EL Lille miró a los ojos al PSG

La zaga francesa desactivó por completo a los atacantes del Werkself PSG. Foto: Focus Images Ltd

No defraudó el gran partido de este fin de semana en Francia. La moneda pudo caer de cualquier lado, pero se mantuvo en pie pese a la insistencia de los dos equipos por ganar el partido. El Lille miró directamente a los ojos del gigante capitalino en sus propios dominios, un aviso tácito a Zlatan y compañía de que van a tener que pelear por revalidar la Ligue 1. Y es que la escuadra de Girard no tiene pensado instalar ninguna alfombra roja para el plácido paseo del glamour monegasco y el Pret à Porter parisino. ¿Pero cómo se fraguó el empate en el parque de los príncipes?

Ibra

Ante la baja de Cavani por lesión, Laurent Blanc dispuso de la delantera formada por Ibrahimovic, Lavezzi y Lucas Moura. El sueco jugó claramente de falso nueve, o delantero con libertad, o como se le quiera llamar. La cuestión es que Zlatan no juega de eso, hace lo que quiere, se mueve por la zona que le apetece y cuando le apetece. En la primera mitad tendió a escorarse a las bandas, prácticamente en la linea divisoria de los dos campos. En más de una ocasión incluso por detrás de Verrati y Matuidi, lo cual resulta un poco desesperante. Ibra es tan bueno que lo hace bien, pero tan lejos del área su fútbol pierde mucha efectividad. En realidad, a esa distancia de la zona de finalización es prácticamente imposible dar un balón a los dos delanteros pegados a las bandas. Así que la mayoría de desmarques de ruptura de Lavezzi y Lucas se quedaron en nada en el primer tiempo. Con Ibra jugando a ser el kilómetro cero del equipo, y los dos interiores del PSG batallando la medular con Mavuba o Gueye, no quedaba nadie ocupando la zona de la  mediapunta, clave para surtir de balones a los dos extremos. Pero luego Ibra adelantó líneas, metió un golazo de falta y se peleó con Mavuba, que le respondió con otro gol. Fueron momentos de vértigo.

FIL PSG BARCELONA 112
Ibrahimovic abrió el marcador con un golazo de falta. Foto : Focus Images Ltd

Rio

El capitán del Lille, Rio Mavuba, fue en efecto el autor del gol del empate. El ex jugador del Villareal y sus acompañantes en la zona de creación, Gueye y Balmont, mantuvieron un duelo muy físico contra Verrati, Motta y Matuidi. Un duelo bonito, ya que por momentos los dos equipos alternaban las intenciones: querían el balón, luego esperaban el contraataque. En general el concepto era similar. El equilibrio en el centro del campo fue clave para mantener la tensión del encuentro. En el tramo final del partido, Blanc jugó la carta de Javier Pastore, y colocó a Thiago Motta de central en un movimiento un tanto arriesgado, y es que, en un balón en largo, Salomon Kalou podría haber hecho trizas, por velocidad, al futbolista criado en la cantera del Barça. Aún con Pastore, el centro del campo mantuvo esa guerra fría constante, sin que pudiéramos ver ningún claro vencedor, una batalla por el dominio de la sala de mandos que influyó claramente en que el marcador final también reflejara un empate.

Balón parado

Pese a no crear demasiadas ocasiones en juego, es muy complicado que el PSG no goce de muchas oportunidades en un partido. El empuje, la fuerza y la calidad de sus jugadores no siempre consigue que vislumbren huecos para marcar, sobre todo si delante está un buen equipo como este Lille, pero sí que suele desembocar en un buen número de jugadas a balón parado, bien sean córners o faltas. Y en eso son magníficos, pues tienen lanzadores y rematadores de sobra. La prueba es que los dos goles vinieron así: Ibra de falta, y Basa en propia puerta, después de un saque de esquina que buscaba a Thiago Silva. Pudieron ser muchos más de no ser por un brillante Enyeama. Es por eso, también, que muchos creen que los parisinos son un rival temible para torneos del K.O, como la Champions League.

Veremos. De momento continúa líder, pero cerca del Mónaco y del sorprendente, batallador, y por momentos, brillante Lille.

Foto de portada : Focus Images Ltd

Related posts

1 comments

El mismo Ibrahimovic ha dicho varias veces que él sólo entiende el fútbol con 2 delanteros. Siempre ha dejado claro que el 4-3-3 no va con él…

Deja un comentario

*