Football League Tales: Los dos toffees que lideran la medular del Oxford

Focus Images Ltd

Los filiales de los clubes de la Premier League están repletos de prometedores futbolistas que se entrenan como profesionales en instalaciones de máximo nivel. Todas las líneas de estos equipos suelen ofrecen algo interesante: desde el central con un físico prodigioso hasta el delantero que suma de tres en tres, pasando por el típico mediocentro al que ya le apodan el nuevo Beckham o el extremo con una técnica soberbia. Sin embargo, en la mayoría de los casos sólo un par de ellos acaban abriéndose un hueco en el primer equipo. Al aumentar sus ingresos, los clubes de la Premier, grandes y pequeños, se pueden permitir fichar a más jugadores de calidad en cada mercado. Esto mejora el nivel de la liga, pero a su vez supone menos oportunidades para los canteranos. Si consiguen estar en el lugar y el momento adecuado, los que sean realmente buenos podrán dar el salto, como ha sido el caso de Marcus Rashford en el Manchester United hace un año o el de Tom Davies en el Everton esta temporada. Pero por el camino son muchas las promesas que no logran progresar en el club –las renovaron con el fin de hacerlas más competitivas, pero las ligas de filiales todavía están lejos de aproximarse a la experiencia real que aporta el fútbol profesional- y que ante la falta de oportunidades acaban perdiéndose en un ir y venir de cesiones. John Lundstram (1994) y Ryan Ledson (1997) seguían esta ruta hasta que decidieron dejar de esperar a que la estrecha puerta del primer equipo se abriese y se marcharon a la Football League con un contrato permanente para crecer como futbolistas en un proyecto estable.

Las trayectorias de Lundstram y Ledson, dos talentosos mediocentros de respectivamente 23 y 19 años, comparten múltiples paralelismos. Son originarios de Liverpool, de ahí que hablen con el característico acento scouse de la ciudad de Merseyside, e ingresaron en la Academy del Everton siendo muy pequeños. Ambos fueron pasando por las categorías inferiores, coincidieron en el filial y llegaron a entrenarse con el primer equipo — Ledson incluso debutó en un partido de Europa League en Krasnodar. Cada uno probó suerte saliendo cedido, pero como a la vuelta todavía no se veían con opciones de tener sitio en la primera plantilla, acabaron marchándose de forma permanente al Oxford United. Lundstram firmó en 2015 y ya lleva el brazalete de los yellows, y Ledson llegó un año después. Ahora, codo con codo, lideran el centro del campo del equipo de la emblemática ciudad universitaria. Lundstram y Ledson son dos ejemplos de futbolistas que optaron por dejar el filial de un club grande para tener protagonismo en la Football League. Además de seguir un camino muy similar y de jugar en la misma posición, Lundstram y Ledson también tienen en común su mayor virtud: son dos grandes pasadores que dominan tanto el registro en corto como en largo -destaca sobre todo la lectura de los espacios de Ledson-, y eso sin descuidar su notable despliegue defensivo.

Artículo relacionado:

Football League Tales: Oxford

Cuando Lundstram llegó al Oxford United, el equipo estaba en League Two (cuarta división). En su primer año quedaron segundos y ascendieron así a tercera 16 años después. Entonces, siguiendo los pasos de su ex-compañero, Ledson fichó por el Oxford. Para haber estado tanto tiempo sin jugar en tercera, el equipo ha completado un gran curso liguero. Capitaneado por Lundstram, el Oxford estuvo luchando hasta el final por meterse en el playoff y acabó siendo octavo (el campeonato regular se terminó el pasado fin de semana). En ningún momento se conformaban con menos. Como nos contaba un jugador del equipo a principios de temporada, su objetivo no era la permanencia, sino acabar en los puestos altos de la tabla. También nos lo repetiría el propio Lundstram cuando todavía tenían opciones de cerrar el curso en puestos de promoción de ascenso: “nuestra ambición esta temporada es meternos en el playoff”.

Finalmente no pudieron ir a por un segundo ascenso consecutivo, aunque sí que visitaron Wembley. En abril, el Oxford United disputó la final del EFL Trophy ante el Coventry City ante 72.000 espectadores. Cayeron derrotados, pero aun así los jugadores yellows vivieron una tarde para el recuerdo. “Jugar una final en Wembley es algo increíble. A pesar de que hayamos perdido, ha sido una gran experiencia”, nos contaba Ledson. Por su parte, Lundstram destacaba lo especial que era jugar ante tantos aficionados: “El apoyo de los fans es importantísimo. Se nota cuando están encima porque te dan un plus a la hora de hacer carreras, a la hora de dar pases, a la hora de luchar por cada balón dividido… Su empuje te ayuda mucho a lo largo del partido”.

