El gran partido del fútbol francés no defraudó

El centro del campo del PSG se impuso al plan inicial de Hyppiä. Foto: Focus Images Ltd

Partido tenso, competido, duro por momentos y magníficamente arbitrado por Stéphane Lannoy. 90 minutos de fútbol de primer nivel entre los dos mejores equipos del fútbol francés, entre dos propuestas muy distintas pero las dos francamiente bien ejecutadas: el PSG de Blanc, al que no le cuesta demasiado hacer gol, sostenido por los dos Thiagos (Silva y Motta), y el Mónaco de Ranieri, un equipos flexible, bien trabajado, que disimula las carencias de su pareja de centrales con el enorme trabajo de Toulalan.

Mónaco-PSG

Onces iniciales de Mónaco y PSG

Blanc arrancó con Pastore en la izquierda. El argentino se movió con soltura hacia posiciones interiores, mantuvo muy atado atrás a Fabinho y se asoció bien con Ibra en los primeros diez minutos. Estaba dejando detalles. Detalles de que mejor ahí, liberado, que en el centro del campo. Detalles de que Pastore, a día de hoy, no es un futbolista estructural para darle la batuta del equipo. El PSG no puede depender de Pastore y no lo hará: ahora tiene a Cabaye. Pero ahí, en su rincón en el extremo, sin más pretensiones que buscar los pasillos interiores y armar el disparo o el pase por dentro con la derecha, ahí Pastore luce y disfruta. Y tuvo la capacidad y el instinto para rematar un despeje hacia atrás de Toulalan a la salida de un córner. El balón parado, una semanas más, puso por delante a los parisinos y, antes de cumplirse el primer cuarto de hora de juego, arrancó un partido nuevo con el 0-1.

El Mónaco no se achicó, fue a por el PSG. Matuidi anulaba las arrancadas de James y Moutinho y Toulalan tuvieron que echarse el equipo a sus espaldas. Lo hicieron. Los rojiblancos se plantaron en campo contrario y trataron de profundizar por los extremos, aprovechando los apoyos de Germain y Rivière. Ahí aparecieron los Thiagos de Blanc. Motta, omnipresente, una escoba capaz de barrerlo todo por delante de la defensa, volvió a demostrar que vive el mejor momento profesional de su carrera: imperial al corte y lúcido en la distribución. Y Thiago Silva, a la postre señalado en el tanto del empate, se cansó de ir al suelo y de ganar sus duelos aéreos ante la pareja de puntas locales. En ocasiones parece que el central brasileño es imposible de superar porque su juego no tiene fisuras.

Monaco-PSG2

Ranieri pasó del 4-4-2 inicial al 4-3-1-2 en la 2ª mitad

Las ocasiones, pocas, seguían siendo para el PSG; por eso Ranieri se vio obligado a cambiar el dibujo en el descanso. Pasó del 4-4-2 inicial a un 4-3-1-2 que igualó las fuerzas en la parcela central y liberó a James. El colombiano, líder del ataque monegasco, comenzó a ser importante en el encuentro porque desde la mediapunta pudo despegarse de Matuidi y entrar en contacto con la pelota con mayor frecuencia. Protegido el centro del campo con un hombre más, Kondogbia, los laterales comenzaron a aparecer por sorpresa en posiciones ofensivas. Tanto Kurzawa como Fabinho midieron bien los tiempos y se incorporaron al ataque cuando el desarrollo de la jugada lo pedía. Entre tanto, llegó el esperado debut de Berbatov y Blanc refrescó a su equipo con otro recién llegado, Cabaye, y Jeremy Ménez. El Mónaco seguía llevando la iniciativa, mereciendo más.

