Así se construye un Monaco campeón

Kylian Mbappe of AS Monaco FC celebrates scoring their first goal against Manchester City during the UEFA Champions League match at Stade Louis II, Monaco
Picture by Stefano Gnech/Focus Images Ltd +39 333 1641678
15/03/2017

Hasta proclamarse campeón de la Ligue 1 este miércoles (por primera vez desde el 2000) han tenido que ocurrir muchas cosas en la vida del Monaco durante los últimos años, empezando por el descenso de categoría vivido en mayo de 2012. Sí, porque el Monaco estaba jugando en la segunda categoría del fútbol francés en el curso 2012/13. Ya entonces el magnate ruso Dmitry Rybolovlev había accedido a la propiedad del club y dejaba claras sus intenciones: convertir al Monaco en un equipo ganador y no escatimar en cuanto a esfuerzos económicos.

2013: cerca de 150 millones de euros de gasto en fichajes

Pocos días después de sellar el ascenso a la Ligue 1, el Monaco dio un golpe sobre la mesa: desembolsó 70 M € en Portugal (para adquirir a James Rodríguez y a Joao Moutinho) y consiguió atraer al que entonces era posiblemente uno de los cinco mejores futbolistas del planeta (Radamel Falcao). Nacía la conexión entre este nuevo rico del fútbol mundial y los jugadores representados por Jorge Mendes.

La inversión fue tan grande que se aproximó a los 150 millones de euros y solo fue superada ese verano por otro club europeo, un Real Madrid que firmaba entonces a Gareth Bale, Asier Illarramendi, Isco Alarcón y Dani Carvajal. Aquel Monaco, dirigido en el banquillo por Claudio Ranieri, centraba sus esfuerzos en juntar grandes dosis de talento de mediocampo hacia delante -descuidando algo más la línea defensiva-. El conjunto monegasco fue subcampeón esa misma temporada, aunque el recorrido se vio gravemente alterado por la lesión de rodilla sufrida por Falcao en un partido de la copa francesa. El colombiano tardaría mucho tiempo en volver a ser un delantero de garantías y se iría cedido dos temporada seguidas al fútbol inglés: primero al Manchester United y luego al Chelsea, en ambos casos sin apenas éxito. La de Radamel es una figura clave para entender las distintas etapas que atraviesa el Monaco en este tiempo.

Falcao Monaco Focus
Falcao sufrió una grave lesión de rodilla en enero de 2014 / Foto: Focus Images Ltd

2014: venta de James y solo 21 M € de gasto en fichajes

El Monaco modifica su política de fichajes en el verano de 2014. La regulación implantada por la UEFA en forma de ‘fair play financiero’ era incompatible con una gestión basada en el gasto de grandes cantidades de dinero en fichajes, al ser el Monaco una entidad sin demasiados ingresos (realmente muy pocos en comparación con lo que generan los grandes de Europa).

Vadim Vasilyev, vicepresidente del Monaco, lo explicaba así en 2014: “Tenemos que ajustar el tamaño del proyecto. Entiendo a la gente, a los aficionados que están decepcionados, pero era necesario y dará sus frutos. Es un proyecto a largo plazo, todavía tenemos ambiciones. El presidente [Rybolovlev] todavía quiere pelear por ello y sigue apasionado por ello, ya que ama el fútbol. Necesitamos tener un proyecto razonable, así que hacía falta modificar el proyecto.”

La marcha de James Rodríguez al Real Madrid dejaba entonces 75 millones de euros en las arcas del estadio Louis II. Una cantidad muy distinta de los tan solo 21 M € que el club destinó aquel verano a la contratación de nuevos futbolistas: firmaron a Aymen Abdennour del Toulouse y a Tiemoué Bakayoko del Rennes. El resto fueron cesiones -algunas de ellas con opción de compra- como las de Bernardo Silva, Fabinho, Maarten Stekelenburg y Wallace. Sí, Fabinho y Bernardo Silva. Se estaban poniendo las primeras piedras del actual Monaco de los jóvenes, aunque aquello no convencía por completo a muchos aficionados del equipo. La drástica reducción del dinero invertido en fichajes hizo que diversos grupos de aficionados monegascos expusiesen que “se sentían traicionados por los esloganes empleados por el club y las falsas promesas de que James y Falcao guiarían al club a nuevas alturas”. La realidad, y de ahí su decepción y el miedo de que Rybolovlev se cansase de invertir en el equipo de fútbol, es que los colombianos jugarían la temporada 2014/15 en Madrid y en Manchester, respectivamente.

