Presión olímpica

Neymar Focus

Empató ayer Brasil en su debut en los Juegos Olímpicos (0-0 contra Sudáfrica) y al final del partido se palpaba un mix de emociones. Siempre al límite, siempre a flor de piel, tal y como se vive el fútbol en ese país. Tengamos en cuenta el llanto casi exagerado, forzado a niveles de “culebrón” de jueves tarde, de tragedia griega y cruel de Eurípides; ese it’s over que parece poseer a los brasileños tras perder o empatar en casa en un partido importante. Ahora sumemos la tranquilidad normal y aceptable de que queda mucha competición y lo normal es clasificarse para cuartos. Esa agitación y esa presión a la vez es lo que hace tan difícil a Brasil competir en los certámenes en casa. Falta, obviamente, añadir el toque de la manida maldición olímpica que debe romperse sí o sí. También un césped indigno del torneo en el que es usado y también una dosis de fortuna del rival. Y ya lo tenemos todo. Y es que sí, lo de Sudáfrica ayer tuvo un mérito tremendo, pero también es justo decir que lo normal –visto el juego (aunque atropellado y ansioso) de Neymar y compañía– hubiera sido una victoria holgada de los anfitriones.

Brasilia Nacional
El Nacional de Brasília fue el escenario del estreno de Brasil en los Juegos. Foto: MarcadorInt (todos los derechos reservados).

Ya sabíamos el once que tenía en mente Rogério Micale. Apuesta por un 4-3-3 en el que las dudas siempre están centradas en los tres del centro del campo: Thiago Maia, Renato Augusto y Felipe Anderson. Todos ellos son físicos y los dos últimos son buenos llegadores, pero dejan dudas en su capacidad de organización. Y realmente por allí falló el equipo: demasiado plano, demasiado Brasil siglo XXI cuando todo el mundo parece reclamar el retorno al XX. Entró Rafinha, aunque el jugador del Barça es un poco más de lo mismo. Obviamente, lo de arriba es otra película: es increíble que con tanta pólvora Brasil no acertara en incontables ocasiones. Neymar, un par de veces, en bonitas jugadas individuales, estuvo muy cerca del gol. La verdad es que capitán del equipo no se arrugó ante la presión asfixiante de más de 200 millones de personas que amenazan con chafar su talento y su mente. Están ahí, apiñados unos encima de otros, pero el del Barça está hecho de un material nihilista que parece ignorar este tipo de circunstancias. Y su mano derecha en el terreno de juego son los chicos de moda. Gabriel y Gabriel. “Gabigol” parece estar más formado en general que Gabriel Jesus y, aunque su potencial sea inferior a priori, ayer enseñó algo más de madurez que el nuevo jugador del City, que se perdió en infinitos desmarques hacia la nada. La mejor ocasión, de hecho, la tuvo él, fallando un gol sin portero que debió hacer mirar para otro lado a Guardiola. Por si eso fuera poco, entró Luan, quien probablemente fue el único jugador que agitó el partido. Eso sí, cuando Sudáfrica estaba ya con 10.

¿Ah, pero Sudáfrica jugó?

Sí, vaya que si jugó. Pido perdón por la omisión hasta el momento. Jugó como se supone que se debe jugar: como un bloque. Tiene chicos rápidos arriba, sobre todo Modiba y Mothiba. Cierra huecos atrás y es bastante dura. Su intensidad fue tan alta que Mateu Lahoz acabó expulsando a un jugador por doble amarilla. Tremendo. Mvala pegó la segunda patada y se fue a los vestuarios como diciendo: “sí, le he dado, ¿qué pasa?”. Aún así aguantaron, sufrieron y vivieron de la mala puntería local y de las paradas de Khune. Al final del trayecto en Brasilia, los sudafricanos tienen los mismos puntos y los mismos oros olímpicos en fútbol masculino que Brasil.

Presión contra ilusión, esto sigue.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

No creo que Rafinha sea mas de lo mismo. Para mi tiene mas calidad que los otros 2. Nada más entrar le dio una gran asistencia a Neymar que pudo ser el 1.

Vi el primer tiempo y Brasil jugó mal. Gabigol no toma buenas decisiones aún y Gabriel Jesus fue maniatado por la defensa africana. Neymar juega en un rol que parece le es extraño. Lo especialmente llamativo fue ver falencias en otroras ‘fuertes’ brasileros: control orientado, centros, pases asociativos.

Hoy me entero que empata a 0 con Irak.

Deja un comentario

*