Los golpes coperos acabaron con Montanier

Philippe Montanier

Desde que Philippe Montanier se marchó de San Sebastián, la Real Sociedad no ha recuperado el nivel de juego que lo llevó a la Champions League. Pero tampoco el técnico galo ha logrado situar su reputación a la misma altura que alcanzó después de clasificar al cuadro donostiarra en la cuarta plaza de la liga española 2012-13. Sus dos años y medio en Rennes, a donde se marchó por sorpresa renunciando a dirigir a los vascos en la máxima competición continental de clubes, no se han alejado prácticamente nunca de la mediocridad. La derrota en la final de la Coupe de France de 2014 ante el vecino pobre, el Guingamp, supuso un duro golpe que, pese a los rumores aparecidos tras la debacle, no le costó el cargo. Finalmente fue otra decepción en la misma competición, aunque en una ronda mucho más inicial y ante un adversario menor, el Bourg-Péronnas de segunda, la que acabó con su periplo en la Bretaña esta semana. Sorprendentemente, la destitución llega en el mejor momento en la Ligue 1 desde que el ex de la Real asumiera el cargo: quinto, a sólo tres puntos de la Champions, y acumulando cinco partidos consecutivos sin perder. Pero el 1-3 del martes desperdiciando una ventaja de 1-0 en el descanso fue un mazazo insoportable para un club con ambición y que observa cómo otros conjuntos de magnitudes parecidas han logrado asomar la cabeza entre los grandes con mayor facilidad. La llegada del controvertido Rolland Courbis al club como asesor del presidente tras dejar el banquillo del Montpellier ya encendió todo tipo de habladurías y, pese a que inicialmente lo desmintió, el histórico ex técnico del Marsella ha tardado menos de dos semanas en situarse al frente del equipo.

Foto de portada: Ketari bajo licencia CC BY-SA 3.0.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*