Verano

Campo de fútbol Focus

Cogí con tanta fuerza el Mundial que desde la final no he visto otro partido de fútbol. Llegué a la convicción de que de los amistosos me enteraría mejor leyendo y me propuse que el primer encuentro sobre el que organizaría mi vida, como acostumbro a hacer desde agosto hasta mayo, sería este próximo fin de semana, cuando arranque la liga en Inglaterra (sí, en divisiones inferiores empezó el anterior pero me he dado siete días de tregua). Salvo sorpresa o recaída inesperada, como ese cigarro tonto de por la noche que a más de uno le ha devuelto a la adicción, cumpliré con el plan inicial porque ya es larga la temporada como para andar utilizando horas de playa, de siesta y de familia con torneos de verano.

“Acabo de darme cuenta de que cuando termina la temporada, lo que más deseo es vivir todos y cada uno de los días de esas doce semanas sin fútbol como si de verdad fuese un ser humano”, Fever Pitch.

No me entusiasman los amistosos: te dejan ese saborcillo necesario de fútbol para acabar con el mono, cual yonki, pero no nutren, no alimentan, salvo alguna pequeña conclusión, como que por ejemplo, y a pesar de ser de lo mejor de la pretemporada del Manchester City –con permiso de Jovetic-, seguro que Scott Sinclair aún sigue buscando un equipo en el que jugar. De los cero minutos de fútbol que he disfrutado en este mes, me gusta hacia dónde apunta el Vanchester United, que así lo llaman por Van Gaal, me apetece ver cómo funciona el Chelsea y habrá que empezar a hacer apuestas sobre quién será el primer entrenador en perder el banquillo. Un saludo a Allardyce, Lambert o Pardew. Hasta tengo una lista de jugadores a los que no les voy a dejar ni un minuto sin respirar: en ella están Sterling y Stones porque ya son una realidad excitante y también Jack Grealish, Besic o Trippier, porque quiero que lo sean.

Campo de fútbol FocusUn amistoso cualquiera en Southend (Foto: Focus Images Ltd)

El verano en el fútbol tiene un efecto similar al de los tráilers en el cine, que enseñan lo bueno pero no lo mejor, que al fin y al cabo es la competición y, sobre todo, la competitividad. Las temporadas son largas pero peores son los veranos eternos y, aunque de momento lo llevo bien, si esto no comenzase el sábado por la mañana, me iba a acordar bastante de esa escena de ‘Un ciudadano ejemplar’ en la que Gerald Butler, ya cansado de pactos entre asesinos, amenaza a los negociadores y abogados: “Si no, me cargo a todo el mundo”.

Foto de portada: Focus Images Ltd

4 comments

Totalmente de acuerdo, los amistosos de pretemporada no me interesan lo más mínimo y en año post-Mundial ni siquiera he visto los de mi equipo. Prefiero ver incluso un Aalborg-Apoel jugándose entrar en Champions (ya no hablo de un Athletic-Nápoles) que un Madrid-Manchester Utd o Juve-Chelsea amistosos.

De acuerdo en todo. Cualquier partido oficial antes que amistosos. Solo ví los dos encuentros del Arsenal por Emirates Cup. Nada más.

Deja un comentario

*