Los elegidos de Brasil y Argentina para los Juegos Olímpicos

Maracana Río de Janeiro Brasil Focus

La mayor parte de los futbolistas de las selecciones de Argentina y Brasil que participarán en los Juegos Olímpicos de Río juegan en Sudamérica. Desconocidos para muchos, tienen un gran talento para dar el salto a Europa a corto plazo.

Pese a los últimos descabellados acontecimientos que han sucedido en el fútbol argentino, el técnico Julio Olarticoechea ha conseguido armar un equipo que, a priori, parece ser competitivo. Un mosaico de futbolistas con grandes cualidades individuales y que, con un mínimo funcionamiento colectivo, pueden ser candidatos al medallero. Por otro lado, Brasil convive con la presión de ser los anfitriones, de su papel en las últimas competiciones y de no haber ganado un oro que puede suponer una revancha para el fútbol más ganador de la historia. De ellos dependerá controlar sus emociones y absorber el escenario para tener opciones.

Selección de Brasil

Lista Brasil Olímpica Weverton

– Weverton (Atlético Paranaense): citado a última hora por la baja de Fernando Prass (Palmeiras). Esta temporada ha encajado 34 goles en 43 partidos. Portero que destaca por sus reflejos; reacciona peor a los disparos desde larga distancia que a los remates a bocajarro. Especialista en la tanda de penales.

– Rodrigo Dourado (Internacional): pieza esencial en el engranaje del Internacional campeón del Gaúcho 2015. Fue elegido mejor mediocentro del torneo. Elegante en sus conducciones, inteligente a la hora de ofrecer una vía de pase, siempre está ordenado, sabe cuándo sorprender y es tan eficaz como práctico en los pases.

– William (Internacional): lateral derecho con proyección, despliegue y potencia. Se trata de un jugador muy participativo en ataque, veloz y con criterio en sus internadas. Debe ordenarse en defensa, pero tiene margen. No es un prodigio táctico pero cumple.

– Gabriel Barbosa (Santos): 19 años y tres temporadas en el fútbol profesional. Puede jugar en todas las posiciones de ataque, pero desde la banda derecha su impacto es mayor. Crea ventajas a través de sus regates y conducciones, tiene una buena zurda para centrar desde la izquierda o buscar la diagonal desde el otro costado.

– Walace (Grêmio): el centrocampista más posicional de la lista. En Brasil a este perfil de futbolista se le llama “primer volante” y tiene como función ser el responsable de sacar la pelota desde atrás y, a partir de allí, superar líneas del rival. Walace es correcto en esa faceta, pero destaca en la recuperación y en el desgaste que hace cada partido.

– Rodrigo Caio (São Paulo): Autuori, técnico de Sao Paulo hace tres temporadas, retrasó su posición y pasó de ser mediocentro a desenvolverse como defensa central. En las selecciones inferiores de Brasil ha jugado de pivote o incluso de interior con llegada. Pero en esta ocasión formará la pareja de centrales titular junto a Marquinhos. Asentado en la línea defensiva de São Paulo, Rodrigo Caio destaca por su buena salida de balón; es su mejor virtud. En defensa, y pese a que hay una evidente evolución, deja dos o tres errores por partido y es más contundente en área rival que en la suya propia. Para ser central, tiene gol.

– Luan (Grêmio): los inicios de Luan están en la banda izquierda, desde donde trazaba diagonales para irse hacia el centro. Roger Machado, actual técnico de Grêmio, lo asentó en la posición de ‘9’. A raíz de este cambio, hubo una evolución y una mejoría considerables, tanto en las cifras goleadoras como en su influencia en el juego. Explotó como un punta muy móvil, cayendo a los costados y bajando a recibir.

– Gabriel Jesus (Palmeiras): como Luan, empezó su carrera como profesional desde la línea de cal, pero explotó como un ‘9’ –posición en la que también se desenvolvió en la Copinha–. Es ágil y habilidoso. Su velocidad le permite sacar ventaja sobre la lentitud de los centrales de Brasil, virtud que aprovecha muy bien Palmeiras. Al espacio rompe y es desequilibrante. Por otro lado, interpreta muy bien las situaciones dentro del área. Es frío. Sabe cuando acelerar o frenar y define de maravilla.