En el minuto 74′ una jugada bien trenzada por los centrocampistas del Mónaco llegó a los pies de James, que tuvo el timing perfecto para girarse y ponerle una pelota lenta y precisa a Fabinho en la frontal del área. El ex-madridista, que sube la banda como un misil, sorprendió a Maxwell y puso un balón venenoso entre los centrales y el portero leyendo perfectamente el desmarque de Riviére. Thiago Silva tuvo una milésima de segundo para decidir: ¿Meter la pierna para desviar el centro o no meter la pierna? Si hubiese decidido no meterla, posiblemente Rivière habría batido a Sirigu sin ningún tipo de dificultad. Y la metió, con la mala fortuna de que su despeje alteró la trayectoria de la pelota, que acabó introduciéndose en su propia portería. 1-1 a falta de 20 minutos.

De ahí al final: tensión, nerviosismo, imprecisiones. Ninguno de los dos equipos quería perder y solo un error de la zaga monegasca puso en peligro la igualada: Ibra bajó un balón largo, disparó con potencia, Subasic la rechazó, Abidal se lió y no consiguió despejar y Lavezzi estuvo a punto de dejar medio sentenciada la liga. Su remate, desde el suelo y muy forzado, se marchó desviado. Tablas entre los dos grandes favoritos para hacerse con el título.

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

8 comments

Creía que para este partido iba a salir de inicio Berbatov, arriba junto a Riviére. La pareja de centrales del Mónaco, con Carvalho y Abidal, es muy, muy lenta, y jugando con dos laterales ofensivos como Fabinho y Kurzawa lo pasan bastante mal. Toulalan vuelve a hacer lo que mejor sabe: mantener la posición con criterio y dar equilibrio al equipo. De cara a la próxima temporada, con un Mundial de por medio como escaparate para fichar, creo que el Mónaco y su dueño nos tendrán entretenidos. En la lista de fichajes pondría como prioridades un portero, al menos un central, y recambios para los laterales.

Yo creo que un portero, si se pone muy a tiro Victor Valdés quizás sí, pero Sergio Romero es el suplente de Subasic y me parece un portero de garantías (pese a ser argentino, su estilo es más sobrio) y el croata está haciendo una gran temporada, a decir verdad, me tiene sorprendido. Creo que deberían contratar un central mínimo, y un lateral que pudiera jugar en las dos bandas para crear más competencia a Kurzawa/Fabinho. Un extremo, puro, veloz, que sea de perfil diferente a James R. (más mediapunta), para apuntalar el equipo y ser claro candidato a ganar Ligue 1 con PSG.

Buen artículo, me ha gustado el análisis.

Coincido con “yomismer”, la pareja Ricardo/Abidal sufre mucho cuando el delantero es de gran movilidad y buena velocidad. Tengo ganas de ver a Berbatov en plenas condiciones como titular, me parece un poco un fichaje “ala” Ibra por parte del Mónaco, pero eso ya son cosas particulares.

En el PSG me gustaría ver un centro del campo formado por Matuidi como medio defensivo y no como interior, Motta en el banco y por delante la pareja Cabaye/Verratti. Sería un espectáculo.

Una duda, ¿Fabinho es propiedad del Mónaco o es cedido por Real Madrid?. Me parece un lateral con un futuro tremendo, tiene que pulir muchas cosas, pero no entiendo que estos se deshiciesen de él.

Propiedad del Mónaco, DennisBergBasten. Creo que el Real Madrid no ejecutó la opción de compra el año pasado (estaba cedido por el Río Ave).

A mi me encantó Fabinho. Se cargó a Matuidi y Maxwell en la izquierda apoyado por James y de ahí vinieron las dos ocasiones más claras del Mónaco (Gol y paradón de Sirigu a falta de cinco minutos para el final). Gran análisis Carlos.

Pues yo no quitaba a motta me parece que le esta dando un equilibrio muy grande al psg, me esta sorprendiendo mucho su nivel

Gran partido de Motta, segunda juventud, ahora mismo de los mejores en su puesto quizás? No creo que decir eso ahora sea precipitado. Es el equilibrador.

Deja un comentario

*