El mejor PSG

Marco Verratti of Paris Saint-Germain during the UEFA Champions League match at Parc des Princes, Paris
Picture by Paul Terry/Focus Images Ltd +44 7545 642257
17/02/2015

Que al Paris Saint-Germain de Unai Emery le está costando arrancar no es ningún secreto oculto. Empatar dos veces y perder dos veces en un intervalo de un mes no es algo a lo que estén acostumbrados los aficionados del Parque de los Príncipes, al menos los que acuden al campo en el último lustro. Los comienzos a veces son complicados y los de Emery en Paris lo están siendo quizás más de lo esperado. El equipo ha tenido altibajos mientras el técnico guipuzcoano necesitaba varias semanas para ensayar: empezó con un 4-2-3-1 y luego recuperó el 4-3-3. La confianza inicial en la portería recayó en Kevin Trapp, relegado más tarde en favor de Alphonse Aréola; además la composición del mediocampo ha sido motivo de discusión durante estos dos meses. Quizás lo haya encontrado, habida cuenta de que la escuadra parisina cuajó el fin de semana su mejor actuación de la campaña, un sólido 2-0 frente al Girondins de Burdeos en el que solo las notables intervenciones del guardameta Cédric Carrasso evitaron una victoria más holgada.

Suplente Krychowiak; líder Motta

Desde que naufragó en Toulouse (2-0) hace un par de semanas, Emery ha confiado en el trío clásico de mediocampistas del anterior entrenador, es decir, con Thiago Motta, Marco Verratti y Blaise Matuidi. Dicho cambio se puede interpretar, en cierto modo, como que Grzegorz Krychowiak ha quedado señalado, o al menos perjudicado, por su actuación en Toulouse.

El internacional polaco, por el que abonaron 30 millones de euros, es el 19º jugador del PSG esta campaña en número de minutos jugados (313). Krychowiak compite por un puesto con el veterano Motta (34 años), precisamente uno de los más destacados ante el Girondins. El italiano lleva varias temporadas siendo uno de los mediocentros más convincentes del panorama europeo por los atributos defensivos, técnicos y tácticos que combina en su juego. No lo tendrá fácil Krychowiak.

Head coach, Unai Emery pictured during Sevilla training ahead of the Europa League final at St. Jakob-Park, Basel Picture by EXPA Pictures/Focus Images Ltd 07814482222 17/05/2016 ***UK & IRELAND ONLY*** EXPA-FEI-160517-0117.jpg
Unai Emery inició un proyecto en Francia después de sus éxitos en Sevilla / Foto: Focus Images Ltd

Verratti y Matuidi en el 4-3-3

Una de las particularidades que presentó el inicio de curso del PSG es que Emery no tenía en plenitud a dos de sus mejores centrocampistas. Marco Verratti, que se perdió la Eurocopa por lesión, no estaba aún en agosto en condiciones de jugar 90 minutos; mientras que Blaise Matuidi se encontraba negociando su traspaso a la Juventus de Turín y haciendo saber al Paris Saint-Germain su intención de irse. No se llegó a un acuerdo y el 31 de agosto la situación giró. Matuidi seguiría en la disciplina del equipo y no tendría ninguna dificultad a la hora de afianzarse de nuevo en el once titular.

No es casualidad que Verratti estuviese sobre el césped en el mejor partido del PSG de Emery hasta la fecha. El italiano canalizó el juego por dentro y dio muestras del nivel de inspiración al que estaba esa tarde con varios pases sobresalientes buscando la incorporación de sus laterales a la espalda de la zaga rival con su visión de juego y precisión. Cuando Verratti está bien, el PSG es otro equipo. Distinto y mejor. De hecho, una de las grandes causas de la eliminación del club galo en la última Champions League frente al Manchester City fue la ausencia de Marco en esa eliminatoria.

Se ataca por fuera

Hablar de la importancia de los laterales en los conjuntos de Unai Emery no es nada nuevo. El técnico español tiene motivos para estar satisfecho con la aportación de Layvin Kurzawa por la izquierda. Por esa banda llegaron los dos tantos del PSG, ambos rematados por Edinson Cavani -el primero a pase de Di María y el segundo a pase de Kurzawa-. Acciones que vuelven a reflejar que el ariete uruguayo resuelve mejor en el área cuando el remate es instintivo que cuando tiene tiempo para pensar delante del portero adversario.

En un partido de mucha posesión de balón por parte de los locales, un mecanismo muy repetido fue el de juntar por dentro a los centrocampistas, al ‘9’ y a los extremos, ya que la tendencia de Di María y Lucas era más la de irse hacia dentro que permanecer en la banda. El propósito no era hacer un embudo en esa zona, sino mover el esférico a alta velocidad y sorprender con los pases verticales de Verratti y las incorporaciones profundizando de Meunier y Kurzawa. Funcionó. El PSG funcionó como un sistema bien engrasado.

La afición debe ser paciente y comprender que lo fundamental para Unai Emery es que el equipo llegue a un nivel óptimo -física y tácticamente- a los meses de abril y mayo, siendo preferible eso a arrasar solo en Francia en otoño e invierno.

Disposición táctica del PSG en ataque ante el Girondins de Burdeos:

PSG 2016/2017 - Football tactics and formations

Foto de portada: Focus Images Ltd

Related posts

Deja un comentario

*