Football League Tales: No one likes them

Millwall players celebrate after winning the Sky Bet League 1 play-off final at Wembley Stadium, London
Picture by Glenn Sparkes/Focus Images Ltd 07939664067
20/05/2017

No one likes us (no le gustamos a nadie)’, grita a todo pulmón un hincha del Millwall que tengo delante en la salida del metro de Wembley Park, ‘we don’t care (no nos importa)’, responde la multitud del mismo equipo que también se dirige al estadio. Era la primera de muchas veces que iba a escuchar el cántico esa tarde. No mienten: su fama de controvertidos hooligans dispuestos a meterse en líos les convierte en una de las aficiones más odiadas del país. Esa tarde, el Millwall se enfrentaba al Bradford City en la final del playoff de League One.

Más de 50.000 espectadores presenciaron el encuentro en Wembley. Había una ligera superioridad en número de la afición del Millwall, pues sólo habían tenido que cruzar Londres en diagonal desde el sudeste de la ciudad. La del Bradford, en cambio, venía del condado de West Yorkshire en el norte del país.

Para el Millwall, un ascenso suponía volver a Championship dos años después de su último descenso. La temporada pasada ya habían estado cerca de regresar al segundo escalón del fútbol inglés, pues también llegaron a la final del playoff. Aquel encuentro en el que se enfrentaron al Barnsley lo empezaron cuesta arriba: encajaron a los dos minutos y recibieron un segundo golpe a los veinte. A pesar de que recortaron distancias antes del descanso, no lograron empatar y en el segundo tiempo llegó el 3-1 definitivo. Al contrario que el año pasado, cuando se clasificaron sin apuros para el playoff al terminar cuartos, esta temporada el equipo dirigido por Neil Harris -en su día jugador del equipo, comenzó su andadura como entrenador en el filial, después cogió al primer equipo de forma interina y ahora lleva dos años en el banquillo- ha llegado más justo. No fue hasta la última jornada cuando certificaron su presencia en las eliminatorias de promoción. Se disputaban la sexta plaza con el Southend United, que tenía un punto menos que ellos. En ese último encuentro se enfrentaron en Bristol al Rovers; mientras que el Southend recibía en casa al Bury. Al descanso, el Millwall ganaba por 2-3 en un partido loco y el Southend por 1-0. De acabar así, el Millwall conservaba el sexto puesto. Pero se les metió el miedo en el cuerpo cuando en el 74’ encajaron el tanto del empate. Se quedaban sin playoff. Entonces, a falta de cinco minutos para el final, se volvieron a poner por delante con un tanto del defensor Shaun Hutchinson.

El Bradford no sufrió para meterse en el playoff, ya que se había pasado casi toda la temporada en el top-6 y acabó quinto, igual que el año pasado. Entonces también se habían visto las caras con el Millwall en el playoff, aunque fue en semifinales: perdieron por 1-3 en la ida y empataron 1-1 en la vuelta. Durante esta temporada volvieron a empatar a uno en las dos ocasiones en las que se enfrentaron, así que en Wembley tenían una tercera oportunidad de revancha. De ganar, el Bradford regresaría a segunda división trece años después. 

Antes del partido había quedado en verme un momento fuera del estadio con Matt, un antiguo compañero de colegio que es aficionado del Bradford. Se puso a llover, así que le esperé bajo el techo una parada de bus. Dos hinchas del Bradford también vinieron a la parada para refugiarse de la lluvia, y acto seguido se unieron dos del Millwall. “Uh, cuidado, dos hinchas peligrosos del Millwall”, bromeaba uno de los del Bradford. A partir de ahí se pusieron a conversar los cuatro, repasando sus respectivas temporadas y diciendo por qué cada uno se merecía más el ascenso. Entremedias iban intercambiando algún grito o cántico con los fans del mismo equipo que pasaban por delante y también brindaban con sus bebidas.

Un aficionado del Bradford antes de la final. Foto: Miguel Mosquera/MarcadorInt.
Un aficionado del Bradford antes de la final. Foto: Miguel Mosquera/MarcadorInt.

