Aquel Burdeos de Blanc

Marouane Chamakh Focus

El título de la Ligue 1 logrado por el PSG este miércoles (pese a la derrota ante un Rennes que con su triunfo en el Parque de los Príncipes se salva matemáticamente del descenso) es el segundo de la carrera de Laurent Blanc como entrenador. Sin embargo, difícilmente podrá considerarse el más meritorio. Aunque su puntuación será esta temporada más alta (ya suma 83 y quedan dos jornadas) que cuando ganó el campeonato con el Burdeos (80) en la 2008-2009, triunfar en París con la plantilla actual no parece tan difícil como hacerlo con un Girondins que se convirtió en el heroico luchador que acabó con la tiranía de un Lyon que llevaba siete títulos consecutivos. Blanc consiguió que Yoann Gourcuff, Marouane Chamakh o Benoît Trémoulinas parecieran estrellas mundiales. Nunca volvieron a alcanzar el mismo nivel cuando sus caminos se alejaron.

Su Burdeos, no lo olvidemos, acabó primero de grupo en la Champions 2009-2010 por delante del Bayern de Múnich y la Juventus de Turín con 16 puntos de 18 posibles. Le ganó los dos partidos al conjunto de Louis van Gaal (2-1 y 0-2), que pasó como segundo y luego acabaría alcanzando la final de Madrid, en la que caería ante el Inter de Mourinho. Sólo Hugo Lloris, con sus fenomenales intervenciones, evitó que el Bayern y el Girondins se volvieran a cruzar en semifinales. Él sostuvo a un Lyon que, dirigido por Claude Puel, logró firmar su mejor participación en la Copa de Europa cuando ya se encontraba en el ocaso de su ciclo victorioso.

Aquel Burdeos de Blanc tenía hasta tres variantes tácticas. Ninguna de ellas se parecía al 4-3-3 con el que ha encontrado la mejor versión de su PSG actual. Gourcuff era un jugador tan específico y tan indiscutible, sin competencia posible en el liderazgo futbolístico, que su ubicación como media punta liberado era innegociable. Si el equipo debía protegerse más porque el rival era muy fuerte, Blanc prescindía de un punta y formaba con doble pivote. Si tenía que enfrentarse a rivales encerrados, le bastaba con Alou Diarra y situaba a Cavenaghi como acompañante de Chamakh para que el marroquí se asociara con Gourcuff en sus clásicos movimientos de apoyo o de caídas a los costados. Aunque ahora parezca una mediocridad en el Crystal Palace, el rendimiento de Chamakh en los años de Blanc en Burdeos explica perfectamente por qué el Arsenal y el Liverpool se pelearon por ficharlo. Era el nueve emergente del momento en Europa. Incluso había una tercera variante mixta para explotar esa movilidad extra que ofrecía el marroquí cuando coincidía con Cavenaghi: Fernando Menegazzo entraba entonces por Gouffran. Era un equipo fabuloso.

VERSIÓN OFENSIVA DEL BURDEOS CAMPEÓN EN 2009

Bordeaux 2008-09 (I) - Football tactics and formations

VERSIÓN CONSERVADORA

Bordeaux 2008-09 (I) - Football tactics and formations

VERSIÓN MIXTA

Bordeaux 2008-09 (I) - Football tactics and formations

Related posts

3 comments

Ahora que recordáis aquel Girondins… lo de Trémoulinas fue espectacular. Salió de la nada, y se metió entre los mejores laterales zurdos de Europa. Si mal no recuerdo, Áxel Torres estaba enamoradito perdío de él. El caso de Gourcuff fue harina de otro costal: empezó cedido por el Milan, no quiso volver, tenía una pinta buenísima… y al final, se ha desinflado. En Francia, añorando a Zidane, primero adoraban a Micoud, "le petit Zizou", y después llegó Yoann, "le nouveau Zizou".

Eo eo eo,Kloppo Esloveno pero los partidos de lunes del Estoril,Floro Flores,Ahn Junehyuk y (¿Tony Pulis?)más dice:

¿que hubiera sido de Marouane Chamakh,si Van Persie hubiera vuelto de sus problemas físicos más tarde?¿y si se hubiera quedado más tiempo en la liga Francesa o sólo en Burdeos? nunca lo sabremos. Además añadir que sobre Ramé recuerdo que algunos veranos antes estuvo en Barcelona con el fichaje casi hecho por el Espanyol,pero finalmente no fichó y asi en varios casos de un Burdeos tan atípico,como estimulante(aunque de vez en cuando alguna astracanada defensiva se les veia)

Deja un comentario

*