Jardim llegó en 2014 procedente del Sporting de Portugal / Foto: Focus Images Ltd
Jardim llegó en 2014 procedente del Sporting de Portugal / Foto: Focus Images Ltd

Pese al adiós de James y de Falcao, Leonardo Jardim (en su primera temporada en el banquillo monegasco) dirige al club hasta los cuartos de final de la Champions League, donde caen por la mínima frente a la Juventus. Antes habían eliminado y vencido en Londres al Arsenal. Claramente empiezan a despuntar en ese equipo futbolistas que no superan los 23 años: Layvin Kurzawa, Fabinho, Geoffrey Kondogbia, Bernardo Silva, Yannick Ferreira-Carrasco o Anthony Martial.

2015: se acentúa la apuesta por el scouting y los jóvenes 

Ya no queda ninguna duda en el verano de 2015 de que el Monaco ha dejado atrás los días de gran desembolso para contratar a jugadores consagrados como ocurrió en su día con Falcao, James y Moutinho. Ya no buscan eso. El plan es otro y tiene una premisa muy clara: fichar y vender bien. El Monaco ingresa 160 millones de euros durante el mercado veraniego de 2015, que incluye la salida de Martial al Manchester United (sin incluir los bonus de la operación), la venta de Kondogbia al Inter, la marcha de Kurzawa al PSG, la mudanza de Abdennour a Valencia, el fichaje de Carrasco por el Atlético de Madrid o el traspaso de Lucas Ocampos al Olympique de Marsella.

Vadim Vasilyev, presidente del Monaco, en 2015: “Siempre hay dos maneras de proceder: una es invertir una gran cantidad de dinero y hacerlo rápido, y la otra es construir poco a poco un proyecto sostenible con un buen departamento de scouting y una academia para la formación de los futbolistas. Esto último es lo que hemos decidido hacer. La filosofía que queremos para el Monaco consiste en fichar a jugadores jóvenes y talentosos y rodearlos de futbolistas con más experiencia de los que puedan aprender a desarrollar todo su potencial. Todo ha cambiado mucho y muy rápido en los últimos tiempos. Equipos como el Manchester City o el Paris Saint-Germain han recibido sanciones [por el ‘fair play financiero’] y eso es algo que ni yo ni el presidente deseamos que ocurra porque no tiene sentido desperdiciar la inversión. Es de sentido común.”

No todos los fichajes realizados por el Monaco en 2015 acaban siendo un éxito. Por ejemplo, incorporan a Ivan Cavaleiro, Adama Traoré, Rony Lopes, Gabriel Boschilia, Guido Carrillo, Allan Saint-Maximin, Corentin Jean, Farès Bahlouli, Stephan El Shaarawy, Vagner Love, Mario Pasalic, Helder Costa o Fabio Coentrao. Una retahíla de futbolistas que no han tenido un gran impacto en el Louis II de Monaco. Pero faltan otros nombres por mencionar en relación a ese verano: Fabinho y Thomas Lemar. Compran los derechos del jugador brasileño pagando 6 millones de euros al Rio Ave y abonan otros 4 M € al Caen para hacerse con los servicios del prometedor zurdo Lemar. Fabinho y Lemar, dos piezas angulares del Monaco que en 2017 será campeón de liga y semifinalista de la Champions League.

fil-manchestercity-asmonaco-21
Mbappé aparece como uno de los nombres propios del fútbol europeo en el curso 2016-17 / Foto: Focus Images Ltd

2016: una defensa completamente nueva

2016 sirve al Monaco para reforzar su punto débil: la defensa. En el mes de enero pagan 11 millones de euros por el zaguero brasileño Jemerson y en verano gastarán otros 39 M € para traer a Benjamin Mendy, Kamil Glik y Djibril Sidibé. El Monaco apenas gasta en 2016 un euro más que el destinado a armar una línea defensiva completamente nueva. Ellos compondrán el cuarteto defensivo del Monaco campeón.

