Magic man

Jack Payne of Southend United on the ball during the Sky Bet League 2 semi final play off second leg at Roots Hall, Southend
Picture by Daniel Chesterton/Focus Images Ltd +44 7966 018899
17/05/2014

Hay un tipo de emoción muy difícil de igualar que a veces se produce viendo un partido de fútbol: descubrir a un jugador. Alguien a quien no conoces, que ni siquiera te suena, y te enamora en tres movimientos con un balón. Ese efecto de ilusión se te mete por el cuerpo como una culebrilla y dura días, quizás meses, hasta que lo vuelves a ver. Ahora es muy fácil calmar esa ansiedad de vídeos, pues basta con investigar por internet para dar con alguna recopilación de sus mejores jugadas, su trayectoria y hasta la procedencia de sus abuelos, pero hace unos años no tenía cura inmediata. Veías a un futbolista que te había entrado por los ojos y tenías que vivir del recuerdo, de lo magnífico que siempre es el pasado, congelándolo en la memoria para utilizarlo de vez en cuando. Ocurrió para todos los públicos con Maris Verpakovskis el día que regateó a nosecuantos jugadores de Alemania en la Eurocopa de 2004. Fue una jugada que alquiló un espacio en el corazón de todos los que la vieron, aunque no terminó en gol, y cuando un tiempo después llegó al Getafe, donde en España se le podía juzgar cada fin de semana, el buen sabor de aquella imagen se perdió al descongelarse.

Ejemplos hay miles en función de la persona a la que preguntes, pero la sensación de entusiasmo nunca se pierde. Y hay algo de personal en cada caso concreto: los que para mí son especiales, para ti quizás no, porque tú no viste ese partido que yo sí vi, o al revés, y por lo tanto crece en cada uno un sentimiento paternalista con determinado jugador, al que defenderás porque lo viste hacerlo fenomenal.

Un balón (Foto: Focus Images Ltd)
Un balón (Foto: Focus Images Ltd)

El aficionado al fútbol va creciendo y madurando así cada año, descartando o eligiendo a los futbolistas que le gustan, hasta que los nuevos podrían ser sus hijos, y después sus nietos. Descubrir a un jugador es el mejor experimento social para medir al ser humano: ¿Cuándo conociste a Sergio Canales? Cuando metió en dos jornadas seguidas, una contra el Sevilla, y sólo era un adolescente. ¿Cuánto te convenció Harry Kane? Cuando se salió en Año Nuevo contra el Chelsea, te dirán algunos. ¿Cuál es tu primer recuerdo de Marc Muniesa? El día que debutó y al poco tiempo lo expulsaron.

Nos vamos tatuando jugadas durante años, goles que permanecen siempre y que luego nos sirven de biografía. No es necesario que los futbolistas lleguen a estrellas y cada uno tenemos nuestra lista personal e intransferible de historias. En la mía hay de todo y aquí van unos nombres que forman parte de ella: el día que Sterling marcó cinco goles con el juvenil del Liverpool, cuando Jamie Vardy jugaba en quinta división, o ver el debut de Youri Tielemans y que luego se lo rife media Europa. Hay éxitos y hay otros que siguen con sus carreras a otro ritmo: un Josh McEachran que llenaba de ilusión en 2010, ese Nick Powell al que fichó el Manchester United o el Nathaniel Chalobah, ahora un cedido más del Chelsea, que no logra encontrar su sitio en el fútbol profesional.

A todos ellos se les quiere en función de cómo entraron en tu vida.

La semana pasada puse el único partido que emitían por televisión. Jugaba el Southend en casa, Roots Hall, que todavía tiene la esperanza de alcanzar los puestos de playoff a segunda división. Hay partidos que se ven a zarpazos: se miran a ratos y luego se pierde la atención durante un tiempo. Cada vez que me fijaba bien, Jack Payne hacía algo. Un toquecito con la izquierda, un regate para dentro, un pase en profundidad, una asistencia. Terminó marcando el 3-1 definitivo con un gol maravilloso, definiendo ante el portero con un leve toque picando el balón, y para ese momento ya no dejaba de fijarme en él: “Magic man!”, decía el narrador. Con la inquietud del momento necesité conocer más: tenía 21 años y este curso lleva 8 goles.

Lo fascinante ocurrió después, ya que en mi intento por indagar aún más casi no tuve opción. Internet no escondía apenas vídeos suyos, sólo comentarios exaltados de los fans, y me pareció tan puro y tan bello que ojalá no lo fiche nadie nunca.

FICHA DEL JUGADOR
Nombre: Jack Payne.
Edad: 21 años.
Equipo: Southend.
Posición: Mediapunta.

Cada lunes, un protagonista del fútbol en Inglaterra.

– 21 de marzo: Will Buckley.
– 14 de marzo: Neil Warnock.
– 7 de marzo: Jed Wallace.
– 29 de febrero: Dael Fry.
– 22 de febrero: Jake Livermore.
– 15 de febrero: Martin Samuelsen.
– 8 de febrero: Lee Tomlin.
– 1 de febrero: Chuba Akpom.
– 25 de enero: Ben Pearson.
– 18 de enero: Jordan Pickford.
– 11 de enero: Michael Woods.
– 4 de enero: Sam Byram.
– 21 de diciembre: George Green.
– 14 de diciembre: Tony Watt.
– 7 de diciembre: James Wilson.
– 30 de noviembre: Bobby Zamora.
– 23 de noviembre: Dani Pinillos.
– 16 de noviembre: Brandon Barker.
– 9 de noviembre: Freddie Woodman.
– 2 de noviembre: Marco Djuricin.
– 26 de octubre: George Evans.
– 19 de octubre: Sean Morrison.
– 12 de octubre: Leon Clarke.
– 5 de octubre: Sergio Aguza y Cristian Benavente.
– 28 de septiembre: Blair Turgott.
– 21 de septiembre: Sergi Canós.
– 14 de septiembre: Marvin Sordell.
– 7 de septiembre: Jordy Hiwula.
– 31 de agosto: Bakary Sako.
– 24 de agosto: Duncan Watmore.

Los futbolistas del lunes de la temporada 2014-2015

Los futbolistas del lunes de la temporada 2013-2014

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*