Cinco cifras

8610893224_9c6b8c9a69_b

Cuando llegas a Brighton te cuentan que esto es el sur de Londres. Que tú puedes trabajar en la capital pero perfectamente puedes tener tu casa en la ciudad costera. Al fin y al cabo no es mucho más de una hora en coche. Pero con el buen tiempo que hace estos días apetece mucho más estar en Brighton, con el solecito mirando desde arriba desde que amanece a las 6am, con los que salen a correr, con las terrazas a lo largo de todo el seafront, un poquito de música y en manga corta, que ya iba tocando. Te pones ahí a leer el Argus, el periódico local que informa de todo lo que ocurre en el condado de Sussex, y se te va la tarde en dos rondas de limonada.

En uno de los breves de la semana pasada, el Argus informaba de que el Brighton&Hove Albion había ofrecido hasta cinco cifras (¡Oh! ¡Wow! ¡Cinco cifras! No decían la cantidad, destacaban que eran “cinco cifras” de oferta) por Jed Wallace el pasado mes de enero que el Portsmouth había rechazado. Portsmouth, para quien no lo sepa, es una ciudad relativamente cercana a Brighton, a la que en tren llegas en una hora, por lo que la vida no habría cambiado de forma dramática para Jed Wallace si en invierno hubiese cambiado de equipo.

8610893224_9c6b8c9a69_b

Jed Wallace, jugador del Portsmouth (Foto: Pompey Love)

 

Pero el Brighton no le quería por la cercanía de las ciudades.

Jed Wallace acaba de cumplir 19 años y estuvo la primera mitad de la temporada cedido en el Whitehawk FC: éste es un club de un barrio al este de Brighton, a diez minutos en autobús desde el centro, que juega en la séptima categoría del fútbol inglés y que hace un par de semanas confirmó su ascenso a la Conference South. Allí juega, por ejemplo, el hermano de Adam El-Abd, central del Brighton, y allí jugó hasta enero Jed Wallace.

Se salió.

En Brighton se quedaron con su nombre. Sabían que había un chavalito que la estaba rompiendo en el segundo equipo de la ciudad (de hecho, a partir de la próxima temporada, el Whitehawk pasará a llamarse Brighton City) y que había que tantearlo. Probaron con una oferta en enero. Pero nada. Jed Wallace volvió al Portsmouth, un club destrozado económicamente y que acaba de descender a League Two, y se ha convertido en el mejor del Pompey en la segunda mitad de curso, en una excusa para ver fútbol y en la gran esperanza para sacar dinero a corto plazo. Esta semana ha sido llamado por primera vez por Inglaterra Sub 19.

Quizás las cinco cifras empiezan a quedarse cortas.

Jed Wallace no es un genio, pero es lo más parecido que han visto este año en Portsmouth.

Related posts

Deja un comentario

*