El fútbol no es un ejercicio matemático

Bielsa - Marsella - Mathieu

“Si hubiera sabido que la charla después del partido se iba a publicar, no la habría hecho. La intimidad no se publicita. No es que esté ni bien ni mal, ni hago reclamos. Yo entiendo que las cuestiones íntimas no se difunden”, aseguró Marcelo Bielsa acerca del famoso vídeo de su charla en el vestuario del OM tras empatar a cero frente al Olympique de Lyon.

Bielsa, en el vestuario tras el Marsella 0-0 Lyon: “Es difícil aceptar las injusticias, muchachos. Pero escúchenme lo que les voy a decir. Si ustedes juegan así como jugaron hoy de aquí al final del campeonato, van a tener el premio que merecen. Yo ahora ya sé que nada los serena, porque se mataron por el partido, lo merecieron y no lo consiguieron. Acepten la injusticia, que todo se equilibra al final, faltan nueve fechas. Si nosotros jugamos así las nueve fechas, no les queda duda que van a tener la respuesta que merecen. Aunque les resulte imposible, no reclamen nada, traguen veneno, fortalézcanse, que jugando así las nueve fechas que faltan, van a obtener lo que merecen. Los felicito, muchachos, a todos, a todos.”

Desde aquellas escenas, muchas cosas han ocurrido al Olympique de Marsella. Y pocas de ellas son positivas. El OM no pelea por obtener esa recompensa a la que se refería ‘El Loco’ hace un mes, sino que ha sumado 4 puntos de los últimos 18 posibles.

Artículo relacionado: “Abandonar el camino o reforzar el convencimiento”

En el mes de septiembre, cuando el OM vivía sus mejores días del curso (“Las horas más felices en el Vélodrome”), incluimos una frase premonitoria del periodista inglés Jonathan Wilson: “El protocolo de Bielsa está en marcha. Inicio chirriante, impresionantes seis meses, colapso y agotamiento, recriminaciones y salida”. Los impresionantes cuatro-cinco meses ya han tenido lugar, el ‘colapso’ del equipo también (a la vista están los resultados de la segunda vuelta) y, de momento, no hay indicio alguno acerca de una posible continuidad del técnico argentino en el Vélodrome más allá del 30 de junio.

Cuatro derrotas consecutivas han comprometido sobremanera las opciones de acceder a la próxima Champions League a un equipo que hasta hace poco peleaba por la Ligue 1 y que, además, ve peligrar incluso el billete para la Europa League si no es capaz de firmar un buen mes de mayo. A continuación, varias disertaciones de interés realizadas por Marcelo Bielsa durante los últimos quince días.

 

“No hablar el idioma [francés] es una limitación, pero no te condena”

Marcelo Bielsa: “Les aseguro que yo no he tenido problemas de comunicación con los jugadores y que no hablar el idioma del lugar que te acepta es una limitación, es un defecto, es una cualidad que no posee el visitante, pero que de ningún modo lo condena. Yo he hecho todo lo posible por respetar el lugar que me recibió. Conozco su cultura, conozco sus sensaciones, sus emociones, conozco a sus ídolos, a las personas emblemáticas nacidas en este lugar y la historia de este lugar. Y esa dedicación que he puesto para saber dónde estoy no resuelve que yo sea un burro que no aprendió el idioma, pero pone las cosas en un justo equilibrio, de acuerdo a mis limitaciones y a mi capacidad.”

“Cuando el procedimiento es ineficaz, los jugadores marcan distancia”

Marcelo Bielsa: “Hay dos tipos de entrenadores: los que acompañan a los futbolistas y los que intervienen sobre los futbolistas. Cuando las cosas van bien, se elogia la flexibilidad de los técnicos que acompañan y la conducción de los técnicos que intervienen. Cuando pierden, cuando perdemos, a los que acompañan se les acusa de debilidad y de falta de disciplina. Y los rígidos saturan a los jugadores y los cansan. Lo cierto es que cuando un equipo pierde, sea cual sea la característica del entrenador, se queda solo y todo el mundo se distancia. Es natural que un futbolista rechace el mismo sistema que elogiaba cuando le deja de dar resultados. Yo no soy la excepción. Hay críticas justas y hay críticas injustas. Y es natural que en la derrota el entrenador esté solo. Nadie acompaña a nadie en la derrota. Cuando el procedimiento es ineficaz, los jugadores marcan distancia.