– Thiago Maia (Santos): desde su flojo Mundial sub-20 con Brasil ha ido de menos a más. Actualmente es un fijo en el once del Santos. Destaca por su despliegue físico, su recuperación, su simpleza en los pases y su disparo desde media distancia. En los últimos amistosos de la selección ha sido el eje que acompañaba a Rafinha y Felipe Anderson, por lo tanto, y a expensas del sacrificio de los interiores, deberá sujetar solo el centro del campo. No luce tanto porque es un futbolista en el que te fijas después de ver tres partidos seguidos del Santos, pero el trabajo que hace para que Gabriel Barbosa o Lucas Lima ataquen defendiendo lo mínimo es fundamental.

– Zeca (Santos): los laterales del Santos suelen ser muy protagonistas en sus partidos. Jugador diestro que se desenvuelve como lateral izquierdo, pese a que la figura de Douglas Santos (lateral izquierdo titular), lo desplazará a la banda derecha. Tiende a profundizar mucho por dentro para aprovechar su buen disparo de larga distancia.

Listas de convocados para el torneo de fútbol masculino de los Juegos Olímpicos 2016

Selección de Argentina

Lista Argentina Olímpica

– Axel Werner (Atlético de Madrid): nuevo fichaje del Atlético procedente de Atlético Rafaela (buena escuela de porteros: Sara, Conde o Barovero). 20 años, diestro, mide 191 centímetros. Sobrio por arriba, de buena potencia de piernas, ágil, rápido de reflejos y difícil de batir en el uno contra uno, pues aguanta bien. Tiene una tarea pendiente a mejorar a corto plazo: el juego con los pies. Rulli, Bonansea (Villarreal) y él son, por el momento, los proyectos más interesantes para hacerse un hueco en la selección absoluta argentina.

– Joaquín Arzura (River Plate): pese a vivir un año complicado en River, donde ha jugado más con el filial que con el primer equipo, es uno de los volantes con más proyección del fútbol argentino. Teniendo como punto de partida su primera etapa en Tigre, hay probabilidades de que vuelva a levantar el nivel. Mediocentro defensivo, aporta tanto en la creación del juego (buen pase corto, pese a que arriesga poco) como en la recuperación.

– Leandro Vega (River Plate): de los últimos proyectos de las divisiones inferiores de River. Central zurdo, pese a que por circunstancias muchas veces se ha visto con la responsabilidad de jugar de lateral izquierdo. Firme en la marca y muy claro para salir jugando.

– Cristian Pavón (Boca Juniors): atrevido, veloz y con un cambio de ritmo demoledor. En Colón de Santa Fe, donde comenzó su carrera como profesional, arrancaba desde bien arriba, como punta, pese a que caía mucho hacia la banda derecha. A día de hoy es fijo en ambas bandas, pero el carril izquierdo le da ese plus de conducir por dentro y aprovechar su pegada desde fuera del área.

– Giovani Lo Celso (Rosario Central, cedido por PSG): volante o enganche. Demostró carácter desde que subió a primera y en pocos partidos llamó la atención de todos. Técnico y con mucho talento, se asocia muy bien. Vive entre líneas pero rechaza el choque porque físicamente es frágil. La zurda de Lo Celso da sentido a los desmarques de los puntas: lee de maravilla los movimientos del delantero. Probablemente, es el futbolista más cerebral de la selección.

– Lisandro Magallán (Boca Juniors): propiedad de Boca Juniors, ha estado cedido este año en Defensa y Justicia. De la mano de Ariel Holan ha sumado minutos en primera y ha madurado como jugador. La primera intención de Magallán es salir jugando siempre. En ese aspecto, y debido al estilo que propone su equipo, ha progresado, pero todavía sufre lagunas en defensa. Después de su debut con Boca, sufrió una lesión de larga duración que frenó en seco su progresión.