En el filial del Everton, Lundstram y Liedson jugaban ante pocos espectadores. Ahora en el Oxford tienen a toda una afición a sus espaldas. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
En el filial del Everton, Lundstram y Liedson jugaban ante pocos espectadores. Ahora en el Oxford tienen a toda una afición a sus espaldas. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

Por eso se fueron al Oxford; para vivir ese tipo de experiencias. Por eso y porque en el Everton su situación se había complicado. Como decíamos, ambos siguieron un guión similar. Inconformes con jugar en la liga de filiales, se marcharon cedidos a la Football League (Lundstram estuvo en el Doncaster, Yeovil, Leyton, Blackpool y Scunthorpe; Ledson en el Cambridge) y cuando regresaron se toparon con dos factores que, combinados, dificultaban su progreso: el entrenador del primer equipo había cambiado y algunos de los jugadores de su mismo puesto que se habían quedado en el filial habían ganado importancia. Le sucedió a Lundstram y le sucedió a Ledson. El club les ofreció continuar, pero no aceptaron. “Fue duro dejar el Everton porque era mi club de toda la vida, llevaba allí desde pequeño. Pero esto se trata de jugar; para ser un buen futbolista necesitas ganar mucha experiencia en el fútbol profesional y eso las academias no te lo dan”, nos cuenta Ledson. Y Lundstram coincide: “Es muy importante acumular partidos como profesional desde una edad temprana. En la Premier League es muy difícil tener una oportunidad, así que buscar experiencia en la Football League es fundamental. Yo todavía soy joven, pero ya noto que tengo mucho a mis espaldas. He jugado más de 100 partidos de liga con 23 años, por lo que puedo afirmar que salir del Everton, por difícil que fuese, me ha ayudado a crecer como futbolista”.

John Lundstram se convirtió en el nuevo capitán del Oxford United el pasado verano. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.
John Lundstram se convirtió en el nuevo capitán del Oxford United el pasado verano. Foto: Simon Moore/Focus Images Ltd.

¿Se nota mucho el cambio de la liga de filiales a la Football League? “Sí, bastante. Aquí el juego se desarrolla a un tempo mucho más alto, hay mucha más presión y tienes que ser más fuerte porque los partidos son más físicos. En la liga de filiales, en cambio, el juego es menos directo y los partidos son más lentos: un equipo tiene el balón, luego lo tiene el otro… pero falta ritmo”, responde Ledson. “Sólo tengo 19 años. Espero que a base de ganar experiencia algún día pueda llegar a jugar al máximo nivel”, añade. La de Ledson es una situación común: un futbolista con técnica y visión de juego por encima de la media al que la Premier League 2 se le queda corta y que por lo tanto quiere desafiarse a sí mismo en la Football League. Aunque ese cambio suponga pasar a un juego más físico y duro en el que les resultará más complicado relucir su clase, estos jugadores aceptan forjarse en el infrafútbol con el fin de poder llegar algún día a la élite, donde suele predominar un fútbol más atractivo.

La temporada de Lundstram y de Ledson fue positiva, aunque para este último el curso se acabó antes de lo que le hubiese gustado. Tras unos primeros meses en los que tuvo poca presencia porque padeció una lesión, Ledson regresó al once en noviembre y a partir de ahí lo jugó prácticamente todo, llegando a ganar el premio al mejor jugador joven de febrero de la EFL. En marzo se perdió varios partidos, pero por un buen motivo: fue convocado por la selección inglesa sub-20. Sin embargo, en el tramo final de la temporada se volvió a lesionar. Ledson se perdió las últimas jornadas de liga y también podría quedarse fuera de la lista para el Mundial Sub-20 que se disputará este verano en Corea del Sur.

Ryan Ledson capitaneó a la selección inglesa que ganó el Europeo Sub-17 en 2014. Foto: Focus Images Ltd.
Ryan Ledson capitaneó a la selección inglesa que ganó el Europeo Sub-17 en 2014. Foto: Focus Images Ltd.

Después de haber tenido un dulce reencuentro, Lundstram y Ledson sueñan con que el Oxford pueda pelear por el ascenso la temporada que viene. Sin duda alguna, ambos conforman una de las parejas de mediocentros más interesantes de la Football League. “Ya jugamos juntos en el Everton, así que venir aquí y compartir el centro del campo con él ha sido genial”, afirma Ledson, que asegura que Lundstram es ‘un gran compañero’. Éste, a pesar de ser el mayor, no le da muchas lecciones. “Ledson es un jugador muy bueno, así que no necesita que se le den muchos consejos (ríe). Espero poder seguir jugando junto a él durante muchos años”, concluye Lundstram.

