Cinco historias del fin de semana

Schürrle y Ramires destacaron. No tanto Oscar y Hazard. (Foto: Focus Images Ltd)

Chelsea-Manchester City

Pisaban el césped de Stamford Bridge las que posiblemente sean las dos mejores plantillas de Inglaterra, al menos en mi opinión. No era erróneo el pálpito que había en la plantilla blue en los días anteriores al partido y que contamos en la previa en ‘MI’: continuidad con respecto al once que venció en Gelsenkirchen. Y es que el Chelsea ya tiene algo muy próximo a un once de gala, con la única duda del acompañante de John Terry, que es ahora mismo la posición menos definida del equipo. Por delante, Ramires y Lampard son fijos, al igual que Oscar y Hazard en tres cuartos de campo, donde cobra relevancia la figura de André Schürrle, un futbolista que por sus características resulta de gran utilidad a Mou ante rivales de entidad. En ataque, Fernando Torres se volvió a reivindicar con su fantástica asistencia, su gol en el minuto 90, su espíritu y su permanente implicación en el juego.

Menos definido, y ahí empiezan los problemas del Manchester City, está el once de Manuel Pellegrini, cuyo clásico 4-4-2 de este inicio de curso cambió por completo en el viaje a Londres: el técnico chileno renunció a un delantero (Negredo) para introducir a un mediocentro (Javi García). En cualquier caso, el Man City no perdió ni por culpa del esquema, ni por culpa de jugar con más o menos delanteros, sino por la misma razón que privó de puntos al conjunto citizen en anteriores encuentros a domicilio como el de Villa Park o el de Cardiff: el Manchester City está lejos ahora mismo de la solidez defensiva necesaria para pelear por el título. Esta vez debutaba Martín Demichelis, ya recuperado de su lesión, y acompañó a un desafortunado Matija Nastasic. El joven central serbio causó muy buena sensación en su primer año en Inglaterra, pero está por debajo del nivel mínimo exigible en esta segunda campaña. Reaparecerá en breve, seguramente en la próxima jornada, Vincent Kompany, pero ni siquiera eso parece un seguro de vida: la teórica pareja titular (Kompany-Nastasic) también falló estrepitosamente en la derrota por 3-2 ante un Aston Villa sin Benteke.

Schürrle y Ramires destacaron. No tanto Oscar y Hazard. (Foto: Focus Images Ltd)
Schürrle y Ramires destacaron. No tanto Oscar y Lampard. (Foto: Focus Images Ltd)

Reactivado Torres

Comienza a circular en la directiva del Chelsea una teoría que vincula el efecto del fichaje de Samuel Eto’o sobre Fernando Torres con el efecto que tuvo la llegada del propio Torres en enero de 2011 sobre Didier Drogba. La millonaria contratación del delantero español sirvió para que un relajado Drogba se pusiese las pilas y acabase marcando diferencias, y de qué forma, en la Champions League que conquistaron en 2012. Entienden que el fichaje de Eto’o, por mucho que no haya llegado en un estado físico idóneo y sí lejos de su mejor nivel, ha reactivado a Fernando Torres, que acaba de firmar sus mejores cinco semanas desde que milita en el club londinense. Fue el man of the match ante el Swindon, posiblemente lo fue contra el Tottenham a pesar de la expulsión, lo fue frente al Schalke 04 en la Champions y lo fue este domingo ante el Manchester City.

Imparable Roma

No estaba Francesco Totti, lesionado, tampoco Gervinho, igualmente baja por lesión. Jugaban en Udine, es decir, a domicilio y ante un equipo con una soberbia delantera: Muriel-Di Natale. Fue el propio delantero colombiano quien forzó la primera amarilla de Maicon a los diez minutos de partido. La segunda la vería en el 65′ y la Roma se quedaba así en inferioridad numérica a casi media hora del final. La típica situación en que, con tales circunstancias, uno firma el empate. Y la Roma no era una excepción. A Rudi Garcia no le quedaba otra que recomponer el equipo y dar entrada a un lateral (Torosidis), que sustituía a alguien que si no está siendo el mejor de esta Roma 2013/14 poco le falta: Miralem Pjanic. Pasados los minutos, Garcia retiró a su único delantero (Borriello) para apostar por otro centrocampista: Michael Bradley. Y así fue como al estadounidense Bradley le llegó un balón en la frontal del área y batió al guardameta Kelava. La Roma fue en Udine el vivo ejemplo de un equipo al que ahora mismo le sale absolutamente todo y gana partidos por muchos contratiempos que haya.

Sus cinco próximos rivales (el colista Chievo en casa, el 12º Torino, el 19º Sassuolo en casa, el 13º Cagliari en casa y el 9º Atalanta) invitan a pensar que lo de vencer las 14 primeras jornadas de liga no es ninguna utopía. Llevan 9.

Firmino, Torjäger

Doblete de Roberto Firmino en Hannover. Desde que fue en el mes de mayo uno de los artífices de la permanencia del Hoffenheim, ha dejado a un lado su característica irregularidad. Sin ser ni mucho menos goleador, comparte actualmente la condición de máximo goleador de la Bundesliga (7 tantos) con Mandzukic, Ibisevic y Sam. Su equipo, el Hoffenheim, es junto al Borussia Dortmund el máximo realizador de la liga alemana, de la misma forma que es junto al Eintracht Braunschweig el más goleado. ¿A quién recibe el próximo sábado? Al Bayern de Pep Guardiola. Sí, Hoffenheim-Bayern: a priori, un festival de goles. Y quizás una nueva oportunidad para que Roberto Firmino y Kevin Volland llamen la atención de clubes como el Leverkusen o el Dortmund, en cuyas plantillas tendrían cabida perfectamente.

Lille, invitado sorpresa

Que haya igualdad en la pugna entre el Monaco y el Paris Saint-Germain por el liderato de la Ligue 1 no es ninguna sorpresa. Que el Lille, tras once jornadas, esté a solo dos puntos sí lo es. Próximo domingo: Lille-Monaco, bastante más trascendente de lo que hubiésemos imaginado hace un par de meses. Por cierto, el gol de Blaise Matuidi, en el minuto 93 ante su ex equipo, puede ser de esos que valga un título de liga en mayo…

Related posts

Deja un comentario

*