Dos vecinos muy particulares

Assyriska -  Groundhopping Merseburg

Södertälje es una ciudad sueca situada a unos 30 kilómetros al sur de Estocolmo. Es famosa a nivel mundial por ser el lugar de nacimiento de Björn Borg, uno de los tenistas más grandes de todos los tiempos. Pero Södertälje también es conocida por acoger una de las comunidades de inmigrantes más numerosas en Suecia, la aramea. Esta comunidad semita vivió en parte de la antigua Mesopotamia, en regiones ahora pertenecientes a países como Turquía, Irak o Siria. La ciudad de Södertälje acoge a muchísimos inmigrantes de esa región del mundo y, más allá de los arameos, también son importantes otras comunidades como la asiria.

La mejor manera de ejemplificar la importancia de estas comunidades en Södertälje es citar los cinco templos dedicados al culto religioso que encontramos en la ciudad o los dos canales de televisión dirigidos hacia la misma comunidad. Además de los dos grandes clubes de fútbol del municipio, también fundados por inmigrantes de esa región. Estos equipos no han sido especialmente exitosos a nivel nacional, pero ambos han llegado a jugar en la Allsvenskan, la primera división del país. De hecho, el Syrianska FC fue fundado por inmigrantes arameos mientras que al Assyriska Föreningen lo crearon suecos de origen asirio.

El primero de los dos clubes con raíces extranjeras que se fundó -y también el primero en jugar en la Allsvenskan- fue el Assyriska Föreningen. La fundación del club asirio llegó en 1971, pero hasta 1974 no se formó el equipo de fútbol. El Assyriska fue progresando a través de las distintas categorías del fútbol sueco hasta llegar a la Superettan, la segunda división, en 1992. Logró estabilizarse en esa categoría en la década de los 90 y protagonizó su primera gran hazaña en la élite en 2003, cuando perdió ante el Elfsborg la final de Copa por 2-0. La medalla de plata siempre tiene un sabor amargo, pero con el paso del tiempo no lo puede ser para lo que entonces era un club de Segunda División.

Assyriska - Groundhopping Merseburg
Bandera del Assyriska. Foto: Groundhopping Merseburg.

Al año siguiente, en 2004, llegó un nuevo éxito para el Assyriska, pues ascendió a la Allsvenskan por vez primera en su historia. La temporada en Primera no fue tan buena como se hubiese deseado, pero el club y sus raíces se dieron a conocer. Ese mismo año se rodó el documental Assyriska: A National Team Without a Nation de Nuri Kino –periodista sueco de origen asirio- que trataba la historia de la institución, la masa social que lo seguía y lo que significaba ese club para el pueblo asirio, que no tenía una selección que le representase pero sí un equipo de fútbol en Suecia. Poco a poco se iba conociendo su peculiar historia.

El equipo que representó al Assyriska en la Allsvenskan tenía a varios futbolistas suecos de origen asirio como David Durmaz, Stefan Batan, Andreas Haddad o Eddie Moussa. Ellos constituían un grupo con varios representantes de lo que es la realidad social sueca en forma de futbolistas nacidos ya en Europa pero de padres y orígenes bien lejanos. Un reflejo del verdadero Assyriska.

Desafortunadamente, el Assyriska no cuajó una buena temporada en la Allsvenskan. Cuatro victorias, dos empates y veinte derrotas les condenaron al último puesto de la clasificación. Una bonita experiencia que, sin embargo, dio a conocer a este equipo a muchos países del mundo, pues son más de ochenta con población de origen asirio. Luego se produjo otro descenso, pero el equipo se recuperó rápidamente. Ahora forma parte de la zona media de la segunda división sueca pero, no obstante, tanto internet como la televisión han difundido el legado social de este club, cada vez más conocido. Ya no sólo tiene aficionados en Södertälje, sino que el Assyriska también llega a otras partes del mundo como Estados Unidos o Siria, donde se encuentra el lejano origen de esta institución. De hecho, el club llegó a planear expandirse con algo parecido a un equipo satélite en Estados Unidos y cuenta con una tienda online para hacer llegar sus productos a cualquier rincón del planeta.

Ya sólo quedan dos de los miembros asirios de la plantilla que disfrutó de la Allsvenskan: David Durmaz y Andreas Haddad. También está Christer Youssef, otro futbolista con orígenes en esa misma región, pero en esa época era demasiado joven. Actualmente la plantilla está formada por menos asirios que antes, aunque la identidad del club se mantiene con esos tres futbolistas como referentes. En cualquier caso, cuentan con menos jugadores con raíces en esa región que el otro equipo de la ciudad, con el que además comparten estadio.

Aficionados Assyriska. Foto: Groundhopping Merseburg
Aficionados Assyriska. Foto: Groundhopping Merseburg

El Syrianska FC fue fundado bajo el nombre de Suryoyo Sportklubb por un grupo de aficionados arameos unos años más tarde que el Assyriska Föreningen. Nació en 1977, pero no fue hasta 1986 cuando adoptó el nombre actual de Syrianska FC. Su escudo incluía el símbolo alado propio de la bandera aramea, los colores de la misma, y el origen del club -inscrito en el mismo escudo en arameo- explicitando así la relación del actual Syrianska con dicha comunidad. El Syrianska FC siguió una progresión similar a la del otro equipo de la ciudad, aunque algo más lenta. Poco a poco fueron escalando divisiones hasta estabilizarse en Tercera, donde el club compitió durante muchos años. Se rozó el ascenso en distintas ocasiones, pero sin suerte hasta 2008, cuando se consiguió la promoción a la Superettan. Un par de años más tarde llegó el ansiado ascenso a la Allsvenskan. En 2010, seis años después, Södertälje volvía a tener a un equipo en la máxima categoría del fútbol sueco.