Se asemejan a la historia de Lundstram y Ledson la de anteriores protagonistas de esta sección, como Massimo Luongo o Sergi Canós, que dejaron respectivamente el Tottenham y el Liverpool para crecer en la Football League. Es un dilema muy recurrente en la carrera de muchos jóvenes futbolistas: ¿quedarse y luchar por una oportunidad en el primer equipo que quizás nunca se presente o marcharse para ganar experiencia asumiendo el riesgo de quedarse fuera del radar? Tener a los filiales integrados en la pirámide del fútbol inglés -como en España- podría cambiar la situación, ya que los jugadores de las academias podrían competir como profesionales en el mismo club mientras que esperan la llamada del primer equipo. Los partidarios de esta idea defienden que el nivel de los jugadores ingleses aumentaría considerablemente porque desde muy jóvenes estarían expuestos a un fútbol muy exigente. No obstante, esta opción tiene muchos detractores: los aficionados de los clubes de la Football League nunca querrían tener a filiales en su liga porque lo considerarían una falta de respeto (de ahí que el nuevo formato del EFL Trophy suscitara tanta polémica).


Se terminó la temporada regular de League One

Liderado por su capitán Billy Sharp, que fue el máximo anotador de la competición con 30 goles, el Sheffield United ganó el título de League One. Foto: James Wilson/Focus Images Ltd.
Liderado por su capitán Billy Sharp, que fue el máximo anotador de la competición con 30 goles, el Sheffield United ganó el título de League One. Foto: James Wilson/Focus Images Ltd.

A la segunda y cuarta división todavía les queda una jornada, pero la tercera inglesa terminó el pasado fin de semana. Algunos equipos ya conocían su destino, pero el de otros se decidió en esa última fecha del campeonato. Este es el balance final:

Ascenso directo

Sheffield United (1º, regresa a Championship seis años después) y Bolton Wanderers (2º, vuelven sólo un año después).

Playoff

La otra plaza de ascenso a Championship será para el Scunthorpe United (3º), el Fleetwood Town (4º), el Bradford City (5º) o el Millwall (6º).

La ida del playoff se disputó este jueves y la vuelta será la semana que viene. Estos fueron los primeros resultados:

Bradford City 1-0 Fleetwood Town

Millwall 0-0 Scunthorpe

Descenso

Port Vale (21º), Swindon Town (22º), Coventry City (23º) y Chesterfield (24º).

Foto de portada: Focus Images Ltd

Football League Tales: cada viernes, una historia sobre la segunda, tercera o cuarta división inglesa.

-19 de agosto de 2016: El Burton de Clough.
-26 de agosto de 2016: Oliver Burke.
-2 de septiembre de 2016: Morecambe.
-9 de septiembre de 2016: En Northampton hacen zapatos.
-16 de septiembre de 2016: Josh Morris.
-23 de septiembre de 2016: Like father, like son.
-30 de septiembre de 2016: Tammy Abraham.
-7 de octubre de 2016: Un West London Derby en Craven Cottage.
-14 de octubre de 2016: Oxford.
-21 de octubre de 2016: Con clase.
-28 de octubre de 2016: Ethan Ampadu, una nueva esperanza.
-4 de noviembre de 2016: Sawyers, internacional por San Cristóbal y Nieves.
-11 de noviembre de 2016: Entrevista a Massimo Luongo.
-18 de noviembre de 2016: Un equipo profesional que pertenece a sus aficionados.
-25 de noviembre de 2016: Gareth Ainsworth, jugador-entrenador y leyenda del Wycombe.
-2 de diciembre de 2016: Matt Bloomfield, un futbolista peculiar.
-9 de diciembre de 2016: EFL Futures.
-16 de diciembre de 2016: Rowett out, Zola in.
-23 de diciembre de 2016: Sunday League Mandeville.
-30 de diciembre de 2016: Pies fríos en Wigan.
-6 de enero de 2017: Play it again, Elokobi.
-13 de enero de 2017: Desde el barro.
-20 de enero de 2017: Bogle, el gol del Grimsby.
-27 de enero de 2017: A Hard Day’s Night.
-4 de febrero de 2017: Del Rovers al City, todo es Bristol.
-10 de febrero de 2017: El desolado Coventry irá a Wembley.
-17 de febrero de 2017: Un paso atrás para ganar minutos.
-24 de febrero de 2017: Segundas oportunidades.
-3 de marzo de 2017: Tiempos duros en Brisbane Road.
-10 de marzo de 2017: Tom Cairney disfruta como nunca.
-17 de marzo de 2017: Un vínculo especial.
-24 de marzo de 2017: Late equaliser.
-31 de marzo de 2017: The Brian Clough Way.
-7 de abril de 2017: Day out at Wembley.
-14 de abril de 2017: Día festivo en Griffin Park.
-21 de abril de 2017: Sergi Canós, un regreso idílico.
-28 de abril de 2017: “Este ascenso ha sido vital para el Plymouth”.

Related posts

Deja un comentario

*