Un ambiente espectacular

Captura de pantalla (752)

La aventura de los Orlando City -cuya historia explicaba en el anterior artículo– y los New York City en la Major League Soccer empezó este pasado domingo con un empate en ese Citrus Bowl abarrotado por los 62.000 aficionados que enloquecieron con la emoción de ver a su equipo debutando en la competición.

Artículo relacionado: El sueño americano

El partido, disputado sobre una superficie sintética, demostró que ambos equipos todavía tienen automatismos que asimilar y ajustes que corregir, pero sirvió para vislumbrar la idea y el estilo de juego que los dos técnicos quieren implantar en sus respectivos equipos -en Orlando tan solo repite un jugador con respecto de la temporada pasada y New York es un equipo recién creado-.

New York City: un 4-4-2 académico

Captura de pantalla (754)Once del New York City (Foto: sharemytactics)

El equipo de Jason Kreis salió con la clara intención de atacar a partir de la posesión. Mover el balón con pausa y tranquilidad, confiar en el talento y el criterio de Diskerud en la distribución, en el desequilibrio de Ballouchy en el sector derecho y en la pegada de David Villa y Nemec en la punta de ataque, siendo el “Guaje” el delantero con mayor movilidad y dejando al eslovaco fijando a los centrales rivales.

Orlando City: movilidad y velocidad

Captura de pantalla (753)Once del Orlando City (Foto: sharemytactics)

Adrian Heath dispuso a su equipo en una especie de 4-4-1-1 que se caracterizó por la movilidad, la intensidad y la velocidad de sus jugadores. Laterales muy ofensivos, un doble pivote enormemente trabajador, Neal abandonando continuamente el sector izquierdo para generar superioridad numérica y desequilibrio por dentro, Molino dando amplitud y aprovechando su gran velocidad para ser incisivo y vertical por el sector derecho, Rivas dándole mordiente y movilidad a la punta de ataque y un Kaká extra-motivado asumiendo galones con una movilidad incesante buscando recibir entre líneas continuamente y tratando de desequilibrar con sus diagonales desde el sector izquierdo.

Primer acto: New York City de más a menos

Los neoyorquinos dominaron claramente en los primeros compases y tuvieron su única ocasión de peligro en toda la primera mitad en esa fase del encuentro con un cabezazo de Nemec que se marchó alto. Sin embargo, la circulación de balón era lenta y cada vez con menor profundidad gracias a la presión adelantada de Orlando. Poco a poco los de Adrian Heath fueron encontrándose más cómodos en el campo y pronto dejaron de sentirse intimidados por la posesión del rival. Robaban con mayor facilidad y buscaban transiciones rápidas para sorprender a la contra cuando tenían oportunidad, u optaban por un ataque combinativo cuando se encontraban con el rival organizado. Entonces, con la intención constante de encontrar al 10 en sus ataques buscaban cada vez con más insistencia haciéndose suyo el último tramo de la primera parte.

Segundo acto: alternativas y emoción hasta el final

La segunda mitad se inició tal y como había concluido la primera. Un Orlando City más enchufado y con mayor intensidad acercándose con mayor peligro al área rival. New York City no encontraba soluciones para conservar el balón lo suficiente como para recuperar el control del partido, así que Kreis dio entrada a Sheton -número dos del draft la temporada pasada- por Shea. El joven jugador estadounidense le dio más presencia al centro del campo de su equipo, ayudó en la creación y en una contra llevada por Villa estuvo a punto de marcar de tiro cruzado tras la asistencia del “Guaje”. New York City se estiró algo más y consiguió adelantarse por mediación de Diskerud -el mejor de los suyos en el partido- con un tiro desde la frontal, tras un pase de Villa en un saque de esquina servido en corto.

Poco después Heath dio entrada a Rochez por Neal -que había disminuido su aportación ofensiva en este segundo tiempo-, situando a Kaká en el sector izquierdo y colocando a Rochez junto a Rivas en la punta de ataque, pasando a un 4-4-2.

Kaka Kaka y Diskerud (Foto: mynews13)

New York sustituyó a un fatigado Diskerud por Velázquez, pasando Grabavoy -que estuvo muy discreto durante todo el encuentro- a ocupar el doble pivote junto a Jacobson, mientras que Velázquez ocupaba el sector izquierdo buscando aprovechar su velocidad en alguna contra. También entró Calle por Nemec.

Orlando acechó con más corazón que juego la portería rival hasta que finalmente la fortuna se alió con Kaká que en un libre directo impactó el balón contra un rival, lo que descolocó por completo al cancerbero Saunders y acabó suponiendo el empate en el último minuto, estableciendo un justo empate en el electrónico de un Citrus Bowl que estalló de júbilo con el gol de su estrella.

Kaka (orlandocitysc.com)Kaka celebra su gol (Foto: orlandocitysc)

No hubo tiempo para más. Reparto de puntos entre dos equipos que sin duda mejorarán con el paso de las semanas.

El sueño americano que tuvo su origen en Inglaterra, pasó por Mallorca, estuvo en Austin y concluyó en Orlando, se hizo realidad en las figuras de Phil Rawlins y Adrian Heath este pasado domingo y ello me llena de orgullo y satisfacción.

Ricardo Kaka signs for Orlando City Soccer, The Abbey, Orlando, Florida - 1st July 2014 (Photographer: Nigel Worrall)Kaka, el día de su presentación, junto a Rawlins y Heath (Foto: theguardian)
Foto de portada: www.sanluisobispo.com

Related posts

Deja un comentario

*