Antes de venir a esta conferencia [miércoles 29 de abril], miré una planilla donde está a la vista mía en su totalidad la actuación de cada jugador en cada uno de todos los partidos jugados. Y reitero con sinceridad y convicción que el rendimiento de los jugadores ha sido positivo, suficiente. Cuando se enlazan situaciones que tuercen el recorrido de un equipo, es natural que el procedimiento sea cuestionado. Entonces no tengo absolutamente nada que reprocharle a los jugadores, actúan de la manera natural en que actúa todo ser humano ante la adversidad. El que tiene que estar a la altura de las circunstancias es el conductor. Y, por respeto a mi mismo y a lo que he hecho aquí, voy a seguir trabajando hasta el último partido que dirija, haya lo que haya en juego. Para mí un punto tiene valor, y un valor máximo se consiga lo que se consiga con ese punto. Entonces para evitar cualquier posibilidad de que ustedes confundan mi opinión, no tengo nada que reprocharle a nadie.”

“Yo no pude mantener la forma del equipo frente a la adversidad”

Marcelo Bielsa: “Ustedes [periodistas] insisten con responsabilizar a los jugadores, y los jugadores jugaron casi les diría que por encima de sus posibilidades. Han ofrecido absolutamente todo lo necesario y todo lo que estaba a su alcance, por lo cual ¿qué habría que reclamarles, qué es lo que habría que reclamarles? Lo que pasa es que a ustedes les resulta insuficiente la descripción de dónde está la verdadera responsabilidad. Cualquier líder, si tuviera que describir su responsabilidad en una sola frase, diría que su función es evitar que los conducidos se dobleguen frente a la adversidad. Obviamente este equipo tuvo que enfrentar un cúmulo de adversidades, infinitas adversidades. Yo no logré que resistieran, pero la responsabilidad está en mi, no en mis jugadores. Pero como ustedes no creen en lo que estoy diciendo, no avanzan en el análisis de la descripción que yo hago.

Yo por supuesto que deseo encontrar explicaciones. La explicación sincera que yo les doy es la que dije con anterioridad. Yo cuando digo ‘los jugadores jugaron casi por encima de sus posibilidades’, no lo digo sin haberlo analizado profundamente antes de decirlo, pero lo que pasa es que hay otro tipo de miradas para explicar los fracasos: las grietas, las peleas, las diferencias, el cansancio, porque eso genera muchas más posibilidades de avanzar en el análisis. A mí me resultaría fácil, si fuera cierto desde mi punto de vista, recurrir a todas esas cuestiones, pero para mí no son ciertas.

Esto no tiene que ver con cuestiones tácticas, físicas ni de organización, ni de orden. Tiene que ver con que el límite frente a la tolerancia a la adversidad no fue suficiente. Y si usted le pregunta a cualquier especialista, le dirá que el líder tiene como función principal aumentar la tolerancia a la adversidad. Hay una palabra que se llama resiliencia, que es un término que viene de la física, que es la capacidad que tienen los cuerpos de mantener su forma aunque hayan sido golpeados. Yo no pude mantener la forma del equipo frente a la adversidad. Los jugadores dieron todo para que eso no sucediera, y sucedió.”

OM Bielsa Olympique Marsella -  Philippe Agnifili

Al OM le quedan cuatro jornadas para finalizar la Ligue 1 (Foto: Philippe Agnifili)

“Debo estar insatisfecho con mi trabajo”

Marcelo Bielsa: “Lo que le voy a decir es inconveniente, no debería expresarlo de ese modo. Si el torneo se interrumpiera aquí, el mejor equipo del campeonato para mí es el Olympique de Marsella, el que desde mi óptica tiene los mejores jugadores y produjo el mejor fútbol. Si esa convicción personal, que no tiene como objetivo minusvalorar a los demás equipos sino de expresar lo que yo pienso, nos ubica en el cuarto puesto obviamente que debo estar insatisfecho con mi trabajo. Yo no cambiaría al Olympique de Marsella por ninguno de los otros planteles de la liga francesa. Habrá equipos que tienen buenos futbolistas en mayor cantidad, y eso es una desventaja por supuesto, pero los jugadores con los que juega habitualmente el Olympique de Marsella no los cambiaría por los demás jugadores de los otros equipos en su conjunto. Entonces, si con ese pensamiento y esa convicción vamos cuartos, y estoy diciendo que es el equipo que más me gusta, la conclusión es inevitable: no estoy satisfecho con la gestión que hice hasta el momento del material del que dispongo.”

