Anel Raskaj se exhibe en el histórico empate de Kosovo ante Haití en Mitrovica

Raskaj Kosovo Haití Foto: Edu Ferrer Alcover

A Fadil Vokrri el teléfono no paraba de sonarle durante toda la mañana. “Mira, estoy aquí con gente de la FIFA, no hay más entradas, no hay más invitaciones, no es posible, lo siento, no es posible… No sé ni dónde estoy…”. Sobrepasado, el presidente de la Federación Kosovar no se cansó de saludar a gente durante todo el día. Todos querían estrecharle la mano, y él devolvía el saludo, a veces sin reconocer a aquel que le estaba agradeciendo que hubiera hecho posible el gran momento que los hinchas kosovares estaban esperando: poder jugar un partido reconocido por la FIFA.

Vokkri con autoridades de Kosovo Foto: Edu Ferrer AlcoverFadil Vokkri, junto a la Presidenta de Kosovo, Atifete Jahjaga, y al Primer Ministro, Hashim Thaçi, en los prolegómenos del partido. Foto: © Edu Ferrer Alcover.

En realidad, la intervención de Joseph Blatter fue decisiva para que Vokrri y el presidente de la Federación Serbia, Tomislav Karadzic, alcanzaran un acuerdo. Mientras el máximo dirigente de la FIFA trabajó duramente para lograr el pacto -y celebrarlo luego como “una nueva demostración de que el fútbol une a la gente más allá de las diferencias políticas”-, Michel Platini estuvo siempre en contra -al igual que lo estuvo frente a la admisión de Gibraltar en la UEFA, pese a no poder evitar que la Asamblea votara a favor-. La diferencia de criterio entre Blatter y Platini muestra que, en efecto, a Kosovo le queda aún un largo camino por recorrer para poder disputar encuentros de competición oficial -y no sólo amistosos-. La megafonía del estadio en Mitrovica agradeció hasta cuatro veces a Blatter su intervención para permitir lo que en Kosovo se percibió como “un día histórico” y “un sueño hecho realidad”.

Afición Kosovo Foto: Edu Ferrer AlcoverLos aficionados kosovares vivieron con intensidad y pasión el partido amistoso frente a Haití. Foto: © Edu Ferrer Alcover.

En efecto, la grada del estadio Adem Jashari estaba absolutamente llena, y por momentos la expectación por el partido desbordó a la voluntariosa organización, no acostumbrada a eventos de tamaña magnitud. Más de 18.000 personas vieron en directo desde el campo el empate a cero entre Kosovo y Haití y la carretera que une Mitrovica con Pristina se congestionó a las seis de la tarde con atascos sin precedentes en la historia de la autoproclamada República Independiente. “Este trayecto se hace normalmente en 35 minutos… Llevamos ya dos horas en el coche”, nos contaba Labinot Demi, el presidente del Llamkos Kosova de Vushtrri, líder destacado de la liga local. El entusiasmo de la gente se podía percibir en sus reacciones durante el partido. No eran propias de un amistoso cualquiera. Había muchas ganas de gritar un gol; el primero en la historia de Kosovo en un amistoso FIFA. Pero éste no llegó, pese a que hasta el tiempo de descuento el equipo local gozó de oportunidades. Sin ser tremendamente superior, el conjunto balcánico sí gozó de prácticamente todas las ocasiones claras del partido y tuvo un dominio de la posesión de balón evidente.

Raskaj Kosovo Haití Foto: Edu Ferrer AlcoverUna imagen habitual a lo largo del partido: Anel Raskaj con la pelota rodeado de rivales. Foto: © Edu Ferrer Alcover.

En ese dominio del partido tuvo mucha influencia el centrocampista Anel Raskaj, sorprendentemente elegido como capitán del equipo pese a tener bastante menos repercusión mediática que el portero del Palermo Samir Ujkani o que el delantero del Kaiserslautern Albert Bunjaku. Raskaj, que tiene 24 años y se mudó junto a su familia a Suecia en 2003, juega en el Sandnes Ulf de la primera división noruega. Desde un punto de vista puramente futbolístico, su actuación en la posición de medio centro puro fue lo más interesante que nos dejó el partido. Siempre ofreciéndose en la salida de balón, siempre distribuyendo con criterio, siempre agresivo tras las pérdidas de balón pese a su físico más bien liviano. Fue el mejor jugador del encuentro junto al delantero del Greuther Fürth Ilir Azemi, el más peligroso en ataque hasta que fue sustituido pronto en el segundo tiempo.

Foto de portada: Anel Raskaj en acción durante el partido Kosovo-Haití en Mitrovica / © Edu Ferrer Alcover.
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

3 comments

Como va a molar esa selección cuando sea reconocida. Xhaqiri, Xhaka, Januzaj, Behrami, Lorik Cana, Bisevac, Valdet Rama, Hetemaj, Bajrami, Abdi, Berisha, Bunjaku…todos estos podrían pasarse a Kosovo, y alguno más que se me olvida seguro.

Buen reportaje…. aunque os ha faltado un detalle… comentar que hicieron nuestros amigos desde el sábado pasado Jean-Sony Alcenat y su compañero Mustivar, jajajaja

Deja un comentario

*