Autoridad alemana

Selke Stark Alemania Edu Ferrer Alcover

Alemania se clasificó para la final olímpica de fútbol masculino con una autoridad insultante. Derrotó a Nigeria por 0-2 y a pesar de que el último tanto llegara casi en el tiempo de descuento, el combinado teutón no sufrió en prácticamente ningún momento. No arrolló al adversario como hizo Brasil contra Honduras, pero controló el tempo del partido con facilidad, generando superioridades sin cesar en la medular y moviendo el esférico en las zonas que siempre le interesaron. Ayudó, por supuesto, abrir la lata antes del minuto 10, pero el despliegue futbolístico de Alemania fue tan bonito visualmente como eficaz.

Alemania - Football tactics and formations
Así jugó Alemania contra Nigeria en la semifinal.

La victoria se edificó alrededor de la acumulación de efectivos en la medular. Gnabry partía desde la banda izquierda, pero prácticamente nunca pisaba la línea de cal para liberar el carril y permitir las incorporaciones de Klostermann. El futbolista del Arsenal, uno de los pilares de Alemania en los JJOO con 6 goles anotados, se juntó con Meyer y Lars Bender en el perfil zurdo, donde a menudo también aparecía Brandt, el extremo derecho. Así Alemania siempre habilitaba varias líneas de pase y conservaba el balón a la espera de algún movimiento que sorprendiera a Nigeria, que basculaba para intentar compensar las superioridades teutonas. En una fantástica jugada colectiva Gnabry apareció en la frontal del área para filtrar un pase definitivo hacia Meyer, que le puso el 0-1 en bandeja a Lukas Klostermann. El lateral izquierdo del RB Leipzig actuó prácticamente como extremo y emergió en el área pequeña para empujar la pelota a placer.

Klostermann. Foto: MarcadorInt.
Klostermann abrió la lata y completó una fantástica primera mitad. Foto: MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Nigeria no respondió en ningún momento al guion alemán, implacable a lo largo de los 90 minutos. La selección africana asustó en una acción en la que Horn les regaló una ocasión tras un mal toque con los pies, pero más allá de esa jugada ni siquiera intimidó al contragolpe. Para ello fue vital el desempeño de la pareja de centrales europea. Matthias Ginter y Niklas Süle defendieron de maravilla a 50 metros del arquero, se anticiparon a los delanteros con facilidad y apenas concedieron ventajas a los contrincantes. Las pocas veces que los africanos pisaron el área teutona se mostraron firmes para ir al suelo a bloquear los disparos de Nigeria. Parecían hombres contra niños.

Sin embargo, el partido mantuvo la emoción hasta el final porque Alemania dominaba el choque pero no lograba cerrarlo de forma definitiva. La Mannschaft mantenía la posesión, controlaba los tiempos y escondía la pelota, pero no la metía por segunda vez en el arco de Daniel. Para ser honestos, ni siquiera lo intentó con mucha asiduidad, si bien es cierto que parecía que a la mínima que subiera una marcha más el ritmo del duelo encontraría la sentencia. El 0-2 definitivo llegó en un contragolpe conducido por Brandt en el que Selke asistió a Nils Petersen para clasificar a la delegación alemana para su primera final de fútbol masculino. Como Brasil, jamás han ganado el oro. Y si el equipo femenino derrota a Suecia este viernes, Alemania puede erigirse como la gran dominadora de la categoría con dos oros.

Finales de fútbol en los JJOO:

Viernes 19 de agosto, 22:30h: Suecia-Alemania (fútbol femenino)

Sábado 20 de agosto, 22:30h: Brasil-Alemania (fútbol masculino)

Foto de portada: Edu Ferrer Alcover (Todos los derechos reservados).

Related posts

Deja un comentario

*