Football League Tales: A Hard Day’s Night

Picture by Rob Fisher/Focus Images Ltd +44 7450 945824
19/10/2013
Grant McCann of Peterborough United sits out against Shrewsbury Town during the Sky Bet League 1 match at London Road, Peterborough.

Siempre me ha dado un poco de rabia el no ser muy bueno jugando al fútbol. Siendo más joven me resultaba verdaderamente frustrante. Nunca destaqué y me lo achacaba bastante. Obviamente, con el paso del tiempo uno lo va aceptando. Pero me entristecía que algo que me apasionaba tanto y a lo que le dedicaba muchas horas no se me diese bien. Podría hablar o escribir sobre ello, mas nunca podría protagonizarlo (luego comprendí que un gol sabe a gloria hasta en las categorías más bajas, hasta en las pachangas más mundanas, pero en aquel momento no tenía esta perspectiva). Cuando ya me di cuenta de que el sueño de ser futbolista me venía tan bien como una camisa XXL, me entró un delirio de grandeza y pensé que entonces debía ser entrenador. Comencé a fantasear con la idea y pronto tuve claras dos cosas que tendrían que figurar en todo contrato que firmase. En primer lugar, me tendrían que permitir jugar por lo menos un amistoso con el equipo por temporada. En segundo lugar, me tendrían que dejar vivir en la ciudad deportiva o en el estadio. Todos estos pensamientos, que estaban guardados en un caja en el trastero de mi mente, volvieron por un momento a la luz esta semana cuando leí el siguiente titular: “Peterborough United: Grant McCann slept at training ground after Oldham Athletic loss”.

Lo publicaba la BBC. Grant McCann, entrenador del Peterborough United, había dormido en la ciudad deportiva después de la derrota de su equipo en Oldham por 2-0 el pasado martes. Ese partido le había sentado fatal a McCann, ex-futbolista del Peterborough durante cinco años y ahora míster del equipo desde el pasado mes de mayo. El técnico norirlandés de sólo 36 años -que está afrontando en el Peterborough su primera aventura en los banquillos- dejó duras declaraciones tras el partido: “Ha sido probablemente nuestro peor encuentro desde que llegué. Sinceramente, estoy asqueado con la actuación del equipo”, dijo un decepcionado McCann. Lo que no se sabía entonces era que, cuando el equipo volviese a Peterborough por la noche, el entrenador de Belfast se quedaría trabajando y finalmente durmiendo en las instalaciones del club. “Vamos a tener que trabajar muy duro. Tendremos que estar todos juntos y tendremos que dar lo máximo por este club. Yo estoy seguro de que es lo que voy a hacer. El otro día pasé la noche aquí (en las instalaciones de entrenamiento) pensando en el día siguiente, en cómo puedo sacar lo mejor de los jugadores para el sábado”, contó McCann al canal de YouTube del Peterborough después de aquella noche en la que se vio el partido repetido nada más llegar y comenzó a preparar su próximo compromiso liguero.

Grant McCann en su época como jugador del Peterborough United. Foto: Rob Fisher/Focus Images Ltd.
Grant McCann en su época como jugador del Peterborough United. Foto: Rob Fisher/Focus Images Ltd.

¿Y por qué tanta exigencia? ¿En qué está metido el Peterborough United? Pues bien, los Posh (así se apoda al club) son octavos a cuatro puntos de los puestos de promoción de ascenso. McCann quiere hacer todo lo posible para que el equipo cierre el curso en playoffs y pueda luchar por volver a Championship cuatro años después de su último descenso. Pero no atraviesan su mejor momento. De los últimos siete partidos que han disputado, sólo han ganado uno. La goleada que sufrieron ante el Chelsea en su vista a Stamford Bridge en la FA Cup fue tolerada porque, dentro de lo que cabe, es comprensible perder frente a un equipo Premier. En cambio, el 5-1 que encajaron en Bury la semana pasada sí que fue un jarro de agua fría para los Posh. Este sábado intentarán dejar atrás las recientes derrotas con un triunfo en casa. Recibirán al MK Dons, equipo de la zona medio-baja de la tabla.

Foto de portada: Rob Fisher/Focus Images Ltd

Football League Tales: cada viernes, una historia sobre la segunda, la tercera o la cuarta división inglesa.

-19 de agosto de 2016: El Burton de Clough.
-26 de agosto de 2016: Oliver Burke.
-2 de septiembre de 2016: Morecambe.
-9 de septiembre de 2016: En Northampton hacen zapatos.
-16 de septiembre de 2016: Josh Morris.
-23 de septiembre de 2016: Like father, like son.
-30 de septiembre de 2016: Tammy Abraham.
-7 de octubre de 2016: Un West London Derby en Craven Cottage.
-14 de octubre de 2016: Oxford.
-21 de octubre de 2016: Con clase.
-28 de octubre de 2016: Ethan Ampadu, una nueva esperanza.
-4 de noviembre de 2016: Sawyers, internacional por San Cristóbal y Nieves.
-11 de noviembre de 2016: Entrevista a Massimo Luongo.
-18 de noviembre de 2016: El Wycombe Wanderers, un equipo profesional que pertenece a sus aficionados.
-25 de noviembre de 2016: Gareth Ainsworth, jugador-entrenador y leyenda del Wycombe.
-2 de diciembre de 2016: Matt Bloomfield, un futbolista peculiar.
-9 de diciembre de 2016: EFL Futures.
-16 de diciembre de 2016: Rowett out, Zola in.
-23 de diciembre de 2016: Sunday League Mandeville.
-30 de diciembre de 2016: Pies fríos en Wigan.
-6 de enero de 2017: Play it again, Elokobi.
-13 de enero de 2017: Desde el barro.
-20 de enero de 2017: Bogle, el gol del Grimsby.

Related posts

Deja un comentario

*