Los vecinos del PSG también celebran fiestas

París Tour Focus

París era una fiesta, decía Hemingway. A nivel futbolístico, la capital recupera una centralidad perdida durante la mayor parte de décadas. País centralista, Francia siempre mira hacía su capital cuando hablamos de poder. Por eso el fútbol era un espacio de venganza, con equipos como el Saint-Étienne, Olympique de Marsella, Nantes, Mónaco, Olympique de Lyon, Girondins y Stade de Reims superando en la table de clubes con mas títulos al PSG. En Francia, solamente el Saint-Étienne ha llegado a las 10 ligas. 10 en concreto, no más. Es una liga muy plural, con 18 campeones en su era profesional. Y de estos, solamente dos parisinos. El Racing Club, con su liga de 1936, y el PSG, con sus cinco títulos. El primero, en 1986. Y ahora, tres consecutivos.

París, pues, se siente orgullosa de su PSG. Aunque la ciudad no vive solamente de este club y este 2015 otras dos entidades viven días contentos. Nos explicamos. Todo tiene su orígen en 1969. El PSG se fundó tarde. Ya lo contamos en su momento. Durante los años 60, París ignoró al fútbol y en 1969 la ciudad no tenía ni un equipo en Primera. Fue entonces cuando nació lo que hoy conocemos como el PSG. En 1969, la Federación Francesa encargó una encuesta titulada “Voulez-vous de un gran club à Paris?” (¿Desea un gran club en París?). 66.000 parisinos votaron afirmativamente. El Ayuntamiento, pues, encargó al empresario Guy Crescent y los directivos de la Federación Fernand Sastre y Henri Patrelle una comisión para crear un club con capital del Ayuntamiento y diversas empresas. Fundado a finales de 1969 como París FC, este equipo nació con la idea de buscar rápidamente la fusión con un club con licencia profesional y evitar así comenzar en categorías inferiores. El elegido fue el Stade Saint-Germain de Saint-Germain-en-Laye, una ciudad de la región parisina. Así nació el París Saint-Germain. Por eso el club se llama “Saint-Germain”. Normalmente se piensa que se debe al famoso barrio parisino. Pues no, se debe a otra ciudad vecina.

Era la temporada 1970/71 y el PSG jugó ese año en Segunda en la ciudad de Saint-Germain-en-Laye, y consiguió el ascenso a Primera. Pero el Ayuntamiento parisino, principal accionista del club, puso como condición que el equipo jugara en el Parque de los Príncipes, recién remodelado. La presión provocó un debate interno que terminó con un divorcio: nació el París FC con plaza en Primera y el PSG comenzó de nuevo en Tercera. Y, cosas de la vida, fue el equipo que jugó en Tercera el que se acabó ganando su espacio. De repente, muchos empresarios vieron el potencial de un equipo parisino. Y empezó una pugna entre los dos clubes. El París FC no aguantó el ritmo y en 1974, descendió a segunda. Curiosamente, ese año el PSG ascendió a Primera. En la temporada 1978/79, los dos equipos se encontraron en Primera, y en su último duelo, empataron 1-1. Entonces no estaba claro qué equipo mandaría en París.

PSG - Focus

El equipo que jugó en Tercera terminó encontrando su espacio… era el PSG. Foto: Focus Images Ltd.

Hasta la irrupción en el PSG de los ‘chemises rosas’ (el clan de las camisas rosas), un grupo de empresarios liderado por Daniel Hechter, un modisto de poco más de 30 años, y sus amigos, como el actor Jean-Paul Belmondo. Hechter creó una imagen de club ganador con el apoyo del Ayuntamiento, fichando jugadores internacionales, apostando por un escudo moderno con la Torre Eiffel y una camiseta llamativa que diseñó él mismo. Con Hechter, el club fue creciendo, a pesar de que en 1978 fue sancionado de por vida por un asunto de venta de entradas en el mercado negro. En su lugar subió al palco Francis Borelli, ex futbolista, editor y publicista, que continuó el trabajo de su amigo ganando los primeros títulos (el primero fue la final de Copa de 1982 contra el Saint-Étienne de Platini) y reuniendo cada vez más aficionados.

El París FC perdía la guerra. Descendió y perdió espectadores. Así, en 1983, el empresario Jean-Luc Lagardère fusionó el París FC con el histórico Racing Club de France. El experimento duró un año y Lagardère fundó el Matra-Racing, equipo que se gastó mucho dinero fichando jugadores como Littbarski, Olmetá, Madjer o Luis Fernández, hasta desaparecer en 1989. El París FC pasó a ser el tercer equipo de la ciudad, hundiéndose más.

