Esta vida

Alvaro de Grado

Me llamo Álvaro, soy periodista y he tenido la inmensa fortuna de ejercer desde que estaba en la universidad. Me gusta mucho el fútbol, sobre todo si lo juegan ingleses. Llevo tres de mis veinticuatro años de vida como corresponsal en Manchester, Inglaterra, siguiendo a todos los equipos del país. He visto partidos en directo por la mañana, por la tarde y por la noche. He ido a estadios de primera, segunda, tercera, cuarta y quinta división. En varias ocasiones he pagado por ello. Una vez vi nueve goles en el mismo partido, aunque en mis dos primeras visitas como espectador no hubo ni siquiera uno. Soy de esas personas que rechazan ir a una cena si se juega una jornada aplazada entre semana. Organizo mis planes en función del calendario y de los parones de selecciones. A veces me quedo hasta altas horas de la madrugada leyendo un reportaje sobre un futbolista que no conozco y al que nunca veré. Compro biografías de jugadores y entrenadores. Grabo partidos para verlos en diferido. Grabo partidos para verlos en diferido incluso sabiendo el resultado. Trato de ir a ver a los equipos filiales. Conozco más nombres de juveniles de los que debería. Soy capaz de enumerar a los suplentes y no convocados de los equipos de la Premier League, por no decir más divisiones, fechas de nacimiento y estado civil. Hay muy pocas cosas me gusten más que un tackle limpio y bien hecho o una afición animada. Este deporte me ha enseñado que un gol produce mucha alegría y locura, pero ninguno se grita tanto como el de un ascenso. Me encantaría saber de fotografía para no olvidar a los miles de hinchas que he visto celebrando goles y para retratar a los padres que van al campo de la mano de sus hijos.

No sé si es muy común tener esta vida y no sé cuánto tiempo podré seguir viviéndola. Al hijo que aún no tengo lo llevaré al estadio que más cerca esté de casa, que algún derecho tendré como padre, pero llega un momento que detecto cada vez más próximo en el que este ritmo será insostenible. ¿Podré seguir poniendo excusas para ir a ver un Wigan-Leeds de la división que sea? ¿Me dejarán entrar en mi propia casa si confieso que he pasado la tarde en Boundary Park, el recién remodelado estadio del Oldham, que deja entrar el frío por cada córner como si un congelador absorbiese tus huesos, entrevistando a un futbolista que tienen a préstamo? ¿Tiene sentido que cuando cumpla cuarenta años siga haciendo viajes interminables para ver partidos que a nadie le importan entre equipos que nadie conoce? La respuesta a todas las preguntas seguramente sea un no, pero decidí que fuese un sí. Hay veces que me pregunto si hay un límite en cuanto al nivel del fútbol para descubrir, construir, relatar y ofrecer una historia que merezca la pena. Desde el día que aterricé en Inglaterra tuve claro que esa respuesta también era un no.

En Marcadorint creyeron en esta vida y me dejaron disfrutarla a mí.

Hoy soy yo quien apuesto por ellos.

Gracias y hasta siempre.

Todos los artículos de Álvaro de Grado en MI

Álvaro de Grado deja MarcadorInt

Foto de portada: MarcadorInt.

Related posts

12 comments

Sientete afortunado y sin duda merecedor de ello Alvaro.
Otros no lo somos tanto de vivir el futbol tan cercanamente como tu pero si de disfrutar de tus cronicas, articulos y opiniones por lo que te damos las inmensas gracias, ojalá te podamos leer, oir y ver cada vez mas porque eso significara que estas haciendo lo que realmente te gusta y te sale del nackle.
Un abrazo.

No se como empezar esto. Me da una pena inmensa que te vayas, eras mi guía en el mejor fútbol que hay, pero sobretodo, y aunque todavía no te conozco, eres mi amigo. Cada martes y jueves, yo no me sentaba a escuchar a un periodista, me sentaba a escuchar un amigo. Eras el amigo que me alegraba los lunes con la mejor sección que se ha hecho en el planeta. Como amigo que eres, sé que esto no es un adiós, volveré a leerte y escuchate. Mientras tanto, sé que estarás en algún estadio, viendo ” fútbol del güeno” . Disfruta muchísimo Álvaro.

Deja un comentario

*