El cuidado de la nutrición, una preocupación creciente entre los clubes de la élite

A general view of the stadium ahead of the UEFA Champions League round of 16 second leg at Stade Louis II, Monaco
Picture by Russell Hart/Focus Images Ltd 07791 688 420
17/03/2015

A finales de agosto, Juanjo Morillas cambió la Segunda B por la Champions League. De un día para otro, una llamada viró la carrera profesional del que durante cinco años fuese el nutricionista del Real Murcia, una tarea que alternaba con el trabajo en una clínica. El Monaco estaba renovando su estructura tras la incorporación de Antonio Cordón a la dirección deportiva del club del Principado, donde llegó procedente del Villarreal, y buscaba un especialista para encargarse de coordinar la nutrición del primer equipo. Antonio Cordón se dejó aconsejar por varias personas de su entorno y el preparador físico de confianza de Julio Velázquez le recomendó a Juanjo Morillas. Morillas había trabajado con Velázquez en el Murcia, en la temporada 2013-14.

El cambio es grande a nivel institucional, pero como no existía esta figura era un trabajo nuevo por hacer. Sigo haciendo lo mismo que en el Murcia, pero ahora con dedicación exclusiva”, explica Morillas a MarcadorInt. Una de sus primeras tareas fue conocer en profundidad a los jugadores monegascos para poder aplicar un plan específico de trabajo según sus necesidades: “Es muy importante conocerlos, saber cómo come cada uno y conocer su cultura. En Segunda B o Segunda A las culturas son parecidas, pero en un equipo con muchos futbolistas internacionales te tienes que amoldar a su cultura y a cómo comen en casa. Cada uno necesita cosas distintas”. Por este motivo uno de los aspectos en los que más ha incidido Morillas ha sido en el aprendizaje del idioma para comunicarse con los jugadores del cuadro monegasco, pues asegura que al llegar se dio cuenta de que se trataba de un tema capital para ejercer su trabajo.

Sin embargo, el nutricionista del Monaco recalca que la tarea más importante reside en la educación de los futbolistas más jóvenes, pues se encuentran en una etapa clave en su carrera a la hora de adquirir hábitos saludables:Hay jugadores experimentados que vienen de equipos más potentes que ya han tenido esa parte del fútbol muy controlada, pero quizás hay que trabajar más con los más jóvenes. Hay que empezar un trabajo de cero, porque en algunos casos nadie les ha enseñado los hábitos. Es un trabajo más educativo para enseñarles la alimentación más deportiva posible para recuperarse e hidratarse. El trabajo real es con los chicos de entre 19 y 22 años, más o menos”. No solo se trata de aplicarlo a los futbolistas del primer equipo, sino ir introduciendo nuevos conceptos en todo el organigrama de la entidad.

El trabajo con los jóvenes es una de las prioridades.
El trabajo con los jóvenes es una de las prioridades del Mónaco. Foto: T.Martínez/MarcadorInt (Todos los derechos reservados).

Según Morillas, los efectos de un buen trabajo en el campo de la nutrición permiten a los jugadores rendir mejor sobre el césped. El control del nivel de grasa en el cuerpo del futbolista le permite “rendir mejor porque se va a mover más rápido, va a estar mejor hidratado y el nivel de explosividad es mayor”, aunque hay otros factores a tener en cuenta como la posibilidad de jugar con asiduidad, un aspecto que también ayuda a que el jugador alcance el punto físico óptimo.

La preocupación por la nutrición ha ganado peso en las últimas temporadas y a día de hoy es extraño ver a un equipo de la élite que no cuide estos detalles. Morillas considera que es un aspecto incluso más importante en el fútbol actual, en el que los jugadores acumulan decenas de compromisos oficiales a lo largo del año: “Hace 20 años no era tan importante, pero ahora sin un buen físico no puedes aguantar una temporada de este tipo. Te lesionas o te cansas antes. En el tema nutricional es importante mirar el calendario porque en algunos meses juegas nueve partidos, pero miro más que el jugador vaya al día a día. En meses con muchos partidos la recuperación es distinta e incidimos más en un tipo de alimentación u otro para que se recuperen pronto”. Este curso el Monaco es un ejemplo de ello, pues en julio ya se encontraba disputando encuentros de las previas de la Champions League. “Esos dos días entre partidos o comes bien para recuperarte o al final estás muerto”, sentencia. Uno de los recursos para combatir la fatiga muscular es el uso de un abanico variado de suplementos alimenticios, aunque Morillas asegura que solo utiliza aquellos que “se haya demostrado científicamente que funcionan“, aunque evidentemente los detalles más específicos están protegidos por una cláusula de confidencialidad.

La diferencia entre el fútbol de este nivel y el de Segunda o Segunda B es el físico”, argumenta Morillas para defender la creciente importancia del cuidado de la alimentación. El nutricionista del Monaco explica que en España es raro ver a un equipo de Primera División sin un nutricionista, aunque sea como asesor a tiempo parcial, y que en Italia esta tendencia también ha crecido en los últimos años. En Francia, sin embargo, aún son pocos clubes los que lo aplican. En el caso del Monaco, Morillas asevera que “el tema nutricional es uno de los aspectos importantes dentro del organigrama, por lo que se intuye que su comunicación con el resto del staff es fluida para que el cuerpo técnico disponga de toda la información necesaria para tomar decisiones.

Leonardo Jardim se ha dejado en casa a Falcao pese a estar recuperado
Leonardo Jardim, entrenador del Mónaco. Foto: Focus Images Ltd.
Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

El Monaco dicen que también es un “equipo satélite” de Mendes.¡Que diferencia con el Valencia ! En todos los aspectos.

Deja un comentario

*