Otro agrio trago

Marcelo Bielsa - Alejandro Vazquez Nuñez

Hasta en la tierra del buen vino uno puede toparse con una cosecha avinagrada. En su visita al Chaban-Delmas de la trigésimo segunda jornada de la Ligue 1, al Olympique de Marsella le tocó tomar vino picado. 1-0 venció el Girondins de Burdeos. Un sobrio conjunto el de Willy Sagnol, que alargó la histórica mala racha que tienen los de Bielsa en ese estadio; desde 1977, hace 38 años, no vence el OM en la región de Aquitania.

Si para los de Marsella la idea del campeonato, antes del partido del domingo, era algo que no se contemplaba, muchos menos se va a hacer ahora. Sin embargo, lo que más le debe preocupar al equipo de Bielsa no es esta cuestión, la lucha por el título, la que se hace con la vista puesta hacia los puestos de arriba. Hacia donde tiene que mirar es hacia abajo. Victoriosos el Saint-Étienne y –lógicamente- el Girondins, la pelea por la Champions League –lugar que ocupa ahora el Mónaco- y Europa League se estrecha. Cuatro equipos para, quizá, tres plazas. Si el PSG se lleva la Coupe de France frente al Auxerre, el sexto en Ligue 1 jugaría Europa League.

Sin grandes novedades en los dos equipos, el partido comenzó con la pausa y la paciencia con la que se oxigena el vino recién vertido en una copa. El balón no era de un equipo, no se impuso ninguno de los dos en términos de posesión. Los intercambios del esférico se producían cuando se perdía el balón por un descuido o porque se marchaba fuera algún lejano tiro. No destacó la intensidad y las ganas que un partido de estas características, probablemente el mejor de la jornada en Francia, se presupone debe ofrecer.

El Olympique de Marsella fue el que más ahínco puso por llevarse la victoria dentro de la pasividad general que rondó al partido. Especialmente en la primera parte destacó Alessandrini, muy hábil y rápido con su pierna zurda. Recibía pegado a la banda izquierda y encaraba a Contento y Traoré, a quien le encimase, para zafarse siempre y crear peligro con un centro o con un disparo. De sus botas nacieron dos tiros al palo y un lanzamiento que se marchó muy cerca de la portería de Carrasso. Si no hubiese sido por el 11 marsellés, los primeros 45 minutos hubieran ocupado menos de una línea. Ni Rolán, ni Thelin, ni Khazri en los locales. Ni Thauvin, ni Payet –algún destello-, ni Gignac en los visitantes. Las delanteras poco ofrecieron; las defensas mandaron.

Girondins Burdeos -  Philippe Agnifili

La bandera marina y blanca tiene cerca la posibilidad de volver a ondear por Europa. Foto: Philippe Agnifili.

La segunda parte fue un calco del primer acto salvo por una cosa: el único gol. En la primera jugada bien trazada por parte de los de Willy Sagnol en todo el partido, con la intervención de casi todos sus jugadores ofensivos, el balón llega a Mariano, situado muy arriba en banda derecha durante todo el partido, que centra raso y atrás para la llegada de Yamberé, quien, animado por la jugada colectiva, se incorporó al área en el más preciso de los momentos. De un derechazo de primeras batió por bajo a Mandanda.

Era el minuto 60 y todavía quedaba mucho tiempo, el Olympique de Marsella podía perfectamente reaccionar. Eso pretendió Bielsa, que metió primero a Ocampos y luego a Batshuayi por un inédito y bronco Thauvin y un perdido Gignac. En la primera vuelta, en el partido entre estos dos equipos, el técnico argentino ante una situación parecida decidió jugar con dos puntas, y le sirvió, ganó el partido. Sin embargo, esta vez, o no recordó o bien no quiso recordar aquella fórmula. El encuentro realmente no cambió, continuó igual hasta que terminó.

La buena racha en casa del Girondins de Burdeos y sus últimamente estables comparaciones de visita lo aúpan en su objetivo de volver a jugar en Europa dos años después. Por otro lado, la irregularidad del Olympique de Marsella puede dejarle sin el premio europeo que las expectativas de principio de temporada marcaron gracias al buen arranque del equipo. Hay añadas buenas y añadas no tan buenas. La que parecía iba a ser un éxito que se comercializaría con la marca Bielsa, en su proceso de maduración la cosecha marsellesa no pinta adecuadamente.

Disposiciones tácticas iniciales:

Olympique Marsella vs Girondins Burdeos - Football tactics and formations

 

Foto de portada:  Alejandro Vazquez Nuñez.

Related posts

1 comments

Deja un comentario

*