Partido ‘Polish Boyfriend’: Amor en París

París Tour Focus

París siempre esconde rincones y sueños. París siempre ha sido multicultural, con mil historias y filtros. París siempre nos gustó. Así que le dedicamos un modesto homenaje.

París y el fútbol siempre se amaron. Aquí vivió e ideó mundiales Jules Rimet. Aquí se pensó la Eurocopa y la Copa de Europa. Se jugaron finales de Mundiales. Aunque París siempre ha sido orgullosa y si no la cuidas, te da la espalda. Durante los años 60, París ignoró al fútbol y en 1969 la ciudad no tenía equipo en Primera. La ciudad tenía de todo, entonces. Desde revoluciones culturales hasta el arte y los placeres nocturnos. El mejor cine, buena música, mucho vicio. Grandes pensadores, escritores magníficos y seductores, ya sea con falda o corbata. Pero no tenía un equipo. Fue entonces cuando nació lo que hoy conocemos como el PSG. Bueno, nació el PSG y nuestro protagonista. El hermano pobre. El París FC.

Parc des Princes - PSG - Philippe Agnifili

El PSG no nació hasta 1970. Foto: Philippe Agnifili

En 1969, la Federación Francesa encargó una encuesta titulada “Voulez-vous de un gran club à Paris?” (¿Desea un gran club en París?). 66.000 parisinos votaron afirmativamente. El Ayuntamiento, pues, encargó al empresario Guy Crescent y los directivos de la Federación Fernand Sastre y Henri Patrelle una comisión para crear un club con capital del Ayuntamiento y diversas empresas. Fundado a finales de 1969 como París FC, este equipo nació con la idea de buscar rápidamente la fusión con un club con licencia profesional y evitar así comenzar en categorías inferiores. El elegido fue el Stade Saint-Germain de Saint-Germain-en-Laye, una ciudad de la región parisina. Así nació el París Saint-Germain. Por eso el club se llama “Saint-Germain”. Normalmente se piensa que se debe al famoso barrio parisino. Pues no, se debe a otra ciudad vecina.

Era la temporada 1970/71 y el PSG jugó ese año en Segunda en la ciudad de Saint-Germain-en-Laye, y consiguió el ascenso a Primera. Pero el Ayuntamiento parisino, principal accionista del club, puso como condición que el equipo jugara en el Parque de los Príncipes, recién remodelado. La presión provocó un debate interno que terminó con un divorcio: nació el París FC con plaza en Primera y el PSG comenzó de nuevo en Tercera. Y, cosas de la vida, fue el equipo que jugó en Tercera el que se acabó ganando su espacio. De repente, muchos empresarios vieron el potencial de un equipo parisino. Y empezó una pugna entre los dos clubes. El París FC no aguantó el ritmo y en 1974, descendió a segunda. Curiosamente, ese año el PSG ascendió a Primera. En la temporada 1978/79, los dos equipos se encontraron en Primera, y en su último duelo, empataron 1-1. Entonces no estaba claro qué equipo mandaría en París.

Hasta la irrupción en el PSG de los ‘chemises rosas’ (el clan de las camisas rosas), un grupo de empresarios liderado por Daniel Hechter, un modisto de poco más de 30 años, y sus amigos, como el actor Jean-Paul Belmondo. Hechter creó una imagen de club ganador con el apoyo del Ayuntamiento, fichando jugadores internacionales, apostando por un escudo moderno con la Torre Eiffel y una camiseta llamativa que diseñó él mismo. Con Hechter, el club fue creciendo, a pesar de que en 1978 fue sancionado de por vida por un asunto de venta de entradas en el mercado negro. En su lugar subió al palco Francis Borelli, ex futbolista, editor y publicista, que continuó el trabajo de su amigo ganando los primeros títulos (el primero fue la final de Copa de 1982 contra el Saint-Étienne de Platini) y reuniendo cada vez más aficionados.

PSG - Focus

Con el paso de los años, el PSG creó la imagen de club ganador. Foto: Focus Images Ltd.

El París FC perdía la guerra. Descendió y perdió espectadores. Así, en 1983, el empresario Jean-Luc Lagardère fusionó el París FC con el histórico Racing Club de France. El experimento duró un año y Lagardère fundó el Matra-Racing, equipo que se gastó mucho dinero fichando jugadores como Litssbarski, Olmetá, Madjer o Luis Fernández, hasta desaparecer en 1989. El París FC pasó a ser el tercer equipo de la ciudad, hundiéndose más.

Aunque de forma sorprendente, el París FC ha sobrevivido. Ha cambiado de nombre algunas veces y ahora juega en la punta opuesta de la ciudad, al sur, en el estadio Charléty. Después de años perdido en los desiertos amateurs, el París FC sueña con ser el segundo club profesional de la capital otra vez. Este año lidera el grupo de la tercera división. Presidido por el empresario Pierre Ferraci, un tipo curioso. Hijo de corsos, nació en una familia comunista. Su padre fue miembro del partido y de la resistencia contra los nazis. Su madre, sindicalista. Ferraci es de los pocos empresarios que milita en un sindicato, y aún hoy es asesor de políticos de izquierdas. Ferraci compró el club en 2012 y busca su segundo ascenso. Si se confirma el ritmo, la próxima temporada París dispondrá de un equipo en Segunda. Y quedará menos para jugar un derbi con el PSG. El último, en 2011, se jugó en la Copa juvenil, la Copa Gambardella. Y ganó el París FC.

Este fin de semana, el París FC defiende el liderato contra el segundo clasificado, el Bourg-Peronas, un modesto equipo de Peronnas, población de 7.000 habitantes en Ródano-Alpes. Los tres primeros ascienden. Y el tercero es otro histórico del fútbol parisino, el Red Star, el club fundado por el fundador de la FIFA, Jules Rimet. El Red Star podría acompañar al FC París en su ascenso. Aunque técnicamente, ya no es club parisino. Su sede y estadio está en Saint-Ouen, una población al norte separada de la capital por una autopista.

Foto de portada: Focus Images Ltd.

Related posts

4 comments

El artículo es espectacular pero creo que falta aclarar como el PSG terminó jugando en el Parque de los Principes.

Nunca había oído hablar del Red Star Paris… según Wikipedia jugaron en el club Stabile y… ¡¡¡Garrincha!!!

Me acuerdo del Racing de Paris, vistiendo de celeste a rayas horizontales.

Deja un comentario

*