Irregulares y frágiles

FIL ARSENAL MARSEILLE 22 Gignac Focus

Eliminado de Europa y fuera en las dos copas nacionales (Coupe y Coupe de la Ligue), al Olympique de Marsella solo le queda la liga para maquillar una temporada convulsa. Hace unos dos meses, la dirección del club destituyó a Élie Baup, técnico que logró el subcampeonato el año anterior, y su lugar lo ocupó José Anigo, exfutbolista (1979-1987) y exentrenador (2001 y 2004) del equipo marsellés. El propio Anigo es, de hecho, el director técnico del OM. Desde ese 7 de diciembre, el Olympique de Marsella ha disputado 11 partidos y sólo ha ganado cuatro (Toulouse, Coupe de la Ligue; Reims, Coupe de France; y Evian y Valenciennes en la Ligue 1) con su nuevo entrenador. Solo se quedó con la portería a cero en un encuentro, ante el Reims en la Coupe.

La sensación en Marsella es, por lo tanto, que el equipo no ha mejorado demasiado con el cambio de técnico. Si bien es cierto que el OM llegó a encadenar hasta 7 partidos consecutivos sin ganar entre octubre y noviembre, el conjunto marsellés sigue siendo un equipo muy frágil e irregular. Sus problemas son variados aunque están basados, sobre todo, en su mal juego. Pese a la inversión realizada el pasado verano (unos 40 millones de euros entre Lemina, Thauvin, Mendy, Imbula, Khalifa y Payet), el equipo de Anigo no arranca. Es vulnerable en defensa y su ataque resulta demasiado espeso pese a la calidad que posee en tres cuartos de campo.

El OM se siente algo más cómodo cuando tiene espacio para correr, pero tampoco está diseñado para contragolpear, pues su defensa no es segura. Si el rival mueve el balón con algo de criterio, es bastante probable que se acerque al área de Mandanda con peligro. Con Anigo, además, el conjunto marsellés busca defender bastante arriba y a menudo los rivales aprovechan el latifundio que queda a la espalda de los centrales. Buscando reducir los espacios para que el rival toque menos cómodo, el OM en ocasiones se parte, el oponente recibe con facilidad entre líneas y desmorona todo el sistema defensivo. Y eso que N’Koulou y Lucas Mendes son buenos centrales, pero parece que se sienten más cómodos rechazando centros laterales que corriendo hacia atrás. Aunque no ocurre lo mismo con Mandanda, irregular e imprevisible bajo palos, que también ha regalado varios goles en las últimas fechas.

Alternativas Olympique Marsella

Sin Ayew, estas son las principales alternativas que maneja el Olympique de Marsella de José Anigo.

En ataque, el doble pivote habitual lo forman Romao y Lemina. Futbolistas muy físicos pero que necesitan espacio y tiempo para ver y ejecutar pases que superen líneas de presión rival. Imbula, la principal alternativa en esta posición, ha perdido peso en el equipo en los últimos meses. Dispone de una arrancada potente, pero tampoco es un virtuoso. Cheyrou es el único perfil distinto, algo más técnico. Así pues, el OM tiene dificultades para que el balón llegue a la zona de tres cuartos, donde Payet, Thauvin, Ayew (lesionado desde noviembre), Valbuena y compañía pueden juntarse y desequilibrar. De ahí que el club marsellés golpee con mayor fuerza cuando contraataca y encuentra espacios para correr y asociarse. Si no, en ataque posicional las opciones se limitan a que los laterales lleven el balón hacia el campo rival, sobre todo en el caso de Mendy por la izquierda, que baje Valbuena a recibir o que Gignac pesque algún balón en largo. En ocasiones, los partidos del Olympique de Marsella derivan en una batalla del delantero francés ante toda la defensa rival. Pese a estar aislado a menudo, André-Pierre es un atacante peleón y está pasando por un sensacional momento de forma: ha anotado 10 goles repartidos en 8 de los últimos 10 partidos que ha disputado. Con la lesión de André Ayew y la cesión de su hermano Jordan al Sochaux, el tunecino Khelifa es la principal alternativa en el banquillo para jugar en punta o en tres cuartos.

No obstante, las posiciones europeas no se encuentran fuera del alcance del club marsellés, aunque son muchos clubes los que pugnarán por ellas. Actualmente, el Lille (3º) está a solo 5 puntos, los mismos que el Saint-Étienne, que marca la cuarta plaza con un partido más. Además, el Lille, que por momentos aguantó el ritmo de Mónaco y PSG, solo ha sumado 2 de los últimos 15 puntos en Ligue 1. Así pues, el OM aún tiene tiempo para reaccionar y mejorar. Más todavía en el caso de un equipo muy joven, con varios miembros titulares de bastante proyección como Lucas Mendes (1990), N’Koulou (1990), Mendy (1994), Lemina (1993), Imbula (1992) o Thauvin (1993).

Foto de portada: Focus Images Ltd
¡Ya puedes descargarte la aplicación de MarcadorInt para iPhone! ¡Tendrás acceso a un podcast diario exclusivo para la App y a múltiples contenidos Premium: podcasts individualizados de las competiciones más seguidas (Premier, Bundesliga, Serie A o Champions) y LiveTexts con el sello MI (Italia, Europa underground o Copa Libertadores)!

[app-store-download id=760410884]

Related posts

2 comments

Posiblemente, aunque varios han sido futbolistas jóvenes franceses que quizás se habrían ido a equipos de la competencia, como el caso de Lemina, Imbula o Thauvin. Este último, junto a Mendy, me parece el más acertado, aunque el extremo zurdo está algo verde. Aunque, en cierto modo, las piezas no han acabado de encajar del todo bien en ningún momento de la temporada.

Deja un comentario

*