“Habré dirigido cinco o seis partidos en toda mi vida con ese grado de prestación, disposición e implicación”

Marcelo Bielsa: “El partido que nosotros jugamos de local contra el Lyon: yo habré dirigido en toda mi vida cinco o seis partidos con ese grado de prestación, disposición e implicación. El equipo estuvo ese día al límite de sus posibilidades. Y eso lo percibió todo el mundo, especialmente nosotros, el equipo. Ese mismo rol jugó el Nantes contra nosotros. Nosotros pusimos mucho deseo, mucha intensidad, mucha implicación, pero el Nantes nos superó. Y para un equipo que basa su poderío en lo colectivo, ese dato tiene importancia. Nosotros podríamos haber empatado o ganado el partido sin que resultara extraño, pero no podemos calificar positivamente nuestra actuación.

Cuando nuestro equipo juega al borde del límite de su intensidad, siempre juega bien. No es que el fútbol solo se trate de correr, pero el estado de ánimo que permite que un grupo de futbolistas juegue al límite de su entrega se traslada liberando no solamente su posición anímica frente al juego sino las cualidades para jugar. Quiero decir que cuando uno está al máximo de la entrega no solamente corre sino que aparte juega bien, expone toda su riqueza técnica.

Eso no lo pudimos conseguir contra el Nantes porque el Nantes fue superior a nosotros en ese apartado. No porque hayamos jugado mal, no porque no hayamos puesto deseos. Pusimos los mismos deseos que siempre, pero el rival nos superó en ese apartado. Eso tiene que ver con el estado de ánimo, y el estado de ánimo estaba debilitado por dos motivos. Primero, que desaparecieron las posibilidades de luchar por el título. Segundo, que se cristalizaron las consecuencias de no obtener lo merecido. Nosotros hasta aquí no habíamos obtenido lo merecido, pero nuestras opciones estaban vigentes. Es decir, no conseguir no había generado consecuencias inevitables. Después del partido contra el Burdeos, el equipo tomó conciencia de que ya no iba a pelear por el título y eso generó un golpe anímico.

Si mañana jugáramos un partido amistoso, yo tendría el mismo deseo de triunfo que si jugáramos por el título. De ese modo lo siento yo cada compromiso. Pero entiendo perfectamente que quien construye un sueño, cuando ve que el sueño se desvanece y cuando analiza por qué el sueño se desvanece, sufre una decepción y puede que vea pequeño lo que se ubica por debajo del objetivo que perseguía. Pelear por el título es una ilusión muy grande. Y salir tercero es muy importante.”

Batshuayi Marsella ksibetom

Batshuayi fue uno de los fichajes más destacados del OM el último verano (Foto: ksibetom)

“Siempre corrimos más que los rivales”

Marcelo Bielsa: “Hago una referencia al esfuerzo de los jugadores y al trabajo del preparador físico. Siempre corrimos más que los rivales. Y mucho. Y lo necesario. Después fallamos goles, permitimos goles, fallamos goles que no era difícil convertir, recibimos goles que no era dificultoso evitar, el sistema de juego tuvo un desarrollo variable, a veces jugamos menos de lo que podíamos.

Yo tengo que luchar para que el equipo esté entre los tres primeros. Y digo eso con mucha tristeza porque no puedo decir que tengo que luchar para que el equipo sea campeón, creo que las posibilidades de haber luchado por el título eran muy accesibles, pero muy accesibles. Uno puede explicar cada episodio, cada partido, pero nuestra obligación es producir resultados, y la mía en particular es producir resultados. Si no luchamos por el título hasta la última fecha, obviamente debemos ubicarnos entre los tres primeros. No haber peleado por el campeonato es una decepción muy grande, no ubicar a este equipo entre los tres primeros hablaría muy mal de mi gestión. Estoy obligado y soy responsable de que este equipo termine entre los tres primeros. No hay ningún argumento que permita explicar una eventual posición diferente a las tres primeras posiciones.”

“El equipo corrió más en la segunda vuelta que en la primera”

Marcelo Bielsa: “No vinculo las actuaciones del equipo con la condición de local o de visitante. Lo que yo quiero es que el equipo sea como el de la primera vuelta y no como el de la segunda, en términos de puntos. Y les garantizo, porque hay argumentos para justificar lo que digo, que los caminos que se eligieron para explicar esa diferencia no coinciden con la realidad. El equipo corrió más en la segunda vuelta que en la primera, todos los valores fueron ascendentes, el rendimiento individual de los jugadores colectivamente no bajó, yo les garantizo en la medida en que pueda ser confiable una afirmación dicha por mi que el rendimiento de todos los jugadores fue parejo, con muy pocos baches negativos. Desde mi óptica y con todos los elementos de juicio que yo poseo, los jugadores no tienen ninguna responsabilidad en los números de la segunda vuelta, la preparación física del equipo ha sido excelente, la relación entre ocasiones creadas y ocasiones recibidas es prácticamente igual [a la primera vuelta].

