La Valeta y sus alrededores: al fútbol maltés lo definen sus barrios

pINTADA MALTA EDU FERRER

El viajero que llegue por primera vez a las puertas de las murallas medievales de La Valeta es posible que sienta cierta desconfianza y confusión. El centro histórico de la capital maltesa se alza imponente, dominando por completo la totalidad del puerto natural en el que se ubica. Y la magnífica conservación de su estructura permite imaginar fácilmente a los caballeros que en el siglo XVI defendieron la ciudad del asedio de las tropas navales otomanas, en el famoso Sitio de Malta de 1565. Sin embargo, la entrada a La Valeta está hoy, evidentemente, invadida por los turistas y sus atracciones. Y uno se pregunta inevitablemente si está a punto de entrar en una Dubrovnik, Carcassonne o Mont-Saint-Michel de turno.

Vista nocturna La Valeta Edu FerrerVista nocturna de La Valeta (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Afortunadamente, la capital de Malta cuenta hoy todavía con casi 10.000 personas viviendo dentro de sus murallas, algo que garantiza que pese a la influencia del turismo de masas, esta preciosa ciudadela conserve casi intacta su autenticidad, gracias a los bares de barrio, los niños que juegan en las plazas, las ancianas que acuden puntualmente a las iglesias y, por supuesto, los clubes de fútbol. Bueno, mejor dicho, el club de fútbol. Ya que sería necesario un nuevo asedio para que otro equipo salvo el Valletta FC atravesara vivo los muros de la capital.

La Valeta Edu FerrerEn el centro de la capital, la mayoría de la gente apoya al Valletta FC (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Espero a que llegue la hora de mi cita con Joe Attard tomando el mejor café que probaré en todo el viaje en el Wild Honey, un pequeño local pegado a la puerta de las oficinas del club decorado con innumerables referencias a Pink Floyd. Luca, el joven italiano que lo regenta, asegura que a su bar casi nunca llegan los turistas y que vive principalmente de clientes habituales y trabajadores públicos.

La Valeta Edu Ferrer AlcoverLa sede del Valletta FC, con el Wild Honey al lado (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Como si fuese un vecino más, Joe Attard, secretario general del club, saca la cabeza por la ventana del segundo piso y me invita a subir. En la sala de reuniones, plagada de trofeos, la historia del equipo con más seguidores de la isla se manifiesta en toda su plenitud. “En realidad el origen del Valletta FC es algo disperso – matiza Joe –, a principios del siglo XX surgireron los primeros clubes alrededor de la plaza St George y en los años 30 los dos principales equipos de la ciudad eran el St.Paul’s y el Prestons. En 1935, la MFA inició una campaña para que cada ciudad maltesa tuviera un único club de fútbol. Pero no fue casi hasta el final de la Segunda Guerra Mundial que ambos clubes se unieron para formar el actual Valletta FC en 1943”.

¿Quieres visitar Malta? ¡Un destino turístico completísimo!

“Hoy en día, tenemos cerca de 1.000 socios, aunque después de haber ganado la liga y la copa esta última temporada, esperamos conseguir algunos más. De hecho, la celebración del campeonato de este año fue brutal y es evidente que la ciudad y mucha más gente del resto del país está volcada con el equipo”, explica Joe.

“Actualmente jugamos todos nuestros partidos en el estadio nacional Ta’ Qali, como la mayoría de los clubes de la liga. Pero estamos trabajando para construir nuestro propio estadio en los próximos años. La idea es profesionalizar poco a poco el fútbol maltés, conseguir inversores a través de nuevas campañas de marketing, participar en más competiciones internacionales, mejorar el nivel de nuestros jugadores y atraer a más futbolistas extranjeros”, añade.

Joe La Valeta Edu FerrerJoe Attard, secretario general del Valletta FC (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Me despido de Joe para descubrir a continuación otra de las joyas que esconde La Valeta y que, de hecho, no se encuentra en el interior de sus murallas: paseando por las calles que bajan hacia el mar, doy con una puerta en uno de los muros. Unas escaleras minúsculas me llevan a pie de agua, donde aparece un estrecho sendero por el que recorreré todo el perímetro amurallado de la ciudad, disfrutando de unas vistas espectaculares sobre Las Tres Ciudades y Sliema entre pescadores y familias que montan barbacoas al atardecer.