Aunque de forma sorprendente, el París FC ha sobrevivido. Ha cambiado de nombre algunas veces y ahora juega en la punta opuesta de la ciudad, al sur, en el estadio Charléty. Después de años perdido en los desiertos amateurs, el París FC sueña con ser el segundo club profesional de la capital otra vez y este año ha conseguido el ascenso a la Segunda División. Y todo, presidido por el empresario Pierre Ferraci, un tipo curioso. Hijo de corsos, nació en una familia comunista. Su padre fue miembro del partido y de la resistencia contra los nazis. Su madre, sindicalista. Ferraci es de los pocos empresarios que milita en un sindicato, y aún hoy es asesor de políticos de izquierdas. Ferraci compró el club en 2012 y ya suma dos ascensos. O sea, más cerca de recuperar un derbi con el PSG. El último se jugó en 2011, se jugó en la Copa juvenil, la Copa Gambardella. Y ganó el París FC. Con lío entre los hinchas radicales de los dos clubes, por cierto. Muchos de los hinchas del FC París, son radicales expulsados de las tribunas del PSG, curiosamente.

PSG Paris FC Gambardella -  PSGMAG.NET

Paris FC y PSG se enfrentaron en la Copa Juvenil en 2011. Foto: PSGMAG.NET.

Lo curioso de esta temporada son los otros ascensos de Tercera a Segunda. Subió también el Bourg-Peronas, un modesto equipo de Peronnas, población de 7.000 habitantes en Ródano-Alpes. Y ojo, ascendió, como campeón de grupo, el Red Star. Y eso significa que la fiesta, en París, es triple. Fiesta por los títulos del PSG, por el ascenso del FC París y por el éxito del Red Star. Aunque técnicamente este club juega en Saint-Ouen, una población al norte separada de la capital por una autopista, el Red Star tiene muchos hincha en París. Es más, se fundó en París. En un bar al lado de la Torre Eiffel, justo cuando al torre no existía y se empezaba a construir. El impulsor del club fue precisamente el fundador de la FIFA, Jules Rimet.

Rimet, su hermano y unos amigos lo fundaron en la capital y sus primeros partidos fueron precisamente en el Campo de Marte, a los pies de esa torre que poco a poco, crecía. El Red Star, bautizado así, con nombre inglés, ganó 5 copas y jugó 19 años en Primera. Existen dudas sobre el origen del nombre (podría ser por una compañía de barcos sugerida por una institutriz británica de la familia Rimet), aunque tenemos claro que optar por una estrella roja no tenía tintes políticos. Los Rimet y los fundadores eran chicos conservadores, muy católicos. Y durante sus primeros años así fue este club.

Curiosamente, el Red Star ha evolucionado. Cuando se quedó sin campo y acabó en Saint-Ouen, encontró hinchas más populares. El papel de algunos de sus jugadores en la resistencia contra los nazis, como el jugador Rino della Negra, marcó la personalidad de un club con un apoyo modesto y fiel. Ahora si, muchos hinchas del club son marcadamente de izquierdas, con apoyo en barrios norteños. El Red Star ha sido refundado en tres ocasiones, como casi todos los clubes modestos parisinos. Lo ha pasado mal y ahora está de vuelta gracias al presidente Patrice Haddad, responsable de dotar cierta estabilidad económica a la entidad.

Red Star y FC París, pues, vivirán su rivalidad en Segunda. Esta temporada, ninguno de los dos clubes llegó a los 3 millones de euros de presupuesto. Y en una charla pública con hinchas, los dos presidentes, Haddad y Ferracci, debatieron sobre si la capital, realmente, tiene espacio para un segundo club. Ferracci no descaró una fusión FC París-Red Star. Haddad, sí, afirmando que prefiere jugar en tercera a una fusión. Sea como sea, París recupera su centralidad. En Primera. Y en Segunda.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

2 comments

En el estadio Charlety además del Paris FC creo que juega la sección femenina del PSG, que llegó a la final de la UWCL.

En el Red Star en los años 80 jugaron Rodionov y, sobre todo, Safet Susic que había dejado atrás sus grandes años en el PSG junto a Luis Fernández, Baratelli, Toko, Lemoult, Bathenay, Dahleb o Rocheteau.

Deja un comentario

*