Abandoné la parada cuando llegó Matt. Nos pusimos un poco al día y hablamos sobre el partido. Estaba nervioso y le había costado conciliar el sueño la noche anterior. Decía que a pesar de que lo hubiesen hecho bien el año pasado en liga, esta temporada no esperaba que llegasen a Wembley y que por lo tanto, había sido una grata sorpresa. Quería el acenso, sí, pero lo más importante era el ‘day out’: viajar toda la afición y disfrutar del día en Wembley. ‘It’s about the occasion’, decía. Él había venido a Londres con su hermano, su tío y su primo.

Con el paso de los minutos, el Bradford, practicante de un fútbol más asociativo, se fue asentando en campo rival. Pero en cuanto ganaba la posesión, el Millwall, perro peleón, avasallaba a los Bantams (apodo del Bradford que hace referencia a un tipo de gallina que hay en su escudo) con balones a la espalda. El empate a nada no se movía del marcador y a la final se le ponía cara de prórroga. Pero en el 85’, Steve Morrison, delantero galés de 33 años y pelo canoso, remató la prolongación de un centro en el segundo palo y marcó así el gol de la victoria. La afición del Millwall rugió como el león que hay en su escudo. Poco después ya estaban cantando aquello de ‘no one likes us, no one likes us, no one likes us, we don’t care, we are Millwall, super Millwall, we are Millwall, we are Millwall from The Den’.

Foto de portada: Glenn Sparkes/Focus Images Ltd

Football League Tales: cada viernes, una historia sobre la segunda, tercera o cuarta división inglesa.

-19 de agosto de 2016: El Burton de Clough.
-26 de agosto de 2016: Oliver Burke.
-2 de septiembre de 2016: Morecambe.
-9 de septiembre de 2016: En Northampton hacen zapatos.
-16 de septiembre de 2016: Josh Morris.
-23 de septiembre de 2016: Like father, like son.
-30 de septiembre de 2016: Tammy Abraham.
-7 de octubre de 2016: Un West London Derby en Craven Cottage.
-14 de octubre de 2016: Oxford.
-21 de octubre de 2016: Con clase.
-28 de octubre de 2016: Ethan Ampadu, una nueva esperanza.
-4 de noviembre de 2016: Sawyers, internacional por San Cristóbal y Nieves.
-11 de noviembre de 2016: Entrevista a Massimo Luongo.
-18 de noviembre de 2016: Un equipo profesional que pertenece a sus aficionados.
-25 de noviembre de 2016: Gareth Ainsworth, jugador-entrenador y leyenda del Wycombe.
-2 de diciembre de 2016: Matt Bloomfield, un futbolista peculiar.
-9 de diciembre de 2016: EFL Futures.
-16 de diciembre de 2016: Rowett out, Zola in.
-23 de diciembre de 2016: Sunday League Mandeville.
-30 de diciembre de 2016: Pies fríos en Wigan.
-6 de enero de 2017: Play it again, Elokobi.
-13 de enero de 2017: Desde el barro.
-20 de enero de 2017: Bogle, el gol del Grimsby.
-27 de enero de 2017: A Hard Day’s Night.
-4 de febrero de 2017: Del Rovers al City, todo es Bristol.
-10 de febrero de 2017: El desolado Coventry irá a Wembley.
-17 de febrero de 2017: Un paso atrás para ganar minutos.
-24 de febrero de 2017: Segundas oportunidades.
-3 de marzo de 2017: Tiempos duros en Brisbane Road.
-10 de marzo de 2017: Tom Cairney disfruta como nunca.
-17 de marzo de 2017: Un vínculo especial.
-24 de marzo de 2017: Late equaliser.
-31 de marzo de 2017: The Brian Clough Way.
-7 de abril de 2017: Day out at Wembley.
-14 de abril de 2017: Día festivo en Griffin Park.
-21 de abril de 2017: Sergi Canós, un regreso idílico.
-28 de abril de 2017: “Este ascenso ha sido vital para el Plymouth”.
-5 de mayo de 2017: Los dos toffees que lideran la medular del Oxford.
-12 de mayo de 2017: EFL finale.
-19 de mayo de 2017: 700 miles, what do you get?

Related posts

Deja un comentario

*