nuevo estadio, y nueva vida. La temporada anterior el Besiktas ganó la liga rompiendo una racha de 7 años en blanco. Y todo, en una temporada muy compleja a nivel social.

Las obras del Vodafone Arena, en marzo de 2014. Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).
Las obras del Vodafone Arena, en marzo de 2014. El estadio se inauguró en abril Foto: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

De los tres gigantes de la ciudad, el Besiktas era el que tenía una masa social más opuesta al gobierno de Erdogan. Su barrio suele ser un feudo de la izquierda. Y la izquierda sufre con Erdogan. Hace dos años, cuando miles de ciudadanos salieron a la calle en 2013 protestando contra el gobierno, la hinchada de los tres equipos se llegó a unir, como se cuenta en el documental “Istanbul United”, aunque la afición que resultó más afectada fue la del Besiktas. El grupo de animación más fuerte del club, los Çarsi, eran marcadamente de izquierdas (el símbolo anarquista siempre aparecía en sus banderas) y se posicionaron en primera línea durante los incidentes con la policía cuando se protestaba por la pérdida de libertades en Turquía. Los hinchas se enfrentaron a las fuerzas del orden incluso con una excavadora en unos incidentes que tenían como excusa la decisión de destruir uno de los últimos espacios verdes en el centro de la ciudad, el parque Gezi en Taksim, en el centro de Estambul. Aunque no dejaban de ser una forma de protestar contra el autoritarismo del islamista Erdogan. En los incidentes, dos manifestantes perdieron la vida y muchos fueron encarcelados.

Los Çarsi se pusieron en primera línea y eso provocó una denuncia del gobierno acusando este grupo de actividades terroristas. La prensa publicó entonces conversaciones en las que Erdogan presionaba a la directiva del club para perseguir y condenar a los Çarsi y otras peñas del club contrarias a Erdogan. Se salió con la suya, ya que en parte el Besiktas necesitaba el dinero del estado para acabar su nuevo estadio. Cuando lo estrenó, Erdogan, cómo no, lideró los festejos. Aunque se realizó, a diferencia de la inauguración del estadio del İstanbul Başakşehir, sin público. Pues la presencia de hinchas podía acabar en gritos contra el mandatario.

Ahora, la mayor parte de hinchas contrarios a Erdogan quedan fuera de los estadios, pues las nueves leyes piden un reconocimiento de cada aficionado. Los seguidores más pasionales han acabado, en ocasiones, animando en los partidos de baloncesto en silla de ruedas, pues no pueden ir a los estadios. Erdogan no quiere ser abucheado en ningún estadio. No quiere cánticos contra su figura en ningún estadio. Y el nuevo estadio del Besiktas no es una excepción.

Besiktas-Istanbul Basaksehir, sábado 21 de noviembre a las 17:00h

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

Erdogan está en contra de todo lo que esté en contra de él: Kurdos, izquierda,… Hoy en día hay más de 12 diputados de HDP (kurdos de izquierda) encarcelados por su actividad politica; no solo eso, después del intento del golpe de estado (bastante incierto y con serias dudas de que haya sido un auto-golpe) ha encarcelado a 35.022 personas (periodistas, jueces, profesores, alcaldes… entre ellos). La represión ha llegado también hasta los futbolistas como es el caso del jugador de Amedspor Deniz Naki.
Por lo cual no es solo que con Erdogan la izquierda sufre, con Erdogan cualquier atisbo de libertad sufre por sus politicas fascistoides.
pd: Una de las mejores frases de Erdogan: “La democracia es como un tren, cuando lleguemos a nuestro destino, nos bajamos.”

Deja un comentario

*