Por si nos vuelve a pasar

Lluís Carreras Axel Torres Albert Burrull Alcorcón

De los cuatro años del CE Sabadell en la Liga Adelante aprendí muchas cosas. Lo jodido es que las fui aprendiendo poco a poco, y que me hubiera venido mejor tenerlas aprendidas cuando empezó la aventura. Pero supongo que la vida es esto.

2015 va a terminar y siempre será el año del regreso al pozo, aunque intuyo que no se quedará grabado en mi memoria con la misma fuerza y potencia que el 2011 del ascenso. Ni El Molinón, donde se confirmó el destino fatal, ocupará capítulos tan trascendentes en la historia de mi vida como aquellos que siempre tendrá dedicados Ipurua. Me pasé muchas noches temiendo cómo sería ese momento de dolor, y al final el momento de dolor fue bastante más soportable que todo aquel sufrimiento teórico por el que nos habíamos estado preparando. “¿En agosto volvemos a jugar, no? ¿Dónde? ¿En Elda? Pues vayamos a Elda.

¿De qué sirvieron las noches visionando enteras las ruedas de prensa de Carlos Terrazas cuando dirigía al Guadalajara, o de los distintos entrenadores que tuvo el Alcoyano en esa temporada 2011-2012? ¿Qué pretendíamos ver en ellas? ¿Muestras de debilidad? ¿Un pesimismo que nos ayudara a convertir nuestra incertidumbre en optimismo? ¿Por qué nos dolía el alma y perdíamos de vista el mundo ante cada ataque que recibía el técnico del milagro, Lluís Carreras, por parte de nuestros propios hinchas descontentos? Lluís se iba a acabar yendo, ya lo sabíamos, no iba a estar toda la vida sentado en el banquillo derecho de la Creu Alta, ni su hijo Marc con la camiseta arlequinada iba a ser nuestro mayor fan hasta el día del juicio final. Y aunque hicimos todo lo posible para disfrutar de cada palabra que pronunció mientras nos representaba, de cada instante del juego que nos inculcó, de cada victoria en casa conseguida a partir de un espíritu increíble y de una conexión difícil de explicar, siempre queda arrepentirse de los minutos que perdimos sufriendo por ese futuro que inevitablemente iba a acabar llegando. El día que se iba a marchar. El día que íbamos a descender.

Ambos días llegaron. Uno en 2013 y el otro en 2015. Y aquí seguimos. Con ganas de ganar el siguiente partido.

Que alguien me lo recuerde. Por si nos vuelve a pasar.

Foto de portada: Albert Burrull y Axel Torres se fotografían con Lluís Carreras después de que éste dirigiera su último partido como entrenador del Sabadell en la jornada número 42 de la temporada 2012-2013 en Alcorcón.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*