Comprobando la vigencia de Lass

Lassana Diarra of France during the Breast Cancer Care International Friendly match at Wembley Stadium, London
Picture by Daniel Hambury/Focus Images Ltd +44 7813 022858
17/11/2015

Justo cuando faltan tres semanas para alcanzar la fecha más señalada en el calendario del Paris Saint-Germain, el líder de la liga francesa ha anunciado la incorporación de Lass Diarra hasta el 30 de junio de 2019. Para analizar el fichaje del otrora jugador del Chelsea, del Arsenal o del Real Madrid hay que señalar tres motivos fundamentales por los que el PSG tomó finalmente la decisión de dar el paso de sumar a Lass a su nómina de jugadores para afrontar el asalto al gran anhelo de su propietario, Nasser Al-Khelaifi: la corona de la Champions League.

Necesidad pura y dura de un mediocentro

El anuncio de la llegada de Lassana Diarra este martes al conjunto parisino no hay que entenderlo como una reacción de pánico o desesperación del PSG provocada por la derrota sufrida el domingo por la noche en Lyon. El club llevaba varias semanas trabajando para llegar a un acuerdo con el agente del futbolista después de que el galo se desvinculase hace un mes del contrato que tenía con el Al Jazira emiratí.

La configuración de la actual plantilla parisina muestra algunos desequilibrios. Por ejemplo, solo dispone de tres zagueros centrales y un único mediocentro posicional. Contrasta eso con el numeroso elenco de centrocampistas ofensivos, mediapuntas o extremos. La presencia de un único mediocentro en esta escuadra se convirtió en un problema el día que Thiago Motta comenzó a sufrir problemas físicos. Unai Emery ensayó entonces durante un par de meses con Adrien Rabiot en esa ubicación de pivote, pero tanto el técnico como el futbolista entienden que su posición ideal es como interior izquierdo. El argentino Gio Lo Celso también ha cubierto esa zona en las semanas previas a la contratación del experimentado mediocampista galo, aunque sus condiciones físicas y defensivas no parecen idóneas para medirse a los rivales más poderosos.

Lass Diarra representa todo aquello de lo que carece el PSG cuando Thiago Motta figura en la nómina de lesionados. Un jugador capaz de recuperar balones y abarcar campo con su despliegue físico. Alguien que se sacrifique mientras el afamado tridente (Neymar, Cavani y Mbappé) se dedica a atacar y los interiores (Rabiot y Verratti) crean fútbol sabiendo que un mediocentro protege su espalda. En definitiva, que habrá alguien ahí cuando el equipo pierda la pelota en campo contrario y el rival monte un contragolpe.

El recuerdo de lo que fue Lass en Marsella

Las principales dudas que puedan surgir en torno a esta operación tienen que ver con el año entero que ha estado Diarra sin competir en una gran liga europea y con los 33 años que el jugador cumplirá el próximo mes de marzo. Sin embargo, lo que tranquiliza y hace tener esperanzas al PSG de que Lass pueda seguir teniendo vigencia es el recuerdo de lo que hizo en la temporada 2015/16 con el Olympique de Marsella.

Lass llegó al Vélodrome después de tres campañas en la liga rusa pero inmediatamente alcanzó un alto nivel en el equipo dirigido por Míchel, se afianzó como titular en la selección francesa (no fue a la Eurocopa por culpa de una lesión días antes de la fase final) y acabó esa liga francesa 2015/16 elegido en el once ideal del campeonato. Diarra, Marco Verratti y Blaise Matuidi fueron seleccionados como centrocampistas en aquel once ideal. Ahora Unai Emery tendrá que poner a prueba el grado de compatibilidad entre Lass, el italiano Verrati y Adrien Rabiot.

Coste cero

Debido al pago de la cláusula de rescisión de Neymar, la obligación de compra de Kylian Mbappé que ejecutarán en verano y la necesidad de ajustarse a los parámetros del Fair Play financiero, el PSG no podía permitirse afrontar en este mercado invernal el traspaso de un gran mediocentro. Además, tampoco se puede asegurar que abunde ese perfil de jugador en el mercado. El conjunto capitalino tiene poco o nada que perder con este movimiento.

Artículo relacionado: “Lo Celso también actúa en esta película”

Los casi 33 años de Lass Diarra, como sucede con los 35 años de Thiago Motta, tienen algo que decir en el desenlace de este desafío parisino que empezó en verano con la contratación de Neymar Junior y Kylian Mbappé.

fil-england-france-66
Lass Diarra se perdió por lesión la última Eurocopa cuando apuntaba a titular en el torneo / Foto: Focus Images Ltd

Related posts

2 comments

Con esto le va quedando un banquillo mas compensado a Emery, Sergio. En una convocatoria de 18 con todos disponibles, nos encontrariamos con Trapp, Meunier, Kimpembe, Diarra, Locelso, Draxler y Dimaria de reservas, no esta nada pero que nada mal. Y eso sin contar a Nsoki (a falta de que llegue un 4 CE), Berchiche, Pastore o Nkunku. A Benarfa y Moura no les nombro porque creo que saldran en estos 7 dias de mercado que restan. En resumen, que van ganando fondo de armario como dices, lo que les va a permitir afrontar las previas de La UCL con algo mas de tranquilidad. Buen movimiento de El PSG.

Dejar fuera de una convocatoria porque no te entren jugadores como los que comentas debería ser hasta sancionable. Madre mía cuánta calidad desperdiciada, jugadores que en otros equipos serían estrellas. Aunque culpables también ellos que prefieren tirar sus carreras en la grada a cambio de una buena nómina.

Deja un comentario

*