El 2 de julio se anuncia la contratación de Antonio Cordón, tras 17 años trabajando en el Villarreal, como director deportivo del Monaco. Ocupará la vacante dejada por el portugués Luis Campos, pieza clave en el Principado entre 2013 y 2016. “Es uno de los más brillantes directores deportivos. Antonio nos aportará toda su experiencia, su calidad humana y su talento para los fichajes. Estoy convencido de que va a contribuir al crecimiento del Monaco”, afirma el vicepresidente Vasilyev.

Del once tipo del Monaco campeón, tan solo dos de sus integrantes llegaron antes de la implantación de la nueva política de fichajes en 2014. El guardameta Danijel Subasic ya era el arquero en segunda división y Falcao es el único superviviente de la época de los fichajes multimillonarios -Moutinho es más suplente que titular en este equipo-. A partir de 2014 es cuando se incorporan los Bernardo Silva, Lemar, Bakayoko, Fabinho, Sidibé, Mendy, Glik y Jemerson. El único cuya llegada tiene un origen distinto es Kylian Mbappé, producto de la cantera que debutó con el primer equipo en diciembre de 2015. Desde entonces, y especialmente a partir de este mes de febrero, su crecimiento ha sido meteórico. Mbappé llegó con 15 años a la academia del Monaco y todo hace indicar que dejará algún día en las arcas del club más dinero que Martial (el Manchester United ya ha pagado 10 millones por objetivos más los 50 fijos).

“No era un objetivo prioritario ganar la liga”, reconoció hace un mes Antonio Cordón en una entrevista con el programa ‘Fuera de juego’ de ‘ESPN’. Aunque ahora la plantilla del Monaco parezca igual de buena (o mejor) que la del Paris Saint-Germain, lo cierto es que en agosto resultaba casi impensable que el cetro de la Ligue 1 no siguiese en manos de los parisinos. La explosión de Mbappé, el resurgir de Falcao o la consagración de talentos como Bernardo y Lemar han acelerado todo y han hecho posible que hoy el Monaco celebre su primera liga desde el 2000. El último joven talento que recaló en la ciudad monegasca fue Jorge, un lateral brasileño de vocación ofensiva procedente del Flamengo. Si Jorge se adapta al fútbol galo, evoluciona y logra explotar todo su potencial, el Monaco ya tendrá preparado dentro de su propia plantilla al recambio de Benjamin Mendy cuando el ‘3’ francés sea traspasado por una elevada cantidad de dinero a un grande del continente. Es una forma de actuar con previsión en materia de compra y venta de futbolistas.

Antonio Cordón, director deportivo del Monaco, en ‘ESPN’: “Es un club con un modelo equilibrado de compra y venta de jugadores. En principio tratamos de tener una base de jugadores con experiencia que sean el núcleo del equipo y, a partir de ahí, tener jugadores jóvenes que salgan de la cantera y jugadores jóvenes que podamos comprar. El Monaco es un equipo muy atractivo para toda la gente de Europa y siempre ocurre que muchos equipos quieren a nuestros jugadores. Supongo que en algún momento habrá que vender y habrá que comprar. Es ley de vida.”

Nada hace pensar que el Monaco vaya a cambiar ahora esta política de fichajes que les ha llevado a ganar el campeonato de la regularidad en Francia y a unas semifinales de la Champions. La pregunta no es si venderán futbolistas este verano, sino cuáles serán los elegidos, cuáles serán las ofertas que sí acepte el Monaco (llegarán muchas por Mbappé, Mendy, Lemar, Fabinho, Bernardo, Bakayoko y cía). Algunos se irán y otros se quedarán.

Al mismo tiempo se abrirá la puerta de entrada para recibir a los fichajes por los que apueste la dirección deportiva que dirige Antonio Cordón. Uno de los primeros puede ser Youri Tielemans, el formidable centrocampista belga de 20 años cuyo traspaso esperan cerrar al término de la temporada. El ciclo de compra y venta continuará. Como diría Cordón, es ley de vida.

El Monaco negocia la incorporación de Tielemans / Foto: Focus Images Ltd
El Monaco negocia la incorporación de Tielemans / Foto: Focus Images Ltd
Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

Vaya trabajazo del Mónaco, y sobretodo de esa dirección deportiva y departamento económico, Que díficil debe ser modificar el proceso y saberse reinventar. Una lástima que equipo con mucho más potencial por afición y cantera no estén llevando este mismo proyecto a menor escala obviamente, casos de Betis, Valencia y Málaga creo que puede crecer de la mano de políticas similares, aunque con un crecimiento menor

Deja un comentario

*