El mapa y el territorio

Lacazette parte con opciones de ser titular. Foto: Focus Images Ltd.

El escritor francés Michel Houellebecq escribió una reflexión sobre el mundo del arte y su significado en un libro titulado igual que lo hace ahora esta crónica. Sin embargo, no supo que dicho relato serviría para interpretar el partido que Lille y Lyon disputaron este sábado en el estadio Pierre Mauroy.

Un mapa no es un territorio. Representa un boceto de lo que en un determinado momento fue, pero no muestra su estado actual, cómo es en realidad tras las inclemencias del incesante paso de los días. Ofrece una orientación, pero esa no es la verdad.

Todo lo que la previa dibujó no se cumplió. Con la vuelta de Lacazette la semana pasada, el Lyon había regresado a la senda de la victoria. Con su mejor jugador, como si de su amuleto de la suerte se tratase, recobró la fuerza ofensiva que había perdido en los partidos en los que el ’10’ se ausentó por lesión. El Olympique de Marsella había perdido contra el Caen la noche anterior y el PSG jugaba al día siguiente frente a un hipermotivado Mónaco. Jornada propicia para escaparse en el liderato.

Además el Lille se encontraba en una racha de resultados horrible, con una sola victoria en los últimos siete encuentros. No es hoy día el mismo equipo que ganó la liga hace cuatro años y poco se parece al que quedó en tercer lugar y disputó la previa de la Champions League en 2014.

Ruta identificada. En el mapa, el viaje pintaba excelente.

Lyon Tottenham Umtiti

Umtiti se vio desbordado en la segunda parte. Foto: Focus Images Ltd.

Y así siguió pintando toda la primera parte y el comienzo de la segunda, hasta el minuto 56. En el intervalo de cuatro minutos el Lille volcó el marcador, que desde el minuto tres el Lyon había desvirgado con el gol de Tolisso. Un contragolpe colectivo que cayó como un susto por detrás fue culminado a la postre por Gueye y una jugada individual de Marcos Lopes en la que emuló un pase de torero con un balón y sobre césped, fueron dos desvíos forzados con los que no contaba Fournier, técnico del OL. 2-1.

Tuvo una reacción final el Lyon. Lacazette sacó sus credenciales para que le concediesen un penalti porque sí, pero no lo consiguió. Jallet sorprendió con un chut de media volea que Enyeama despejó a córner. Y ya. Insuficiente.

El Lille nos recordó así una de las máximas del fútbol que, como es vida, es aplicable también a sí misma. Toda planificación es bienvenida, pero no olvidemos que las circunstancias son las que mandan.

Un mapa, estamos convencidos, no es un territorio.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

Deja un comentario

*