La excelencia queda en entredicho

PSG Training

Aterrizó el Paris Saint Germain en la capital francesa el pasado jueves, de madrugada, con la beca de la excelencia. No es un reconocimiento sencillo de lograr, especialmente en la materia en la que nos encontramos, fútbol, pues se otorga solo a quien alcanza cotas privilegiadas, a quien llega a terrenos poco explorados, casi vírgenes. En la final de la Copa de la Liga, en semifinales de la Copa de Francia y en cuartos de final de la Champions League tras eliminar a uno de los máximos favoritos al título –Chelsea-, el partido de liga que debían enfrentar los de Laurent Blanc este fin de semana en el Chaban-Delmas era la oportunidad que tenían de, con la cabeza erguida, sonreír y asentir cordialmente mientras mostraban a Europa y al mundo entero su estrenada condecoración honorífica. Todo ello aderezado con el más que posible liderato en Ligue 1 por primera vez en la temporada como guinda al fin de fiesta.

Eso es lo que tiene la excelencia, que en los partidos en que no creas ocasiones de gol, una llegada a puerta es suficiente para marcar. Que cuando tu rival te acosa, no te deja salir de tu campo y te acribilla a tiros, tu mejor jugador es el portero, quien mantiene la portería a cero. Da igual que los centrales que te llevaron a la gloria hace cuatro días parezcan hoy benjamines en su primer partido oficial. Tampoco importa que dos de tus delanteros, máximos goleadores en liga el año pasado, estén a la altura que acostumbran. Has alcanzado un estatus inigualable y eso te ayuda a ganar partidos.

Chelsea v Paris Saint-Germain UEFA Champions LeagueTodo está en manos de los jugadores del Paris Saint Germain. Foto: Focus Images Ltd.

El cuento puede parecer conocido por el gran público, leído en alguna parte ya, visto en televisión en más de una sobremesa en el sofá, pero no se adelanten, ahora viene el desenlace.

Cuando tocó confirmar que lo de este año es distinto a lo ocurrido con anterioridad, cuando llegó la ocasión de demostrar que el proyecto es acertado y ganador, el PSG se borró. Displicente como el alumno que se aburre y no quiere ir a clase, los de Blanc se dejaron devorar por un Girondins de Burdeos espectacular que venció por 3-2 con todo merecimiento. Su capitán Sané estuvo tan inmenso e implacable como físicamente es, y Diego Rolán no bajó el pistón un minuto. Siempre en todas partes, buscó el gol impacientemente hasta que lo encontró, justo al final, en el minuto 88.

Ni siquiera aprovechó el equipo capitalino los típicos regalos que solo los que se sientan a la mesa con media docena de cubiertos reciben. Primero una descoordinación entre Carrasso y Ilori; después un penalti inexistente de Mariano sobre Lavezzi.

Lo que pudo ser la culminación de una semana brillante e impulso para una temporada para la historia, quedó en decepción. La derrota frente a los de Willy Sagnol rememora el sinsabor que tantas veces ha producido en los últimos años, en sus aficionados, una plantilla de muchos quilates como es la que dirige Blanc. Desperdiciada la ocasión, dejó en manos del Lyon la posibilidad de volver a destacar en la punta de la clasificación a falta de nueve jornadas.

¿Es entonces el PSG miembro de la excelencia futbolística, o no? La intención existe, pues la inversión se ha producido. Pero los resultados para su ratificación, de momento, solo se proyectan y no se materializan. Han quedado en entredicho. De ellos depende.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

7 comments

Se veían cansados, Thiago Motta no andaba y no conectaba con Verratti, Rabiot hacía mal las coberturas. Van der Wiel jugando casi como siempre y Lucas Digne mal, subía a hacer presión y dejaba la banda izquierda sola para Rabiot y Pastore no hacía la misma cobertura que hace Cavani cuando juega. Mi conclusión es que así como el Miércoles el PSG fue más equipo que el Chelsea en esta ocasión el Bordeaux fue más equipo que el PSG. Así de fácil.

De que se quejaba Ibra al final de partido???? Si el arbitro les ha regalado un penal.
Me encanta Khazri del Girondins.

Corté con el partido justo cuando el árbitro pitó el final. Por lo que he leído, no ha aclarado sus razones. Parece que fue un calentón.

No es lo más importante, pero no logro entender lo de Serge Aurier. Con la tremenda superioridad que demostraba en el Toulouse y el tremendo mundial que se marcó… es que le veo infinitamente superior a Van der Wiel en todo.

Pero o mucho me equivoco o solo ha jugado 8 partidos de titular en toda la temporada y esa lesión muscular es de la última semana… Toda la temporada ha jugado o bien Marquinhos o bien el holandés.

Le costó entrar, luego se marchó a la Copa de África, se lesionó contra el Caen justo al volver, ya hace un mes… No es un año fácil para Aurier.

Deja un comentario

*