La Valeta Edu FerrerUn rincón más oculto de La Valeta, a pie de agua y fuera de las murallas (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Las Tres Ciudades

Saliendo de La Valeta merece la pena sin duda subirse a una de las barcas tradicionales que cruzan la bahía y que por un par de euros nos llevarán hasta las conocidas como Las Tres Ciudades. Vittoriosa (Il-Birgu), Cospicua (Bormla) y Senglea (L-Isla) son tres municipios originalmente unidos por una sola muralla y que también jugaron un papel fundamental en la batalla de 1565. Hoy viven marcadas por la pesca, la agricultura y las tradiciones y son la opción perfecta para quien prefiera pasear cerca del mar a un ritmo más pausado. Además, una de ellas, Birgu, cuenta con un equipo en la Premier League de Malta, el Vittoriosa Stars FC.

Las tres ciudades Malta Edu FerrerPanorámica de las Tres Ciudades (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Los vecinos también juegan

Aunque, según Joe Attard, el Valletta FC es el equipo con más seguidores del país, dos de sus vecinos son los clubes más laureados de la historia del fútbol maltés. El Sliema Wanderers FC ha ganado la liga en 26 ocasiones y el Floriana FC en 25.

Floriana es algo así como la antesala de La Valeta. Se sitúa en la misma colina, está también envuelta entre murallas y sus avenidas son paso obligado para todos aquellos que quieran llegar a la capital. Pero si nos detenemos a recorrer sus calles, descubriremos un barrio residencial muy agradable, plagado de parques, paseos y miradores, e incluso con un jardín botánico escondido entre los muros de la localidad.

FlorianaLa sede del Floriana FC (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Como curiosidad, en la plaza San Publiju, justo al lado de las oficinas del Floriana FC, se halla el edificio Middle Sea House, que en enero de 1945 reunió a los presidentes Churchill y Roosevelt, antes de encontrarse con Stalin en la Conferencia de Yalta.

Floriana Edu FerrerUna escena de cualquier día en las calles de Floriana (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Al otro lado de la bahía, el barrio de Sliema, más enfocado al turismo nocturno y hogar de algunos de los pisos más lujosos del área metropolitana de la capital, nos ofrece la postal perfecta de La Valeta y es además el lugar desde el que parten a diario los ferries para acceder a las islas de Gozo y Comino y a sus mejores playas.

Sliema La Valeta Edu FerrerEl barrio de Sliema (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Saliendo del principal centro comercial del barrio – en el que busco sin éxito el adaptador de corriente que no he traído a Malta –, me sorprende ver docenas de niños vestidos de corto entrando en uno de los laterales del edificio. En la puerta por la que se pierden leo “Sliema Wanderers FC”. En su interior, unas escaleras me conducen directamente hasta la azotea del centro comercial, que alberga el campo de entrenamiento de las categorías inferiores del club.

Niños Sliema EdU fERRERJóvenes jugadores de las categorías inferiores del Sliema Wanderers, en el campo de entrenamiento (Foto: © Edu Ferrer Alcover).

Martin Sacco, director de desarrollo de estos jóvenes jugadores, me explica que la celebración del Europeo tiene que ser fundamental para impulsar el fútbol en la isla: “Es muy importante, sobre todo para los más pequeños, porque estos chicos tienen muy pocas oportunidades de acudir a eventos como éste y cuando van al estadio a ver los partidos vuelven cargados de motivación para mejorar y llegar lo más lejos posible”.

En Sliema ya tenemos algunos futbolistas en la selección nacional y vemos que el nivel está mejorando mucho en los últimos años. Con la ayuda de la MFA, esta escuela se centra en la formación de chavales de 5 a 19 años en base a unos estándares que consideramos imprescindibles. Creemos que, especialmente entre los más jóvenes, ir a por resultados sin más no es lo más importante, sino lograr que el nivel del juego sea cada vez mejor”, señala.

Con sólo 400.000 habitantes, el archipiélago maltés cuenta con dos federaciones (Malta y Gozo), cuatro divisiones, dos selecciones nacionales y multitud de clubes centrados en la formación de equipos juveniles e infantiles. Queda claro, pues, que el fútbol en Malta tiene futuro y un largo recorrido por delante. Serán los chicos de todos los pueblos y barrios del país los que determinarán si Malta alcanza algún día la élite del fútbol mundial.

Related posts

2 comments

¡gran artículo! ver como pequeños estados trabajan con tanto esfuerzo para mejorar poco a poco y para algún día llegar a la élite es algo que realmente me emociona, porque demuestra que el fútbol no es solamente dinero, también es ilusión, ganas y trabajo.

Deja un comentario

*