– Víctor Cuesta (Independiente): central contundente y en plena madurez deportiva. De buen pie, rápido al cruce, potente y con excelente juego aéreo. Pilar imprescindible en la defensa argentina y uno de los mejores centrales del fútbol local.

– Lautaro Gianetti (Vélez): por necesidad y por la apuesta de Vélez en sus juveniles, apareció este último semestre Lautaro Giannetti, un defensor con personalidad, contundente, agresivo pero desordenado e indisciplinado tácticamente. Debe controlar su temperamento y medir sus anticipos: salta mal, a destiempo y suele cargarse con una amarilla fácilmente. Christian Bassedas (técnico de Vélez) lo considera clave y está consolidado en su estructura, así que ahora buscará revancha en la selección después del horrible papel en el Sudamericano sub-20 de 2013.

– José Luís Gómez (Lanús): pertenece a Racing pero está a préstamo en Lanús. Estuvo un año cedido en San Martín de San Juan, donde explotó. Lateral con mucho recorrido que sabe incorporarse al ataque, con buen regate y que centra bien. Debe mejorar en tareas defensivas. Por su capacidad ofensiva y su manejo en el uno contra uno ha llegado a jugar de extremo.

– Alexis Soto (Banfield): hacía tiempo que no se veían dos laterales argentinos con tanta predisposición a atacar y que fueran resolutivos. Alexis Soto es un perfil parecido a José Luís Gómez pero ocupando el lateral izquierdo. Defiende bien, pero ataca mejor. Lateral con buen recorrido y una buena zurda.

– Jonathan Calleri (São Paulo): máximo goleador de la última edición de la Libertadores con nueve goles. Juega mejor de espaldas que de cara. Insiste en ir al choque, pelea cada balón y trabaja en defensa, pero con la pelota en los pies es bastante limitado. Cuantos menos toques necesite para disparar, más opciones hay de que haga gol.

– Santiago Ascacibar (Estudiantes de la Plata): “He visto a pocos jugadores como Ascacibar, capaces de abstraerse de la presión pese a su juventud. El otro fue Rulli”. Así lo define Verón. Futbolista con un despliegue extraordinario y que entrega bien, es inteligente y fino para jugar. La facilidad que tiene en el quite es más por intuición y lectura del juego que por su agresividad en la marca.

– Mauricio Martínez (Rosario Central): nueva incorporación para Coudet y Rosario Central procedente de Unión de Santa Fe. Centrocampista muy dinámico, de gran despliegue, que abarca mucho campo robando y también atacando. Clásico box-to-box con calidad, entrega, potencia y llegada.

– Giovanni Simeone (River Plate): en River no se le dio el tiempo, la paciencia y la confianza necesaria para que se consolidara. Bien es cierto que tenía mucha competencia. Su paso por Banfield le ha servido para sumar minutos y asentarse en primera división. El hábitat de Giovanni Simeone es el área; le cuesta asociarse fuera de ella. Buen rematador, siempre bien posicionado. Olfato e instinto de cara a gol.

– Cristian Espinoza (Huracán): llegará al Villarreal después de haber jugado toda la vida en Huracán. Un viejo y clásico wing. Veloz, vertical y encarador. En la derecha explota mejor su habilidad: desde ahí desequilibra. Sabe cuándo y cómo recibir, pero su toma de decisiones con la pelota es un aspecto a mejorar.

Foto de portada: Maracanã, sede de la Final del torneo de fútbol masculino. Autor: Focus Images Ltd.

Related posts

3 comments

Andrea,

Nos puedes decir algo sobre Lucas Romero? Una frase sobre que tipo de jugador es?

Sobre Thiago Maia y Rodrigo Dourardo, que opciones ves de que sean fichados por equipos europeo y que clase de ewuipos a corto plazo, y de que triunfen en Europa?

Bienvenida!. Aclaraciones: En arqueros del futuro podríamos agregar a Batalla, arquero de River. Arzura no juega en el filial de River, porque en Argentina no hay equipos B. Pavón debutó profesionalmente en Talleres de Córdoba. Por lo demás muy completo, con datos que desconocía como lo del arquero argentino del Villarreal.

Deja un comentario

*