Uno de los pilares del éxito del Syrianska fue el manager del equipo, especialmente implicado en la causa. Özcan Melkemichel fue jugador del Syrianska en la década de los ochenta y a partir de 2003 se vinculó de nuevo al club. Se convirtió en una figura de particular relevancia en 2005 al asumir el puesto de manager, rol que ostentó hasta 2013. Ahora dirige al AFC United, que como el Syrianska juega en la Superettan. Aunque, evidentemente, Melkemichel estuvo tantos años vinculado con el Syrianska por su ascendencia aramea, como varios de los futbolistas que conforman la plantilla de su equipo esta temporada.

Otro ejemplo era el capitán del equipo, Suleyman Sleyman, retirado desde hace unos meses. Nombre y apellido ya revelan que sus orígenes se encuentran lejos de Suecia, en este caso en tierras arameas. No obstante, Sleyman nació en Suecia, precisamente en Södertälje, lo que le convirtió en uno de los ídolos locales. Su historia es la de un futbolista que debutó con el club que representa sus orígenes para marcharse posteriormente al Hammarby -donde jugó durante muchos años, ganó una liga y hasta debutó con la selección absoluta sueca- y acabar volviendo al club de toda su vida, con el que se retiró después de ser capitán.

Una trayectoria similar siguió Louay Chanko, también nacido en Södertälje a pesar de sus orígenes arameos y sucesor de Sleyman en la capitanía del club. Debutó con el Syrianska, se marchó para jugar en clubes de mayor nivel (ganó dos ligas), coincidió con Sleyman en el Hammarby, y finalmente regresó a casa en 2012. A diferencia de Sleyman, Chanko escogió representar a la selección de sus orígenes, Siria, con la que ha jugado media docena de encuentros. Eso sí, en 2008 llegó a disputar un amistoso con la selección sueca ante Costa Rica.

Syrianska (rojo) y Assyriska (blanco) se vieron las caras en Primera en 2010. Foto: Groundhopping Merseburg.
Syrianska (rojo) y Assyriska (blanco) en un partido de Superettan (2ª) en 2010. Foto: Groundhopping Merseburg.

Y así se podrían ir completando las historias de la mayoría de los futbolistas de origen arameo o asirio que han pasado por el club en los últimos años. Por ejemplo, el ya retirado Sharbel Touma y George Mourad nacieron lejos de las fronteras suecas. El primero ha pasado a formar parte del staff técnico, mientras el caso de este último futbolista es algo especial, ya que a pesar de haber jugado un par de amistosos con la selección sueca en 2005, la selección siria decidió convocarlo en 2011. Esta decisión acabó provocando que la FIFA la excluyera de la fase de clasificación para el Mundial de 2014. Unos meses más tarde se marchó a China, aunque ahora juega en el club más antiguo de Suecia, el Örgryte IS. A día de hoy, son varios los jugadores del club con ascendencia asiria como Charbel Georges, los hermanos Felix y Alexander Michel, Gabriel Somi o Nahir Oyal, todos nacidos en Suecia.

Con el paso de los años se ha internacionalizado la imagen del Syrianska FC, un club mucho más conocido ahora que hace un lustro. No deja de ser un equipo muy seguido en casi todos los lugares del planeta con presencia aramea y lo llamativa que resultó su presencia en la Allsvenskan durante 3 campañas consecutivas alertó cada vez a más aficionados. Con tres temporadas en Primera han mejorado la actuación del Assyriska, aunque este curso ambos se han visto las caras en Segunda. El primer duelo terminó en empate a cero y en el segundo el Assyriska se impuso por 2-0 en un duelo en el que el primo del capitán del vecino ciudadano, George Makdessi, anotó el primero de los goles. Esta temporada los dos clubes de Sördetälje merodean la zona alta, pero no parece probable que logren ascender de nuevo a primera.

Otros clubes de origen arameo

También hay que añadir que posteriormente aparecieron otros equipos bajo la denominación de Assyriska y Syrianska, pero situados en otras ciudades. Por ejemplo, en la cuarta división sueca están el Assyriska IF de Norrköping, fundado en 1977 por la comunidad asiria, o el Assyriska BK de Västra Frölunda, un barrio de Göteborg. Este segundo club fue creado en 1985.

Los otros Syrianskas suecos tampoco llegan al nivel del equipo de Södertälje, que es el tercero en antigüedad. El primero en nacer fue el Syrianska IF Kerburan, de la ciudad de Västeras, cerca de Estocolmo. Hasta hace poco eran el mejor de los demás Syrianskas, pero tras jugar varios años en Tercera no se han escapado del descenso a la cuarta división del fútbol sueco, donde siguen ahora. Tambien situado en la zona de Estocolmo se encuentra el Arameiska-Syrianska Botkyrka, fundado en 1980. De hecho, Botkyrka es un barrio de los suburbios de Estocolmo y también tiene a su Assyriska particular.

Otro de los casos más recientes es del Valsta Syrianska, fundado en 1993 y también situado a las afueras de Estocolmo, en Märsta. Tras varios años en Tercera, bajaron a la cuarta división y sólo tardaron una temporada en regresar a la que hasta hace poco había sido su categoría. Sin embargo, el club entró en quiebra en 2015 y desapareció antes de alcanzar la segunda división. En general, lo habitual es que los Syrianska vistan de rojo y amarillo mientras la equipación de los Assyriska es mayoritariamente blanca.

Syrianska y Assyriska han coincidido esta temporada en la segunda división sueca. Foto: Groundhopping Merseburg.
Syrianska y Assyriska han coincidido esta temporada en la segunda división sueca. Foto: Groundhopping Merseburg.
Foto de portada: Groundhopping Merseburg.

Related posts

Deja un comentario

*