“El signo que evidencia el desequilibrio es que haya más atacantes que defensores en la resolución de los contraataques”

Marcelo Bielsa: “En el último partido, el Lorient creó 6 ocasiones de gol y marcó 5. Nosotros creamos 12 ocasiones de gol y convertimos 3. En el único gol donde hubo superioridad numérica ofensiva fue en el quinto gol. La actuación de André Ayew [lateral izquierdo] defensivamente no tuvo errores, salvo la última situación que significó el quinto gol del rival. Cuando se habla de desequilibrios de un equipo, el signo que evidencia ese desequilibrio es que haya más atacantes que defensores en la resolución de los contraataques.”

Marsella Velodrome - Desing_Ex

El Vélodrome asiste cada quince días a los partidos del Olympique de Marsella (Foto: Desing_Ex)

“Lo que convierte al fútbol en el primer deporte del mundo es que no gana siempre el que lo merece, si no sería un ejercicio matemático”

Marcelo Bielsa: “Hay cinco partidos (Bastia, Montpellier de local, Montpellier de visitante, Grenoble y, en mucha menor medida, Nantes de visitantes) que no se parecen a los partidos jugados por el equipo. Los restantes son mucho más parecidos entre sí. Si la media de rendimiento del equipo se pareciera a estos cinco partidos, yo les diría ‘el juego no fue suficiente’. Como los otros 30 partidos fueron distintos y se parecieron más entre sí, la conclusión es una conclusión insatisfactoria y que no vende. En el fútbol no gana siempre quien lo merece, y justamente lo que convierte al fútbol en el primer deporte del mundo y en el primer tema de conversación del mundo es que no gana siempre el que lo merece, si no sería un ejercicio matemático. Yo sé que lo que digo no es satisfactorio, ni permite explicar nada, pero es la única conclusión que puedo ofrecer.”

“Todos terminarán en las grandes ligas y en los grandes equipos, y todos terminarán valiendo más de 30 M €”

Marcelo Bielsa: “Si usted ve cómo se describen a sí mismos, por terceras personas, por mensajes, los que aspiran a ocupar el lugar que momentáneamente yo poseo, todos dicen que son capaces de hacer aquello que a mí se me reprocha. Todos son flexibles, todos son comprensivos, todos son hombres de club, todos trabajan en común, porque eso es lo que se me reprocha a mí. Y eso fue todo lo que se me elogiaba finalizada la primera vuelta. Lo concreto es que los jugadores franceses no tienen ningún límite que les impida adecuarse al proyecto de cualquier entrenador.

Hoy serán Mendy e Imbula; el año que viene serán Lemina y Thauvin, o Michy [Batshuayi] o Brice [Dja Djédjé]. Todos terminarán en las grandes ligas y en los grandes equipos. Y todos terminarán valiendo más de 30 millones de euros, que es lo que hoy vale Imbula y lo que hoy vale Mendy. Esas cotizaciones tienen que ver con la valoración que se hace de los futbolistas para la élite. Nadie imagina que va a pagar 30 millones de euros por un jugador que no tolera la exigencia.”

“No puedo difundir optimismo dentro del clima que han generado las últimas cuatro derrotas”

Marcelo Bielsa: “Cada vez hay menos autoridad en mis proyecciones para generar esperanzas porque la esperanza no puede convertirse únicamente en un episodio de voluntad, en una posición voluntariosa que ignore los antecedentes. Por supuesto que cada punto que disputemos para mí será valioso se consiga lo que se consiga a través de ese punto. Lo que no puedo hacer es difundir optimismo dentro del clima que han generado las cuatro últimas derrotas.”

* Últimas cuatro jornadas del Olympique de Marsella:

Viernes 1: Metz v OM

Domingo 10: OM v Monaco

Sábado 16: Lille v OM

Sábado 23: OM v Bastia

Foto de portada: Mathieu

Related posts

5 comments

La retórica es magnífica. No dudo de que Marcelo Bielsa sea un absolutamente extraordinario profesional, un verdadero entrenador que lo da todo por su trabajo. Pero si tantas veces no consigue los objetivos marcados por el club (que no tiene por qué ser ganar una liga) será por algo.

creo que dentro del staff técnico de Bielsa tiene que haber alguien “racional”. Es decir, si a el le apodan el loco, que su segundo sea alguien que balancee sus planteamientos. Estos son geniales, pero les falta, creo, un punto menos de locura, para evitar el descalabro

Deja un comentario

*