Selçuk

Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
03/08/2013
Felipe Melo ( R ) of Galatasaray celebrates with team mates after he scores the opening goal from the penalty spot during the The Emirates Cup match at the Emirates Stadium, London.

Aunque viéndolo jugar uno pensaría que se formó en las mejores canteras de Turquía y que se ha acostumbrado a vestir camisetas históricas desde la niñez, el nuevo héroe nacional del fútbol otomano sólo llegó al Galatasaray a los 26 años. A Selçuk Inan le tocó subir escalones poco a poco, cada vez más altos pero sin desniveles pronunciados. Las primeras cuatro temporadas como profesional las vivió en segunda división con el Dardanelspor. Las tres siguientes, ya en la Superleague, en un modesto que peleaba por sobrevivir, el Manisaspor. Pero acabó bajando, igual que había sucedido con su primer club, que cayó a tercera pocos meses después de que él se fuera. Con un descenso y medio en la mochila, pero ya con experiencia en la élite y habiendo debutado con la selección turca -notable valentía la de Fatih Terim, que lo llamó por primera vez con 22 años y sin estar jugando en un club grande ni mediano-, firmó por el Trabzonspor, considerado como el cuarto equipo de Turquía y el mejor de fuera de Estambul. En la 2010-2011, la misma que lanzó a la fama a Burak Yilmaz y a Umut Bulut, el conjunto de la costa nordeste de Anatolia quedó empatado a puntos con el Fenerbahçe y sólo la diferencia de goles le privó de conseguir un título de liga que habría sido el primero desde 1984. La UEFA sancionó luego al club de la parte asiática del estrecho del Bósforo sin poder disputar competiciones internacionales debido al escándalo de corrupción que sacudió al fútbol turco durante aquel verano y consecuentemente el Trabzonspor participó en la fase de grupos de la Champions. Selçuk, sin embargo, ya no la jugó. Había firmado un contrato de cinco años con el Galatasaray, donde poco tiempo después se reencontraría con Burak y con Umut.

Su físico nos haría pensar en el del clásico perro de presa más dedicado a no dejar pensar al poseedor del balón que a distribuirlo con criterio cuando lo recupera, pero Selçuk es capaz de hacer ambas cosas a la vez. En el Galatasaray le ha venido muy bien coincidir con Felipe Melo en los últimos años, ya que el brasileño, hoy en el Inter de Milán, le guardaba la espalda y le permitía descolgarse y potenciar su magnífica capacidad para rematar desde media distancia o para filtrar últimos pases dañinos. La marcha de su acompañante en la medular provocó que llegaran al Türk Telekom Arena el español José Rodríguez y Bilal Kisa, un veterano medio centro que había realizado una gran campaña con el Akhisar Belediyespor. Al ex del Real Madrid y el Deportivo le está perjudicando abarcar la misma parte de terreno que Inan: ni puede actuar como su lugarteniente por detrás ni situarse en una media punta que es propiedad de Wesley Sneijder. Lo que no se negocia es que Selçuk es fijo, y que esa zona que va desde la salida de balón hasta el área rival, el famoso estar en el inicio y estar en el final, es suya. A esta versión turca del boxtoboxismo británico -un Frank Lampard o Steven Gerrard otomano, una fusión entre Luka Modric y Sami Khedira- le faltaba algo épico para dejar de ser ese actor secundario admirado por minorías refinadas. Se plantó en el star system con la determinación con la que chocan los coches de alcohólicos con tendencias suicidas contra las paredes de cemento en las películas de Fatih Akin. Como un rayo, su golpeo de falta directa en el tiempo de descuento ante Islandia partió el cielo en dos: a un lado, la repesca; al otro, la Eurocopa. El trueno, una suerte de excitación colectiva en las gradas de Konya, indicó hacia qué lado había caído la moneda. Mirando a París.

Que Turquía gane la Eurocopa se paga a 81.00. Consulta aquí el resto de cuotas de todos los clasificados y aprovecha el BONO de 50 EUROS* para nuevos usuarios de bwin.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

* Bono sujeto a términos y condiciones. Las cuotas pueden variar en los últimos días. Los mensajes publicitarios sobre apuestas van dirigidos a mayores de 18 años. MarcadorInt recomienda jugar con responsabilidad.

 

Related posts

Deja un comentario

*