El oro de Marozsan y Bartusiak

Maracana Río de Janeiro Brasil Focus

Para aquellos que todavía no la conocieran, Dzsenifer Marozsan demostró en Maracaná que es una chica prodigio. Lideró a Alemania en la final olímpica contra Suecia (1-2) con una actuación espectacular en la que destiló clase en todos sus toques. Cabeza erguida, técnica depurada y personalidad para aparecer en los momentos decisivos. Marozsan participó en las dos dianas alemanas: anotó la primera con un disparo de rosca que se coló por la escuadra defendida por Lindahl y provocó el segundo con un tiro de falta que pegó en el poste y cuyo rechazo introdujo accidentalmente Sembrant al fondo de la red. A nivel defensivo su aportación también fue fundamental, ya que la “10” alemana bloqueó un disparo de Schough en el área pequeña para evitar la prórroga. La jugadora más joven en debutar en la Bundesliga -antes de cumplir los 15 años- le dio a Alemania su primer oro olímpico.

Suecia planteó un partido incómodo para la selección teutona. Después de eliminar a Estados Unidos y Brasil tras sendos empates en los que inclinó la balanza en la tanda de penaltis, la selección escandinava arrancó con mayor agresividad de la esperada. Sorprendió Suecia con ataques rápidos por la banda derecha y con constantes rupturas de la delantera Jakobsson a la espalda de la zaga alemana. Sin embargo, Suecia no transformó sus zarpazos en ocasiones de verdadero peligro y poco a poco el guion mutó hacia lo esperado, con las norteñas cada vez replegadas más atrás en un 4-5-1 y buscando la velocidad de su punta para desplegarse al contragolpe.

Alemania vs Suecia - Football tactics and formations
Planteamientos de Alemania y Suecia.

Con el paso de los minutos emergió la jerarquía de las dos mejores alemanas de la final para hacerse con el control del esférico y someter al combinado sueco. La central y capitana Saskia Bartusiak completó una actuación descomunal con el esférico. Bartusiak aportó una salida limpia en cada jugada y exhibió una paleta de recursos especialmente llamativa, pues realizó desde cambios de orientación de 30 metros hasta conducciones para superar rivales. Aunque su mayor arma fueron los constantes pases verticales que permitían eliminar contrincantes y encontrar compañeras entre líneas. A falta de pocas semanas para cumplir los 34 años, el oro olímpico era lo único que le faltaba por lograr a la veterana futbolista nacida en Frankfurt, que cuenta en su palmarés con el Mundial de 2007 y varios títulos europeos tanto a nivel de clubes como de selecciones.

Ante un adversario tan sólido como el combinado sueco, la calidad de Bartusiak con la pelota fue un arma de mucho valor que se sumó a la clarividencia de Marozsan para ofrecer opciones de pase y mejorar la mayoría de jugadas que entraban en contacto con sus botas. No es casualidad que a sus 24 años el Olympique de Lyon ya haya cerrado su incorporación al club hegemónico del fútbol europeo, pues a pesar de su juventud ya actúa con la veteranía propia de una jugadora que roza una década de experiencia en el fútbol de élite.

Así pues, los mejores minutos de Alemania llegaron bajo la batuta de Marozsan y Bartusiak, si bien es cierto que fue Mittag quien perdonó la oportunidad más clara de la primera mitad cuando no pudo empujar a la red un mal despeje de la portera Lindahl. La guardameta sueca dejó algunas paradas de mérito, pero también evidenció recurrentes problemas a la hora de blocar la pelota.

Hedvig Lindahl, portera de Suecia, tuvo dificultades para blocar varios balones. La arquera escandinava juega en el Chelsea. Foto: Focus Images Ltd.
Hedvig Lindahl, portera de Suecia, tuvo dificultades para blocar varios balones. La arquera escandinava juega en el Chelsea. Foto: Focus Images Ltd.

El guion del partido cambió en la segunda mitad, cuando el dominio alterno del primer periodo se convirtió en superioridad del combinado teutón. Alemania abrió la lata a los tres minutos con el tiro a la escuadra de Marozsan, que dejó a Suecia especialmente tocada. Las escandinavas quedaron noqueadas y tardaron muchos minutos en reacccionar, tanto que cuando despertaron ya iban 0-2 abajo en el marcador tras un despeje defectuoso de Sembrant que introdujo la pelota en su propia portería.

Sin embargo, Suecia se metió en el partido de nuevo gracias a un gran jugada colectiva culminada por Blackstenius. Aparecieron Seger y Asllani en la elaboración del gol e hicieron dudar a las alemanas, más precavidas en la recta final. Suecia pasó a jugar con dos delanteras, fue más directa e intentó sorprender con las incorporaciones de las jugadoras de segunda línea, con Schelin protagonizando varias conducciones que pusieron en problemas a la zaga rival. Una de ellas generó la ocasión que pudo provocar la prórroga, pero Schough desperdició su oportunidad con un mal control que permitió a Marozsan llegar a tiempo para interceptar su disparo a portería.

Alemania no firmó un partido brillante, pero enlazó mejores minutos de fútbol en una final olímpica en la que aprovechó el peor momento de Suecia para castigarla con dos goles que las escandinavas nunca parecieron capaces de anotar. Tras varios intentos, por fin llegó el oro que tanto ansiaban las Mittag, Behringer, Krahn y Bartusiak. Un oro que con toda seguridad intentarán revalidar las Marozsan, Leupolz, Däbritz y Kemme, llamadas a liderar el fútbol alemán en los próximos años.

Alexandra Popp of Wolfsburg is distraught as Olympique Lyon celebrate winning the UEFA Women's Champions League Final at Mapei Stadium, Reggio Emilia Picture by Anthony Stanley/Focus Images Ltd 07833 396363 26/05/2016
Tras las decepción que supuso perder la última final de la Champions, ahora Alexandra Popp podrá celebrar la consecución del oro olímpico con la selección alemana. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*